‘Piigs’ se es­cri­be con dos íes

Ir­lan­da res­pi­ra un ai­re de te­nue es­pe­ran­za, ya que la eco­no­mía da sig­nos de re­cu­pe­ra­ción. El sis­te­ma de tran­vías Luas, en Du­blín, ayuda a cer­ti­fi­car es­ta idea

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

Ir­lan­da lle­va de­ce­nios re­du­cien­do im­pues­tos pa­ra atraer in­ver­sio­nes, pe­ro no es un pa­raí­so fis­cal

El ma­li­cio­so acró­ni­mo PIGS (cer­dos) só­lo se re­fe­ría, en un­prin­ci­pio, a los cua­tro ji­ne­tes del apo­ca­lip­sis me­di­te­rrá­neos –Por­tu­gal, Ita­lia, Gre­cia y Es­pa­ña (Spain)–, pe­ro tras la de­fun­ción del lla­ma­do ti­gre cel­ta se le agre­gó la i de Ir­lan­da. Y el tiem­po ha mos­tra­do que, efec­ti­va­men­te, la eco­no­mía ir­lan­de­sa si­gue pa­de­cien­do los mis­mos ma­les que los de sus so­cios me­ri­dio­na­les.

Los in­vier­nos du­bli­ne­ses ya no son lo que eran. Se­rá por el cam­bio cli­má­ti­co o por­que el tu­ris­mo en ma­sa ha cons­pi­ra­do pa­ra al­te­rar el as­pec­to y el ca­rác­ter de la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da, que el año pa­sa­do con­me­mo­ró el cen­te­na­rio de la re­vuel­ta que es­ta­lló en ple­na gue­rra mun­dial con­tra el do­mi­nio bri­tá­ni­co.

Bas­ta un pa­seo por las ca­lles más cén­tri­cas pa­ra lle­var­te la im­pre­sión de que la ciu­dad se pre­pa­ra pa­ra al­gún gran even­to ti­po Ex­po o si­mi­lar. Hay obras por to­das par­tes. Tras años de es­tan­ca­mien­to, han vuel­to las grú asa­do m in arelsky­li­ne. Mu­chas de las prin­ci­pa­les ca­lles es­tán le­van­ta­das pa­ra la cons­truc­ción del nue­vo sis­te­ma de tran­vías Luas (sig­ni­fi­ca ‘ve­lo­ci­dad’ en irlandés). Cuan­doel año que vie­ne se inau­gu­re, co­nec­ta­rá los ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos del sur y el oes­te con el cen­tro, amén de ex­ten­der una lí­nea al nor­te del río Lif­fey, don­de se en­la­za­rá con la red fe­rro­via­ria. Una vez aca­ba­das es­tas obras (fi­nan­cia­das con los im­pues­tos de los ir­lan­de­ses y la ve­nia del FMI), los co­ches de­ja­rán de cir­cu­lar por los ale­da­ños del em­ble­má­ti­co Tri­nity Co­lle­ge.

Se res­pi­ra en Ir­lan­da un te­nue ai­re de es­pe­ran­za. La eco­no­mía da sig­nos de re­cu­pe­ra­ción; la ta­sa de des­em­pleo ha ba­ja­do al 7,2%, ci­fra des­co­no­ci­da des­de 2008. Ade­más, la ba­lan­za de pa­gos es fa­vo­ra­ble y el dé­fi­cit se acer­ca a los ob­je­ti­vos de­ter­mi­na­dos por el FMI. La ver­da­de­ra es­pa­da de Da­mo­cles que cuel­ga so­bre la na­ción es la in­men­sa deu­da –tan­to pú­bli­ca co­mo pri­va­da– que ni el res­ca­te ha po­di­do ale­jar.

Por mu­cho que se di­ga, la deu­da ban­ca­ria re­pre­sen­ta só­lo un ter­cio del to­tal, mien­tras que el res­to es fru­to de los ex­ce­sos du­ran­te la lo­cu­ra co­lec­ti­va que se apo­de­ró del país an­tes del crac. Pe­ro da­do que as­cien­den a 7.000 mi­llo­nes de eu­ros los in­tere­ses anua­les que cues­ta la deu­da pú­bli­ca, cual­quier au­men­to de ellos en es­tos tiem­pos tan tur­bu­len­tos ein­se­gu­ros sig­ni­fi­ca­ría un se­rio re­vés.

Se acusa a Ir­lan­da de ser un pa­raí­so fis­cal, pe­ro noes­del to­do cier­to. Eso sí, lle­va de­ce­nios atra­yen­do in­ver­sio­nes me­dian­te una po­lí­ti­ca de re­du­ci­dos ti­pos de im­pues­tos cor­po­ra­ti­vos. Y aun­que pro­me­te ser cru­da la gue­rra en­tre Ir­lan­da y la Co­mi­sión Eu­ro­pea por el ca­so Ap­ple, no hay que ol­vi­dar que to­dos los paí­ses miem­bros–ein­clu­so al­gu­nas ciu­da­des y re­gio­nes– se han me­ti­do en al­gu­na cla­se de chan­chu­llo con el fin de atraer in­ver­so­res.

