Si­li­con Va­lley se en­fren­ta a Trump por el de­cre­to xe­nó­fo­bo

Si­li­con Va­lley, que ha­ce un mes se sen­tía có­mo­do con Do­nald Trump, se en­fren­ta a él por el de­cre­to xe­nó­fo­bo

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Blan­ca Gis­pert

“Es­to no va de re­li­gión, sino de te­rror y de man­te­ner el país se­gu­ro”, se jus­ti­fi­ca­ba el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, en la apro­ba­ción del de­cre­to que im­pi­de la en­tra­da a per­so­nas de Irán, Iraq, Lí­bia So­ma­lia, Su­dán, Si­ria y Ye­men.

Des­pués de es­cu­char las pa­la­bras del pre­si­den­te, a las em­pre­sas de Si­li­con Va­lley (que tan cómodas se sen­tían ha­ce un mes cuan­do se reunie­ron con Trump) les fal­tó tiem­po pa­ra en­fren­tar­se al pre­si­den­te. “Si­li­con Va­lley: cons­trui­do por in­mi­gran­tes”, “Trump: no seas mal­va­do”, se leía en los car­te­les de los cen­te­na­res de ma­ni­fes­tan­tes que el lu­nes pro­tes­ta­ron en el cam­pus de Goo­gle. La com­pa­ñía ha­crea­doun­fon­do­de4mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra los re­fu­gia­dos. La mi­tad lo ha apor­ta­do el di­rec­tor eje­cu­ti­vo, Sun­dar Pi­chai, y el res­to, los tra­ba­ja­do­res. La fir­ma ase­gu­ró que 200 tra­ba­ja­do­res se han vis­to afec­ta­dos por la me­di­day­queo­fre­ce­rá apo­yo­le­gal a su al­can­ce pa­ra pro­te­ger­los. Lo mis­mo ha­rán Mi­cro­soft y Ap­ple, tam­bién con­tra­rias a la me­di­da. “El de­cre­to es­tá equi­vo­ca­do. Sig­ni­fi­ca una mar­cha atrás pa­ra el país”. “Co­mo in­mi­gran­te y di­rec­tor eje­cu­ti­vo he ex­pe­ri­men­ta­do la par­te po­si­ti­va y el im­pac­to de la in­mi­gra­ción en nues­tra com­pa­ñía”, opi­na­ba Sta­ya Na­de­lla, de Mi­cro­soft. Tim Co­ok, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ap­ple, ya di­jo an­te­rior­men­te queAp­pleno exis­ti­ría sin in­mi­gra­ción. (Ste­ve Jobs era des­cen­den­te de si­rios.)

La eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va tam­bién ha me­ti­do ba­za. Brian Chesky, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Airbnb, anun­ció que la em­pre­sa ofre­ce­rá vi­vien­da gra­tui­ta a los afec­ta­dos po­rel­de­cre­to(atra­vés de los usua­rios de Airbnb que es­tén dis­pues­tos a alo­jar­los, cla­ro es­tá). El con­se­je­ro de­le­ga­do de Uber, Tra­vis Ka­la­nick, tam­bién apun­tó que la me­di­da era “in­co­rrec­ta e in­jus­ta” y pro­me­tió la crea­ción deun­fon­do­de 3 mi­llo­nes pa­ra apo­yar a los con­duc­to­res afec­ta­dos por el de­cre­to. Ama­zon, Ex­pe­dia y Mi­cro­soft han ido má­sa­llá. Se han su­ma­doa­las ac­cio­nes le­ga­les que el fis­cal ge­ne­ral de Was­hing­ton, Bob Fer­gu­son, ha em­pren­di­do an­te la cor­te fe­de­ral pa­ra in­va­li­dar el de­cre­to. To­das las tec­no­ló­gi­cas tie­nen que per­der. Se­gún Bloom­berg, más de la mi­tad de las start- up­deSi­li­co­nVa­lley que­va­len más de 1.000 mi­llo­nes tie­nen un in­mi­gran­te co­mo fun­da­dor.

Sin em­bar­go, pa­re­ce que lo peor es­tá por lle­gar. El Go­bierno aca­ba de pre­sen­tar el bo­rra­dor de un de­cre­to pa­ra res­trin­gir el nú­me­ro de vi­sa­dos H1-B. El Go­bierno ha ex­pli­ca­do que quie­re de­vol­ver­les la fun­ción ori­gi­nal: cap­tar ta­len­to y no per­so­nal de ba­ja ca­li­fi­ca­ción. Se­gún Ta­ta Con­sul­tancy, es­tos vi­sa­dos se han uti­li­za­do des­con­tro­la­da­men­te en em­pre­sas que ex­ter­na­li­zan ser­vi­cios tec­no­ló­gi­cos. Yse­gún Ron Hi­ra, pro­fe­sor la Ho­ward Uni­ver­sity, en es­te sec­tor los tra­ba­ja­do­res sue­len ha­cer los mis­mos tra­ba­jos con un suel­do un 30% in­fe­rior. En­ton­ces, ¿los in­mi­gran­tes pri­me­ro?

MI­CHAEL SHORT / BLOOM­BERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.