Des­pres­ti­gio em­pre­sa­rial

Cre­ce la ma­la fa­ma de las gran­des com­pa­ñías, que se han ol­vi­da­do de po­ner en va­lor su pa­pel en el de­sa­rro­llo y pro­gre­so de la so­cie­dad

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Ma­drid

Des­de la muer­te del ge­ne­ral Franco, el des­pres­ti­gio que su­fren las gran­des em­pre­sas no ha­bía si­do tan fuer­te. Eléctricas, ban­cos, pe­tro­le­ras, cons­truc­to­ras… (dai­gual el sec­tor) son apre­cia­das por una par­te de la so­cie­dad co­mo pre­sun­tos de­lin­cuen­tes, y sus ges­to­res son cues­tio­na­dos con­ti­nua­men­te. Un cal­do de cul­ti­vo, ali­men­ta­do tan­to des­de la iz­quier­da co­mo des­de la de­re­cha, que es­tá ca­lan­do en la so­cie­dad.

An­te tal si­tua­ción, lo más lla­ma­ti­vo es­que­las gran­des cor­po­ra­cio­nes pa­re­cen haber da­do la es­pal­da a las or­ga­ni­za­cio­nes que de­fien­den las ideas del mun­do em­pre­sa­rial. Ha­ce unas se­ma­nas que­dó di­suel­to el Con­se­jo Em­pre­sa­rial de la Com­pe­ti­ti­vi­dad, for­ma­do por las 15 pri­me­ras com­pa­ñías y el Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa Fa­mi­liar, tras seis años de ac­ti­vi­dad; la pa­tro­nal CEOE, que pre­si­de Joan Ro­sell ca­da día apa­re­ce más di­fu­mi­na­da; el Círcu­lo de Em­pre­sa­rios, que li­de­ra Ja­vier Ve­ga de Seoa­ne, no ha lo­gra­do im­pli­car a los prin­ci­pa­les ges­to­res en los de­ba­tes que se es­tán rea­li­zan­do; lo mis­mo se pue­de de­cir de la Aso­cia­ción pa­ra el Pro­gre­so de la Di­rec­ción (APD), fun­da­da en 1956 y tan ac­ti­va en otros tiem­pos en la de­fen­sa de la fi­gu­ra del em­pre­sa­rio, por­que su pa­pel ha que­da­do re­du­ci­do a im­pul­sar la in­for­ma­ción de los di­rec­ti­vos.

Los prin­ci­pa­les ser­vi­cios de es­tu­dios, co­mo Fun­cas, BB­VA, San­tan­der, La Cai­xa o el Ban­co de Es­pa­ña, con­ti­núan ha­cien­do su tra­ba­jo con es­me­ro, pe­ro siem­pre evi­tan­do ‘pi­sar ca­llos’. A los think tank aca­dé­mi­cos e in­de­pen­dien­tes se les nin­gu­nea. Las gran­des em­pre­sas pa­re­cen no ha­ber­se da­do cuen­ta que la eta­pa ac­tual pro­ba­ble­men­te sea la má­sim­por­tan­te a la que se enfrenta Es­pa­ña des­de el ori­gen de la de­mo­cra­cia: “Ahora más que nun­ca es ne­ce­sa­rio te­ner or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­me­dias que im­pul­sen, apo­yen y ex­pli­quen a la so­cie­dad las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que son ne­ce­sa­rias pa­ra mo­der­ni­zar el país, y ayu­den a rea­li­zar la tran­si­ción eco­nó­mi­ca pa­ra si­tuar­nos en­tre los más avan­za­dos de Europa”, ar­gu­men­ta en pri­va­do el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de una pa­tro­nal.

Sin em­bar­go, el mun­do em­pre­sa­rial tie­ne una vi­sión cha­ta de las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­me­dias. Los em­pre­sa­rios es­tán tan ob­se­sio­na­dos por su cuen­ta de re­sul­ta­dos, por la in­ter­na­cio­na­li­za­ción o por la di­gi­ta­li­za­ción de su ne­go­cio, que se han ol­vi­da­do de to­do aque­llo que no les apor­te un be­ne­fi­cio tan­gi­ble: ¿cuán­to nos cues­ta?, ¿que re­ci­bi­mos a cam­bio?. La coar­ta­da no es otra que el aho­rro de cos­tes.

Si na­die del mun­do em­pre­sa­rial se preo­cu­pa por pro­po­ner so­lu­cio­nes a la al­ta ta­sa de pa­ro y del in­cre­men­to de la de­sigual­dad crea­do tras la gran cri­sis del 2008, las con­se­cuen­cias an­tes o des­pués las ter- mi­na­rán pa­gan­do muy ca­ras. Si no son ca­pa­ces de trans­mi­tir al ex­te­rior una ima­gen in­de­pen­dien­te y creí­ble de lo que es Es­pa­ña y de sus for­ta­le­zas, en al­gún mo­men­to ten­drán que asu­mir los cos­tes que pro­du­ce el riesgo país.

Me­jo­rar la ima­gen del em­pre­sa­rio es al­go que te­nían muy pre­sen­te los lí­de­res em­pre­sa­ria­les cuan­do se ini­ció la Tran­si­ción De­mo­crá­ti­ca. La gran ob­se­sión de Jo­sé Ma­ría Cue­vas o de Car­los Fe­rrer Sa­lat era cam­biar esa idea que te­nían los ciu­da­da­nos de los ban­que­ros. Chumy Chú­mez los di­bu­ja­ba con chis­te­ra y en­cen­dién­do­se un pu­ro con un bi­lle­te de mil pe­se­tas. Ca­be­zas más­lúc ida sco­moJ os éMa­ríaLó pez de Le­to­na, Clau­dio Boa­da o An­to­nio Ga­rri­gu es se em­plea­ron en cuer­po y al­ma en de­fen­der los pos­tu­la­dos de la li­bre em­pre­sa co­mo mo­tor de pro­gre­so. Ahora na­da de eso ocu­rre.

Es cier­to que eran otros tiem­pos, pe­ro eso no es óbi­ce pa­ra im­pul­sar el li­de­raz­go em­pre­sa­rial co­moo­cu­rre en otros paí­ses de nues­tro en- torno. En Europa o en Nor­tea­mé­ri­ca los think tank y las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les es­tán a la or­den del día. En­los paí­ses más­prós­pe­ros exis­ten au­tén­ti­cos lí­de­res em­pre­sa­ria­les, que cuen­tan con el res­pal­do de sus co­le­ga sa­la ho­ra de de­fen­der sus plan­tea­mien­tos.

Pro­ba­ble­men­te el cam­bio ge­ne­ra­cio­nal que se ha pro­du­ci­do en las gran­des em­pre­sas es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con tal de­ja­ción de fun­cio­nes. Cé­sar Alier­ta, Emi­lio Bo­tín o Isi­do­ro Álvarez es­tu­vie­ron muy im­pli­ca­dos en los mo­vi­mien­tos em­pre­sa­ria­les; sus su­ce­so­res al­go me­nos, por no de­cir na­da… tal vez por­que en las es­cue­las de ne­go­cios no se en­se­ñen ta­les co­sas.

Las gran­des com­pa­ñías pa­re­cen dar la es­pal­da a las or­ga­ni­za­cio­nes que de­fien­den al mun­do em­pre­sa­rial A los ‘think tank’ aca­dé­mi­cos e in­de­pen­dien­tes se les nin­gu­nea des­de la ini­cia­ti­va pri­va­da

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.