La otra ca­ra de la mo­ne­da pa­ra fir­mas fo­rá­neas

Las em­pre­sas eu­ro­peas y de EE.UU. se que­jan de dis­cri­mi­na­ción en Chi­na

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

La ex­pre­sión “to­do es se­gún el co­lor del cris­tal con que se mi­ra”, que es­cri­bió en su día el poe­ta Ra­món de Cam­poa­mor, res­pon­de a la per­fec­ción al ho­ri­zon­te em­pre­sa­rial que exis­te en Chi­na. Los ar­gu­men­tos a fa­vor del li­bre co­mer­cio y la glo­ba­li­za­ción que el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, es­gri­mió en el Fo­ro Económico de Da­vos cho­can con la reali­dad que vi­ven las em­pre­sas ex­tran­je­ras que in­vier­ten en el gi­gan­te asiá­ti­co.

El día des­pués de la in­ter­ven­ción de Xi, la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Es­ta­dos Uni­dos en Chi­na, que agru­pa a las fir­mas es­ta­dou­ni­den­ses y a las mul­ti­na­cio­na­les que ope­ran en el país asiá­ti­co, pre­sen­tó su in­for­me anual so­bre el cli­ma de ne­go­cios en la se­gun­da po­ten­cia mun­dial. La con­clu­sión de la en­cues­ta mues­tra una cre­cien­te per­cep­ción de hos­ti­li­dad de Chi­na ha­cia las fir­mas fo­rá­neas. Ocho de ca­da diez em­pre­sas di­cen sen­tir­se peor re­ci- bi­das en el país que en el pa­sa­do.

Los res­pon­sa­bles de las com­pa­ñías sub­ra­yan que, a pe­sar del pa­so de los años, per­sis­ten las mis­mas di­fi­cul­ta­des pa­ra ope­rar. Se que­jan de opa­ci­dad en las nor­mas, las tra­bas pa­ra ob­te­ner li­cen­cias de ne­go­cios y del pro­tec- cio­nis­mo con que cuen­tan las em­pre­sas lo­ca­les, ade­más del al­za de los cos­tes la­bo­ra­les.

Se­gún el do­cu­men­to de la or­ga­ni­za­ción es­ta­dou­ni­den­se, es­ta co­yun­tu­ra re­du­ce el in­te­rés de las fir­mas ex­tran­je­ras por Chi­na. Ca­da vez re­sul­ta me­nos atrac­ti­vo co­mo des­tino prio­ri­ta­rio de in­ver­sión. Una ten­den­cia que se ha acen­tua­do en los úl­ti­mos cin­co años, cuan­do ha pa­sa­do a es­tar con­si­de­ra­do por un 56% de las com­pa­ñías co­mo uno de los tres paí­ses prio­ri­ta­rios pa­ra in­ver­tir, fren­te al 78% en el 2012.

“Ca­da vez más em­pre­sas es­tán ra­len­ti­zan­do sus in­ver­sio­nes y res­tan­do prio­ri­dad a Chi­na co­mo des­tino de in­ver­sión por el me­nor cre­ci­mien­to y la cre­cien­te preo­cu­pa­ción por las ba­rre­ras de en­tra­da al mer­ca­do y el en­torno nor­ma­ti­vo”, se­ña­la el in­for­me, ela­bo­ra­do a par­tir de las res­pues­tas de 462 com­pa­ñías.

Pa­re­ci­das con­clu­sio­nes se des­pren­den del úl­ti­mo do­cu­men­to que ela­bo­ró la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de la UE en Chi­na en oto­ño. Un es­tu­dio que po­ne de re­lie­ve el con­tras­te que hay en­tre la aper­tu­ra de la que dis­fru­tan la fir­mas del país asiá­ti­co en la UE con res­pec­to a las res­tric­cio­nes que su­fren las em­pre­sas fo­rá­neas en Chi­na.

Su pre­si­den­te, Joerg Wutt­ke, se que­jó de la fal­ta de re­ci­pro­ci­dad y la­men­tó que las em­pre­sas eu­ro­peas no pue­dan plan­tear­se ope­ra­cio­nes pa­re­ci­das a las que lle­van a ca­bo las fir­mas chi­na en Eu­ro­pa. Un co­men­ta­rio re­fe­ri­do a la com­pra del 49,9% de ac­cio­nes del ae­ro­puer­to de Tou­lou­se por par­te de un con­sor­cio chino y al he­cho de que “no­so­tros tro­pe­za­mos

Las fir­mas ex­tran­je­ras se que­jan de opa­ci­dad en las nor­mas a la ho­ra de tra­ba­jar en Chi­na

Ocho de ca­da diez em­pre­sas fo­rá­neas se con­si­de­ran peor bien­ve­ni­das que an­tes

aquí [Chi­na] con los mis­mos pro­ble­mas des­de ha­ce 20 años”, di­jo Wutt­ke cuan­do pre­sen­tó el in­for­me de la cá­ma­ra eu­ro­pea.

Una reali­dad que pro­vo­ca ma­les­tar, ya que mien­tras las in­ver­sio­nes di­rec­tas chi­nas en el ex­te­rior se be­ne­fi­cian de la aper­tu­ra de mer­ca­dos y se mul­ti­pli­can, las ex­tran­je­ras en el gi­gan­te asiá­ti­co se re­du­cen de­bi­do a los es­co­llos con que tro­pie­zan. En el 2016, la in­ver­sión ex­tran­je­ra en Chi­na cre­ció un 4,1%, una ci­fra sen­si­ble­men­te in­fe­rior al 6,4% re­gis­tra­do en el año an­te­rior. Una evo­lu­ción que con­tras­ta con las in­ver­sio­nes chi­nas en el ex­te­rior, que se tri­pli­ca­ron en­tre los años 2010 y 2015 y se pre­vé que se du­pli­quen de ca­ra al 2020.

Pa­ra aca­llar es­tas cre­cien­tes acu­sa­cio­nes de pro­tec­cio­nis­mo, las au­to­ri­da­des chi­nas han anun­cia­do re­cien­te­men­te su dis­po­si­ción a abrir la puer­ta al ca­pi­tal fo­rá­neo en al­gu­nos sec­to­res con­si­de­ra­dos cla­ve pa­ra la eco­no­mía del gi­gan­te asiá­ti­co, co­mo pue­den ser el de com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos pa­ra au­to­mó­vi­les o de equi­pa­mien­tos fe­rro­via­rios. El anun­cio, sin em­bar­go, no es­pe­ci­fi­ca pla­zos, lo cual lle­va a los ana­lis­tas ex­tran­je­ros a sos­pe­char que la apli­ca­ción de es­tas me­di­das se pro­lon­ga­rá en el tiem­po.

Ac­tual­men­te, en Chi­na hay aún 62 sec­to­res en la lis­ta ne­ga­ti­va. Son aque­llos en los que las fir­mas fo­rá­neas tie­nen prohi­bi­do o se­ve­ra­men­te li­mi­ta­do in­ver­tir. Una si­tua­ción que im­pul­sa a las cá­ma­ras de co­mer­cio oc­ci­den­ta­les a que­jar­se del in­jus­to tra­to económico que re­ci­ben fren­te a las fir­mas lo­ca­les y que re­ve­la el gra­do de pro­tec­cio­nis­mo que per­sis­te en el gi­gan­te asiá­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.