Con la luz he­mos to­pa­do

El Go­bierno ha con­ver­ti­do el re­ci­bo eléc­tri­co en un vehícu­lo ocul­to de re­cau­da­ción fis­cal pa­ra lu­char con­tra el dé­fi­cit pú­bli­co

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Mariano Guin­dal Ma­drid

El 40% de la ta­ri­fa eléc­tri­ca co­rres­pon­de a po­lí­ti­cas so­cia­les y ener­gé­ti­cas y un 25% son im­pues­tos

El re­ci­bo de la luz se ha con­ver­ti­do en el cen­tro del de­ba­te pú­bli­co y po­lí­ti­co co­mo con­se­cuen­cia de las subidas que se han pro­du­ci­do des­de las pa­sa­das Na­vi­da­des. En reali­dad ha si­do una subida muy si­mi­lar a la que ha te­ni­do lu­gar en Fran­cia, Bél­gi­ca, Sui­za o Ita­lia. Y las ra­zo­nes han si­do la coin­ci­den­cia de una se­rie de cir­cuns­tan­cias, una es­pe­cie de tor­men­ta per­fec­ta: se­quía, fal­ta de vien­to, ola de frío, re­cor­te del su­mi­nis­tro del gas de Ar­ge­lia, pa­rón nu­clear en Fran­cia, subida del pre­cio de los com­bus­ti­bles... Y co­mo era de es­pe­rar, en la me­di­da en que las con­di­cio­nes han cam­bia­do y ha em­pe­za­do a llo­ver, la ta­ri­fa ha em­pe­za­do a ba­jar.

Pe­ro, en cual­quier ca­so, es­ta po­lé­mi­ca es­tá en­mas­ca­ran­do el au­tén­ti­co pro­ble­ma de fon­do. El pre­cio de la elec­tri­ci­dad en Es­pa­ña es en ge­ne­ral más ca­ro que la me­dia Eu­ro­pa. La ra­zón es que el Go­bierno es­tá uti­li­zan­do la ta­ri­fa eléc­tri­ca co­mo un ins­tru­men­to de re­cau­da­ción fis­cal pa­ra lu­char con­tra el dé­fi­cit pú­bli­co.

Si pa­gá­se­mos só­lo lo que cues­ta pro­du­cir y dis­tri­buir la elec­tri­ci­dad, el pre­cio se­ría un 35% del ac­tual. En torno al 40% de la ta­ri­fa eléc­tri­ca co­rres­pon­de a po­lí­ti­cas so­cia­les y ener­gé­ti­cas que ten­dría que pa­gar el Es­ta­do vía pre­su­pues­tos, ayu­das a la pro­duc­ción ex­tra­pe­nin­su­lar, fi­nan­cia­ción del dé­fi­cit de ta­ri­fa y sub­ven­cio­nes a las re­no­va­bles; mien­tras que en torno a un 25% son im­pues­tos (21% de IVA co­mo los ar­tícu­los de lu­jo). Di­cho en ro­mán pa­la­dino: el so­bre­cos­te del re­ci­bo de la luz se de­be a las de­ci­sio­nes y erro­res po­lí­ti­cos que se co­me­tie­ron en el pa­sa­do y que el Go­bierno ac­tual no es ca­paz de ha­cer aflo­rar. Es im­por­tan­te po­ner de ma­ni­fies­to que otros paí­ses eu­ro­peos tam­bién tie­nen ex­ter­na­li­da­des en el re­ci­bo de la luz, pe­ro son un 30% in­fe­rior a las que tie­nen que pa­gar los con­su­mi­do­res es­pa­ño­les.

No es es­ta una cues­tión ba­la­dí, ya que afec­ta di­rec­ta­men­te a la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tras em­pre­sas. Tras la gran cri­sis del 2008 era ne­ce­sa­rio re­cu­pe­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad per­di­da y re­com­po­ner los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les. Es­to hi­zo ne­ce­sa­rio afron­tar una du­ra de­va­lua­ción in­ter­na, pe­ro se reali­zó ex­clu­si­va­men­te re­ba­jan­do los cos­tes la­bo­ra­les sa­la­ria­les y no sa­la­ria­les. Es de­cir, se car­gó to­do el es­fuer­zo en los tra­ba­ja­do­res.

El Eje­cu­ti­vo po­dría ha­ber re­ba­ja­do los cos­tes de las em­pre­sas re­ba­ján­do­les el cos­te del fac­tor ener­gé­ti­co. No hu­bie­se si­do una ayuda del Es­ta­do. Sim­ple­men­te, los pre­su­pues­tos ge­ne­ra­les ten­drían que ha­ber asu­mi­do las ayu­das a las ener­gías re­no­va­bles, que tan ge­ne­ro­sa­men­te con­ce­dió en su mo­men­to el Go­bierno Za­pa­te­ro. Tam­bién po­día ha­ber asu­mi­do los so­bre­cos­tes que su­po­ne su­mi­nis­trar elec­tri­ci­dad a las is­las Ca­na­rias o las Ba­lea­res al mis­mo pre­cio que en la Pe­nín­su­la, y así un lar­go et­cé­te­ra de co­sas que aho­ra pa­ga­mos to­dos los con­su­mi­do­res a tra­vés del re­ci­bo de la luz.

¿Por qué no lo hi­zo? Sen­ci­lla­men­te por­que el Go­bierno de Ra­joy re­ci­bió un dé­fi­cit pú­bli­co por par­te del go­bierno so­cia­lis­ta su­pe­rior al 9% del PIB. Ha­ber asu­mi­do los cos­tes hun­di­dos del re­ci­bo de la luz hu­bie­se he­cho mu­cho más di­fí­cil aún cum­plir con los exi­gen­tes ob­je­ti­vos mar­ca­dos por Bru­se­las. An­te es­to, Cris­tó­bal Mon­to­ro, co­mo to­dos los mi­nis­tros de Ha­cien­da, de­ci­dió ha­cer­se tram­pas en el so­li­ta­rio, aun­que eso su­pu­sie­ra cri­mi­na­li­zar a to­do un sec­tor económico.

Es un error pen­sar que da lo mis­mo que los cos­tes ocul­tos se pa­guen a tra­vés del re­ci­bo de la luz o a tra­vés de im­pues­tos, ya que a fin de cuen­tas lo van a pa­gar los ciu­da­da­nos co­mo con­su­mi­do­res o co­mo con­tri­bu­yen­tes. No es igual. Con una ener­gía más ba­ra­ta, a las em­pre­sas le cos­ta­ría me­nos pro­du­cir sus pro­duc­tos y les re­sul­ta­ría más fácil ven­der­los en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. A más pro­duc­ción, más em­pleo. Si pa­ra cum­plir el dé­fi­cit el Go­bierno tie­ne que su­bir im­pues­tos o ajus­tar los gas­tos de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, es lo que tie­ne que ha­cer, por im­po­pu­lar que re­sul­te, an­tes que car­gar­le el muer­to a los de­más.

La úni­ca ma­ne­ra de que el sis­te­ma eléc­tri­co sea real­men­te efi­cien­te es que los pre­cios re­fle­jen el cos­te real de ge­ne­rar y dis­tri­buir la ener­gía eléc­tri­ca.

JUAN CAR­LOS HI­DAL­GO / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.