El fra­ca­so con­cur­sal

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Fran­cis­co Tus­quets Trías de Bes

Ano­ma­lía La ma­yo­ría de pro­ce­di­mien­tos evi­ta el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de la ley: que los acree­do­res aca­ben pa­gan­do a sus cre­di­to­res

Las es­ta­dís­ti­cas con­cur­sa­les nos in­di­can que en el año 2016 ha des­cen­di­do el nú­me­ro de con­cur­sos. Pe­ro es­ta, que po­dría ser una bue­na no­ti­cia, no ne­ce­sa­ria­men­te lo es. Y ello por­que se si­guen pre­sen­tan­do mu­chos pro­ce­di­mien­tos con­cur­sa­les, y en un por­cen­ta­je abru­ma­do­ra­men­te ma­yo­ri­ta­rio de ellos no se cum­ple la fi­na­li­dad bá­si­ca del con­cur­so, que es la sa­tis­fac­ción a los acree­do­res.

En el úl­ti­mo año, y en los an­te­rio­res, han si­do po­quí­si­mos los acree­do­res que han po­di­do per­ci­bir sus cré­di­tos.

Pues bien, di­ce la ex­po­si­ción de mo­ti­vos de la vi­gen­te ley con­cur­sal que la so­lu­ción nor­mal del con­cur­so es un con­ve­nio en­tre el deu­dor y sus acree­do­res, que per­mi­ta que és­tos per­ci­ban sus cré­di­tos.

Pe­ro la so­lu­ción que de­be­ría ser nor­mal só­lo en muy con­ta­das oca­sio­nes se pro­du­ce, por­que prác­ti­ca­men­te to­dos los con­cur­sos fi­na­li­zan en una li­qui­da­ción, que el le­gis­la­dor con­ci­bió co­mo so­lu­ción al­ter­na­ti­va y me­nos desea­ble que la del con­ve­nio, ya que a tra­vés de la li­qui­da­ción ra­ra vez los acree­do­res or­di­na­rios pue­den per­ci­bir, si­quie­ra par­cial­men­te, sus cré­di­tos. Los ele­va­dos cos­tes del con­cur­so y los acree­do­res pri­vi­le­gia­dos (tra­ba­ja­do­res, Ha­cien­da, hi­po­te­cas, et­cé­te­ra) lo im­pi­den.

Va­le la pe­na re­cor­dar que has­ta prin­ci­pios del pre­sen­te si­glo la le­gis­la­ción con­cur­sal la com­po­nían los có­di­gos de­ci­mo­nó­ni­cos y la ley de Sus­pen­sión de Pa­gos de 26 de ju­lio de 1922. Y du­ran­te to­dos es­tos años no hu­bo prác­ti­ca­men­te re­for­ma le­gis­la­ti­va al­gu­na, a pe­sar de lo cual se tra­mi­ta­ron nu­me­ro­sí­si­mas sus­pen­sio­nes de pa­gos y quie­bras.

Tras di­ver­sos y fra­ca­sa­dos in­ten­tos de re­for­ma, se apro­bó la ley Con­cur­sal de 9 de ju­lio de 2003, que en­tró en vi­gor el 1 de sep­tiem­bre del 2004. En los do­ce años de vi­gen­cia de la ley, se ha re­for­ma­do en múl­ti­ples –de­ma­sia­das– oca­sio­nes, pe­ro no pa­re­ce que las mo­di­fi­ca­cio­nes ha­yan con­se­gui­do su ob­je­ti­vo de que el deu­dor sa­tis­fa­ga a sus acree­do­res.

Por tan­to, ni el tex­to ini­cial de la ley del 2003 ni sus su­ce­si­vas re­for­mas han lo­gra­do que los con­cur­sos fi­na­li­cen en la for­ma le­gal­men­te pre­vis­ta co­mo nor­mal.

La ex­tra­or­di­na­ria com­ple­ji­dad del pro­ce­di­mien­to con­cur­sal –que las reite­ra­das re­for­mas no han lo­gra­do sim­pli­fi­car– ha per­mi­ti­do que, con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, ope­ra­do­res ju­rí­di­cos y eco­nó­mi­cos uti­li­cen el con­cur­so, no pa­ra po­der ne­go­ciar y al­can­zar un con­ve­nio con sus acree­do­res, sino con el úni­co, fir­me y de­ci­di­do pro­pó­si­to de no pa­gar. Y no hay du­da de que lo con­si­guen, sin que el sis­te­ma que se ha crea­do sea la­men­ta­ble­men­te ca­paz de im­pe­dir­lo. Se pro­pon­drán nue­vas re­for­mas, pe­ro mien­tras no se im­pi­dan las es­tra­te­gias ilí­ci­tas al plan­tear el con­cur­so, el pro­ble­ma sub­sis­ti­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.