He­mos ini­cia­do una nue­va era

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Fran­cesc Ra­ven­tós

La bo­nan­za eco­nó­mi­ca ar­ti­fi­cial­men­te crea­da en la dé­ca­da de los no­ven­ta es­ta­lló en el año 2008, mar­can­do el fi­nal de una épo­ca y el co­mien­zo de otra que ha im­pul­sa­do nue­vos par­ti­dos po­lí­ti­cos, mo­vi­mien­tos ul­tra­de­re­chis­tas pre­fas­cis­tas y fe­nó­me­nos co­mo el Bre­xit o Do­nald Trump.

El so­ció­lo­go ale­mán Wolf­gang Streeck, en su li­bro Có­mo aca­ba­rá el ca­pi­ta­lis­mo, opina que en­tra­mos en una nue­va épo­ca en la que do­mi­na­rán las tur­bu­len­cias, la de­ca­den­cia co­lec­ti­va, las ten­sio­nes e in­cer­ti­dum­bres, los au­to­ri­ta­ris­mos y una lar­ga tran­si­ción ha­cia una nue­va co­yun­tu­ra que hoy es im­po­si­ble adi­vi­nar.

El in­te­rés de Do­nald Trump en cen­trar­se en las cues­tio­nes in­ter­nas y el po­co que tie­ne en man­te­ner la pre­sen­cia de Es­ta­dos Uni­dos en el mun­do cam­bia­rán ra­di­cal­men­te la geo­po­lí­ti­ca. Se abri­rá un in­men­so es­pa­cio que se­rá ocu­pa­do por paí­ses co­mo Chi­na, In­dia o Ru­sia.

El mar de Chi­na, don­de han de con­vi­vir Chi­na, Ja­pón, Co­rea del Nor­te y del Sur, Tai­wán, Viet­nam, Fi­li­pi­nas e In­do­ne­sia, en­tre otros, pro­me­te ser un cen­tro de gran­des ten­sio­nes. La po­lí­ti­ca ar­ma­men­tis­ta de los paí­ses de la zo­na no pre­sa­gia na­da bueno. Orien­te Me­dio se­gui­rá sien­do el gran pol­vo­rín; Ru­sia año­ra vol­ver a ser un gran im­pe­rio.

En tér­mi­nos po­lí­ti­cos, la de­mo­cra­cia ha de­ja­do de ser la re­fe­ren­cia mun­dial a la que to­do país as­pi­ra­ba. Ac­tual­men­te, mu­chos to­man co­mo ejem­plo los mo­de­los au­to­crá­ti­cos de Chi­na, Ru­sia, Tur­quía, Sin­ga­pur, et­cé­te­ra.

El so­ció­lo­go Zyg­munt Bau­man, re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do, opi­na­ba en uno de sus úl­ti­mos ar­tícu­los, “Trump: a quick fix for exis­ten­tial an­xiety” (Trump: una so­lu­ción rá­pi­da pa­ra la an­sie­dad exis­ten­cial), que la gen­te se sien­te an­gus­tia­da por la glo­ba­li­za­ción, la in­cer­ti­dum­bre, lo ex­tran­je­ro, y por eso re­cha­za el sis­te­ma po­lí­ti­co y económico ac­tual y se aco­ge a quien pro­me­te so­lu­cio­nes con­tun­den­tes e in­me­dia­tas. La vic­to­ria de Trump cons­ti­tu­ye to­do un re­to pa­ra la de­mo­cra­cia, ya que trae­rá una era po­lí­ti­ca di­fe­ren­te, el pos­neo­li­be­ra­lis­mo y el pos­fi­nal de la his­to­ria.

¿Y qué pa­sa­rá cuan­do los ciu­da­da­nos vean que las pro­me­sas cum­pli­das no re­suel­ven sus pro­ble­mas? Se­gún Streeck, no es­tá na­da cla­ro que se en­cuen­tre un mo­de­lo al­ter­na­ti­vo co­mo su­ce­dió en los años trein­ta, cuan­do pa­ra lle­var el bie­nes­tar so­cial ha­bía so­lu­cio­nes de de­re­chas y de iz­quier­das. El re­sul­ta­do pro­ba­ble­men­te sea un cú­mu­lo de dis­fun­cio­nes que em­peo­ra­rán la si­tua­ción y fa­ci­li­ta­rán que se abra la puer­ta a sis­te­mas au­to­ri­ta­rios.

Pa­re­ce con­tra­dic­to­rio que en un mo­men­to en que se crea ri­que­za, en que los avan­ces tec­no­ló­gi­cos pro­me­ten más ca­li­dad de vi­da y sa­tis­fa­cer me­jor las de­man­das so­cia­les, una ba­ja ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca y una ma­la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za nos lle­ven a un cre­cien­te na­cio­na­lis­mo ex­clu­si­vo y a una nue­va épo­ca to­tal­men­te des­co­no­ci­da, lle­na de pe­li­gros.

Épo­ca pe­li­gro­sa La ma­la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za y la ba­ja ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca nos lle­van a un cre­cien­te na­cio­na­lis­mo ex­clu­si­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.