Es­ta­dos Uni­dos con­tra Chi­na

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Win­ter Nie

Du­ran­te su cam­pa­ña pre­si­den­cial, Do­nald Trum­pa­me­na­zó con gra­var con aran­ce­les del 35% al 45% las im­por­ta­cio­nes de Chi­na en un in­ten­to de for­zar una re­ne­go­cia­ción de la ba­lan­za co­mer­cial en­tre am­bas po­ten­cias. El re­sul­ta­do in­me­dia­to se­ría una gue­rra co­mer­cial que, con ca­si to­tal se­gu­ri­dad, los ame­ri­ca­nos aca­ba­rían per­dien­do. Aho­ra mis­mo des­co­no­ce­mos si Trump cum­pli­rá o no su ame­na­za, aun­que la re­ti­ra­da del acuer­do Trans­pa­cí­fi­co de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca (TPP) en los pri­me­ros días de man­da­to pa­re­ce in­di­car que se­rá fiel a sus pro­me­sas elec­to­ra­les.

Trum­pse es­tá aden­tran­do en are­nas mo­ve­di­zas. Ya de­mos­tró su ig­no­ran­cia en asun­tos asiá­ti­cos cuan­do el pa­sa­do di­ciem­bre acep­tó pú­bli­ca­men­te una lla­ma­da de la pre­si­den­ta de Tai­wán, Tsai Ing-wen, pa­ra pos­te­rior­men­te de­cla­rar que no en­ten­día la po­lí­ti­ca de una so­la Chi­na y cues­tio­nar­se pú­bli­ca­men­te si de­bía res­pe­tar­la o no. La de­ci­sión del aban­dono del TPP­pa­re­ce con­fir­mar ese des­co­no­ci­mien­to: la de­ci­sión só­lo pro­vo­ca­rá que se ace­le­re el cam­bio de li­de­raz­go en la eco­no­mía mun­dial. Es­ta­dos Uni­dos se­rá re­em­pla­za­do por Chi­na.

Por el mo­men­to, Chi­na ha de­ci­di­do es­pe­rar. Una­gue­rra co­mer­cial se­ría un pro­ble­ma es­pe­cial­men­te gra­ve pa­ra el Sud­es­te Asiá­ti­co –im­por­tan­te so­cio co­mer­cial de am­bos paí­ses–, pe­ro no se­ría un des­ca­la­bro pa­ra Chi­na. Enes­ta gue­rra de fuer­zas, Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta más a Chi­na que los asiá­ti­cos a los ame­ri­ca­nos.

Des­afor­tu­na­da­men­te pa­ra Trump, ya no es­ta­mos en los ochen­ta. Ha­ce 20 años el equi­li­brio de fuer­zas hu­bie­ra si­do ra­di­cal­men­te dis­tin­to: Chi­na era un país sub­de­sa­rro­lla­do que ne­ce­si­ta­ba ac­ce­so a tec­no­lo­gía oc­ci­den­tal y a nue­vas téc­ni­cas de fa­bri­ca­ción. Hoy, Chi­na tie­ne más de lo que ne­ce­si­ta y, en cual­quier ca­so, po­dría ac­ce­der fá­cil­men­te a nue­vos re­cur­sos me­dian­te dis­tri­bui­do­res de fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos. Enel mis­mo sen­ti­do, el mer­ca­do ame­ri­cano ha per­di­do el atrac­ti­vo de ha­ce al­gu­nas dé­ca­das y aho­ra se per­ci­be co­mo un en­torno ma­du­ro. Pa­ra Pe­kín y los pro­duc­to­res chi­nos de or­de­na­do­res por­tá­ti­les, te­lé­fo­nos mó­vi­les, et­cé­te­ra, re­sul­tan mu­cho­má­sa­trac­ti­vas las nue­vas re­gio­nes emer­gen­tes, co­mo In­dia, La­ti­noa­mé­ri­ca o Áfri­ca.