Tal co­mo ha pa­san­do en los otros paí­ses del acró­ni­mo Piigs, de pron­to en Ir­lan­da se ven obli­ga­dos a coope­rar los prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos ri­va­les que des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se han al­ter­na­do en el po­der, pa­ra ha­cer fren­te al des­con­ten­to ge­ne­ral, co­mo asi­mis­mo a las nue­vas fuer­zas po­pu­lis­tas.

Quién iba a de­cir que en­los co­mi­cios ce­le­bra­dos en el 2016 los eter- nos enemi­gos Fi­ne Gael y Fian­na Fáil pac­ta­rían un Go­bierno en mi­no­ría. De una u otra ma­ne­ra la im­po­si­ción de tan­ta aus­te­ri­dad se te­nía que pa­gar en las ur­nas: el cen­tris­ta Fi­ne Gael ba­jó de 76 a 50 es­ca­ños y sus so­cios los la­bo­ris­tas per­die­ron na­da me­nos que 30 de sus 37 es­ca­ños. El Sinn Féin de Gerry Adams, en cam­bio, subió de 14 a 43.

Mien­tras el Sin­nFé in se por­ta co­mo un par­ti­do po­pu­lis­ta más en la Re­pú­bli­ca, en Ir­lan­da del Nor­te ve­nía apo­yan­do un go­bierno unio­nis­ta (con el Reino Uni­do) has­ta la di­mi­sión en enero del vi­ce­mi­nis­tro prin­ci­pal y nú­me­ro dos de Sinn Féin, Mar­tin McGuin­ness. Pa­re­ce que el 2 de mar­zo se­rá la fe­cha de unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das.

Son in­nu­me­ra­bles los es­tra­gos que el Bre­xit pue­de cau­sar a los ir­lan­de­ses ysue­co­no­mía. Por­mu­cho que la Re­pú­bli­ca se ha­ya li­be­ra­do del do­mi­nio bri­tá­ni­co, se re­sis­ten a des­apa­re­cer gran par­te de los la­zos his­tó­ri­cos, afec­ti­vos, cul­tu­ra­les y eco­nó­mi­cos en­tre las dos na­cio­nes. De mo­do que, a las in­cer­ti­dum­bres que ya les qui­ta­ban el sue­ño a los ir­lan­de­ses des­pués del crac del 2008, el Bre­xit, sea blan­do o du­ro, ya es una de sus prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes.

No es nin­gu­na sor­pre­sa, por tan­to, que una en­cues­ta pu­bli­ca­da en di­ciem­bre por la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Du­blín, en la que par­ti­ci­pa­ron 300 em­pre­sas, con­fir­ma­ra el Bre­xit co­mo la preo­cu­pa­ción prin­ci­pal de la ma­yo­ría de los par­ti­ci­pan­tes. Aho­ra­bien, las tres si­guien­tes son: los cos­tes la­bo­ra­les, la fal­ta de es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y la es­ca­sez de mano de obra cua­li­fi­ca­da.

Des­de el 2008, el mer­ca­do la­bo­ral ha ex­pe­ri­men­ta­do enor­mes cam­biosy­los sa­la­rios han­ten­di­do a la ba­ja; los sin­di­ca­tos, aho­ra muy mer­ma­dos, ya só­lo se de­di­can a dar pa­los de cie­go. Mi­les de jó­ve­nes bien pre­pa­ra­dos han emi­gra­do. Aun así, ya que van al al­za la eco­no­mía, la in­fla­ción y los pre­cios, so­bre to­do en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio, sin un pro­gre­si­vo au­men­to de los in­gre­sos de los tra­ba­ja­do­res, di­fí­cil­men­te po­drá Ir­lan­da pa­rar la san­gría de su ju­ven­tud o atraer su­fi­cien­tes em­plea­dos cua­li­fi­ca­dos de fue­ra.

Exis­te la ten­ta­ción de car­gar al Bre­xit to­dos los ma­les del país o a so­ñar con la reuni­fi­ca­ción de las dos Ir­lan­das, ex­tre­mo que es pro­ba­ble que se pro­duz­ca de to­das for­mas al­gún día. Por dos ra­zo­nes: por­que West­mins­ter se har­ta­rá de fi­nan­ciar la cos­to­sa, con­flic­ti­va e im­pro­duc­ti­va Uls­ter; o por una sen­ci­lla cues­tión de­mo­grá­fi­ca: se cal­cu­la que en me­nos de 20 años ha­brá más ca­tó­li­cos que pro­tes­tan­tes. Y una ter­ce­ra: lo que su­ce­da en Es­co­cia.

En­tre tan­to, es al Go­bierno de la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da a quien le to­ca re­sol­ver los má­sa­cu­cian­tes pro­ble­mas de los ir­lan­de­ses. Y se­ría con­ve­nien­te que lo hi­cie­se a par­tir de aho­ra mis­mo, y no en al­gún fu­tu­ro so­ña­do que qui­zá nun­ca lle­gue.

NURPHOTO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.