Uni­ver­si­dad: ¿gra­tui­ta?

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Jo­sé Gar­cía Mon­tal­vo Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía (UPF)

La pu­bli­ca­ción re­cu­rren­te de com­pa­ra­cio­nes en­tre los pre­cios pú­bli­cos de la uni­ver­si­dad en di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas trans­mi­te a la opi­nión pú­bli­ca la im­pre­sión de que la uni­ver­si­dad ca­ta­la­na es muy ca­ra. Es in­cues­tio­na­ble que los pre­cios no­mi­na­les cre­cie­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en Ca­ta­lun­ya en el cur­so 20122013. Sin em­bar­go, lo re­le­van­te es cuán­tos es­tu­dian­tes pa­gan esa fac­tu­ra en su to­ta­li­dad, a qué es­tra­to so­cio­eco­nó­mi­co per­te­ne­cen y si el cam­bio tu­vo un im­pac­to so­bre el ac­ce­so o el aban­dono de la uni­ver­si­dad.

En pri­mer lu­gar, hay que plan­tear­se si la gra­tui­dad de la uni­ver­si­dad es siem­pre la me­jor op­ción. La res­pues­ta es ne­ga­ti­va. Los pre­cios pú­bli­cos for­man par­te de los in­gre­sos pú­bli­cos y, por tan­to, de­ben ser con­sis­ten­tes con el con­jun­to del sis­te­ma tri­bu­ta­rio. Lo que pue­de re­sul­tar ló­gi­co en un país co­mo Ale­ma­nia o al­gu­nos paí­ses es­can­di­na­vos, con un al­to ni­vel de re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria so­bre el PIB y una in­ten­sa pro­gre­si­vi­dad, es re­gre­si­vo en un país con in­su­fi­cien­cia de re­cur­sos pú­bli­cos o un sis­te­ma tri­bu­ta­rio po­co pro­gre­si­vo.

En se­gun­do lu­gar, mu­chos de es­tos es­tu­dios com­pa­ra­ti­vos no men­cio­nan que la subida de la uni­ver­si­dad en Ca­ta­lun­ya se vin­cu­ló a una nue­va ta­ri­fa­ción en fun­ción de la ren­ta gra­cias a la pues­ta en mar­cha de un sis­te­ma de be­cas pro­pio. Las lla­ma­das be­cas Equi­tat com­ple­men­tan las tra­di­cio­na­les be­cas MECD y per­mi­ten amor­ti­guar el im­pac­to de las con­di­cio­nes aca­dé­mi­cas in­tro­du­ci­das en la be­ca ge­ne­ral a par­tir del cur­so 20122013.

Por tan­to, y en ter­cer lu­gar, lo im­por­tan­te es sa­ber el efec­to com­bi­na­do del au­men­to no­mi­nal de los pre­cios, vin­cu­la- dos a la ren­ta, y las be­cas Equi­tat. El aná­li­sis del im­pac­to so­bre el ac­ce­so es com­pli­ca­do pues in­flu­yen mu­chos fac­to­res si­mul­tá­nea­men­te y, en par­ti­cu­lar, el ta­ma­ño de la cohor­te de jó­ve­nes en la edad ha­bi­tual pa­ra ir a la uni­ver­si­dad (18 a 24 años). Un aná­li­sis de la co­rre­la­ción por co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas en­tre ma­tri­cu­la­ción, pre­cios y ta­ma­ño de la cohor­te de jó­ve­nes en­tre los años 2011 y 2014 mues­tra que la ma­tri­cu­la­ción só­lo de­pen­dió del ta­ma­ño de la cohor­te y no de los pre­cios pú­bli­cos. La re­la­ción en­tre la caí­da de la cohor­te de jó­ve­nes y la caí­da de la ma­tri­cu­la­ción es ca­si uno a uno. Asi­mis­mo se ob­ser­va que la pro­por­ción de jó­ve­nes pro­ce­den­tes de es­cue­las pú­bli­cas que en­tran en las uni­ver­si­da­des ca­ta­la­nas au­men­tó en los cur­sos pos­te­rio­res a la subida de los pre­cios.

Evi­den­te­men­te, es­tos son me­ros in­di­cios pues no es po­si­ble te­ner to­da la in­for­ma­ción es­ta­dís­ti­ca ne­ce­sa­ria pa­ra ana­li­zar la si­tua­ción de to­dos los po­ten­cia­les en­tran­tes. El aná­li­sis de la ta­sa de aban­dono se pue­de rea­li­zar con mu­cha más pre­ci­sión pues­to que, en es­te ca­so, to­da la in­for­ma­ción es­tá dis­po­ni­ble da­do que los jó­ve­nes ya ac­ce­die­ron a la uni­ver­si­dad en al­gún mo­men­to. La evi­den­cia em­pí­ri­ca no mues­tra un au­men­to del aban­dono de los es­tu­dian­tes, ni ge­ne­ral ni por ni­vel edu­ca­ti­vo de los pa­dres, con pos­te­rio­ri­dad a la in­tro­duc­ción de los nue­vos pre­cios en fun­ción de la ren­ta.