Por el con­tra­rio, Chi­na es un mer­ca­do que Es­ta­dos Uni­dos no pue­de ig­no­rar. Afi­na­les de 2015, los con­su­mi­do­res chi­nos ha­bían com­pra­do 131 mi­llo­nes de iPho­nes; en ese mis­mo pe­rio­do, las ven­tas to­ta­les en Es­ta­dos Uni­dos ape­nas al­can­za­ron los 110 mi­llo­nes. Ylos iPho­nes só­lo su­po­nen una mí­ni­ma par­te de las ex­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses. Boeing, con 150.000 em­plea­dos en Es­ta­dos Uni­dos, pre­vé que Chi­na com­pra­rá 6.810 avio­nes du­ran­te los pró­xi­mos 20 años, con una in­ver­sión to­tal de un bi­llón de dó­la­res.

Si Trum­pi­ni­cia­se la gue­rra co­mer­cial, los efec­tos se­rían in­me­dia­tos pa­ra com­pa­ñías co­mo Wal­mart, que im­por­ta bi­llo­nes de dó­la­res en pro­duc­tos low cost di­ri­gi­dos, fun­da­men­tal­men­te, a los mis­mos que con­fia­ron su vo­to al nue­vo pre­si­den­te. El in­cre­men­to de los aran­ce­les pro­vo­ca­ría un au­men­to de pre­cios en ca­si to­dos es­tos ar­tícu­los, has­ta lle­gar a que­dar fue­ra del al­can­ce de las cla­ses con me­nor po­der ad­qui­si­ti­vo. El re­sul­ta­do se­ría una gue­rra eco­nó­mi­ca de des­gas­te en la que Chi­na es­tá mu­cho me­jor po­si­cio­na­da.

Las re­ser­vas de di­vi­sas en el gi­gan­te asiá­ti­co se si­túan aho­ra en más de tres bi­llo­nes de dó­la­res, fren­te a los 120.000 mi­llo­nes de las re­ser­vas de Es­ta­dos Uni­dos. Los aran­ce­les de Trum­psu­pon­drían tam­bién pe­na­li­za­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio que, in­clu­so, po­drían con­du­cir al co­lap­so de es­te or­ga­nis­mo, ori­gi­nan­do aran­ce­les to­da­vía más ele­va­dos con­tra las ex­por­ta­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos. Aun­que po­dría tar­dar un tiem­po, la ines­ta­bi­li­dad se­ría ca­tas­tró­fi­ca pa­ra el co­mer­cio y el em­pleo ame­ri­ca­nos. Chi­na, de nue­vo, sal­dría re­la­ti­va­men­te in­dem­ne.

Dehe­cho, la re­la­ción en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na ya se es­tá vien­do al­te­ra­da por otros ac­to­res. Por ejem­plo, las ven­tas de iPho­ne en Chi­na com­pi­ten con pro­duc­to­res lo­ca­les y con la sur­co­rea­na Sam­sung, fe­liz de cu­brir los seg­men­tos de mer­ca­do más des­aten­di­dos. Asi­mis­mo, los chi­nos es­ta­rían en­can­ta­dos de in­ver­tir sus bi­llo­nes de dó­la­res en com­prar avio­nes a Air­bus, com­pa­ñía eu­ro­pea que ya cons­tru­ye una plan­ta en Chi­na pa­ra en­sam­blar sus mo­de­los de dos pa­si­llos. Ye­nel mer­ca­do de la au­to­mo­ción, la ma­yo­ría de chi­nos es­ta­ría igual de or­gu­llo­sa al vo­lan­te de un Mer­ce­des, un BMWoun Le­xus, más que a los man­dos de un Ford.

Pe­se a to­do, tan­to Chi­na co­mo­los ex­per­tos en eco­no­mía es­pe­ran que la gue­rra co­mer­cial se que­de só­lo en ame­na­za. El sis­te­ma po­lí­ti­co ame­ri­cano es re­la­ti­va­men­te ma­du­ro, con sus fre­nos y con­tra­pe­sos, pe­ro el nue­vo pre­si­den­te pa­re­ce afron­tar las de­ci­sio­nes com­ple­jas des­de, ex­clu­si­va­men­te, sus pro­pias creen­cias y co­no­ci­mien­tos. Y, des­de ahí, cual­quier co­sa es po­si­ble.

Es­ce­na­rio En es­ta gue­rra de fuer­zas, Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta más a Chi­na que los asiá­ti­cos a los ame­ri­ca­nos

VI­SUAL CHI­NA GROUP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.