¿Qué pue­de ex­pli­car es­ta au­sen­cia de efec­to del au­men­to de pre­cios de la uni­ver­si­dad? En pri­mer lu­gar, só­lo las fa­mi­lias que per­te­ne­cen al gru­po so­cio­eco­nó­mi­co con ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo pa­gan el pre­cio de la ma­trí­cu­la com­ple­to.

Por ejem­plo, con la nue­va ta­ri­fa­ción so­cial en fun­ción de la ren­ta una fa­mi­lia de cua­tro miem­bros que só­lo ten­ga ren­di­mien­tos del tra­ba­jo y tri­bu­te con­jun­ta­men­te pa­ga­ría el pre­cio com­ple­to de la ma­trí­cu­la si sus in­gre­sos fue­ran su­pe­rio­res a 65.000 eu­ros bru­tos al año. No pa­re­ce que una fa­mi­lia con es­tos in­gre­sos se pue­da con­si­de­rar de ba­jos re­cur­sos. Es in­tere­san­te no­tar tam­bién que el cos­te pri­va­do to­tal que las fa­mi­lias ca­ta­la­nas pa­gan por un año de edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria pú­bli­ca es si­mi­lar a lo que pa­gan por un año de ba­chi­lle­ra­to o de ESO. De he­cho, si los es­tu­dian­tes que rea­li­za­ron sus es­tu­dios de se­cun­da­ria en un co­le­gio pri­va­do pa­ga­ran en la uni­ver­si­dad lo mis­mo que pa­ga­ron en el co­le­gio, los in­gre­sos por pre­cios pú­bli­cos uni­ver­si­ta­rios ha­brían au­men­ta­do un 56% en el cur­so 2011-2012, úl­ti­mo año pa­ra el que exis­te in­for­ma­ción de la en­cues­ta del mi­nis­te­rio so­bre el cos­te de la edu­ca­ción se­cun­da­ria por ti­tu­la­ri­dad de la es­cue­la.

A ve­ces exis­ten du­das so­bre la re­la­ción en­tre la ren­ta de­cla­ra­da y la ren­ta real de las fa­mi­lias. La evi­den­cia em­pí­ri­ca mues­tra que los es­tu­dian­tes con pa­dres con ba­jos es­tu­dios (EGB o in­fe­rio­res) tie­nen una pro­ba­bi­li­dad un 60% su­pe­rior a la me­dia de te­ner exen­ción de ma­trí­cu­la. Lo mis­mo su­ce­de por ocu­pa­cio­nes: los jó­ve­nes cu­yos pa­dres tie­nen un tra­ba­jo no cua­li­fi­ca­do o en la cons­truc­ción tie­nen una pro­ba­bi­li­dad muy ele­va­da de te­ner exen­ción de ma­trí­cu­la.

Por tan­to, la evi­den­cia em­pí­ri­ca in­di­ca que, aun­que los pre­cios no­mi­na­les de la uni­ver­si­dad en Ca­ta­lun­ya son al­tos com­pa­ra­ti­va­men­te con el res­to de Es­pa­ña, só­lo se apli­can a los es­tu­dian­tes de los ni­ve­les so­cio­eco­nó­mi­cos más al­tos, que ade­más pa­ga­ron mu­cho más por sus es­tu­dios de se­cun­da­ria. Es­to ex­pli­ca­ría la fal­ta de un im­pac­to ne­ga­ti­vo del au­men­to de los pre­cios so­bre el ac­ce­so o el aban­dono de la uni­ver­si­dad.

En cual­quier ca­so, re­sul­ta sor­pren­den­te, por su in­con­sis­ten­cia, que al­gu­nos par­ti­dos po­lí­ti­cos pi­dan que au­men­te el IRPF pa­ra los con­tri­bu­yen­tes que ga­nen más de 60.000 eu­ros y, co­mo al­ter­na­ti­va, que ba­jen los pre­cios pú­bli­cos de la uni­ver­si­dad pa­ra esos mis­mos con­tri­bu­yen­tes. Ba­jar es­tos pre­cios pú­bli­cos, o ha­cer que la uni­ver­si­dad sea gra­tui­ta, es una me­di­da re­gre­si­va en el con­tex­to de un sis­te­ma im­po­si­ti­vo con in­su­fi­cien­cia de re­cur­sos y con una pro­gre­si­vi­dad limitada. En es­te con­tex­to se­ría pa­ra­dó­ji­co que fa­mi­lias que es­tán dis­pues­tas a pa­gar seis o sie­te mil eu­ros anua­les por lle­var a sus hi­jos a un co­le­gio pri­va­do du­ran­te la se­cun­da­ria pu­die­ran ir a la uni­ver­si­dad gra­tis. Pe­ro los de­sig­nios de la po­lí­ti­ca son ines­cru­ta­bles.

Ren­tas al­tas Se­ría pa­ra­dó­ji­co que fa­mi­lias dis­pues­tas a pa­gar 7.000 € por co­le­gios pri­va­dos pu­die­ran ir a la uni­ver­si­dad gra­tis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.