Chi­na en­tra en su año de fue­go

El país asiá­ti­co afron­ta la re­no­va­ción de su cú­pu­la di­ri­gen­te, una reali­dad eco­nó­mi­ca in­quie­tan­te y la oca­sión de li­de­rar la glo­ba­li­za­ción

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Isi­dre Am­brós Hong Kong

El mun­do se ha vuel­to más com­pli­ca­do pa­ra Chi­na con el triun­fo de Do­nald Trump

Xi Jin­ping es un di­ri­gen­te cu­ya orien­ta­ción po­lí­ti­ca es na­cio­na­lis­ta, más que glo­ba­lis­ta

Chi­na aca­ba de en­trar en el año del Ga­llo de fue­go. Un ani­mal que pa­ra los geo­mán­ti­cos de Hong Kong es sím­bo­lo de pros­pe­ri­dad y ri­que­za, unos lo­gros que só­lo se al­can­za­rán con es­fuer­zo y per­se­ve­ran­cia. Un pro­nós­ti­co que de­fi­ne los re­tos que es­te año es­pe­ran a los di­ri­gen­tes del gi­gan­te asiá­ti­co. Un 2017 en que los lí­de­res co­mu­nis­tas han vis­to co­mo se les ha co­la­do un te­ma im­pre­vis­to en su ya com­pli­ca­da agen­da: la po­si­bi­li­dad de asu­mir el pa­pel de gran ti­mo­nel de la glo­ba­li­za­ción.

Y es que el mun­do se ha vuel­to de re­pen­te más com­pli­ca­do pa­ra Chi­na. Has­ta el 20 de no­viem­bre Pe­kín te­nía su agen­da ba­jo con­trol. Un ca­len­da­rio que in­cluía un de­ci­si­vo XIX con­gre­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, don­de se re­no­va­rá la cú­pu­la de la or­ga­ni­za­ción y se ele­gi­rá a los res­pon­sa­bles de di­ri­gir el país en los pró­xi­mos años, y los pla­nes pa­ra ha­cer más com­pe­ti­ti­va su eco­no­mía. Una ho­ja de ru­ta que in­cluía pro­se­guir con su es­tra­te­gia pa­ra eri­gir­se en la prin­ci­pal po­ten­cia re­gio­nal de Asia y ejer­cer de con­tra­pe­so a EE.UU.

To­do es­to sal­tó por los ai­res con la elec­ción de Do­nald Trump co­mo pre­si­den­te de EE.UU. y su anun­cio de re­ti­rar­se del acuer­do de Li­bre Co­mer­cio Trans­pa­cí­fi­co (TPP en in­glés). A par­tir de ese mo­men­to to­das las mi­ra­das del pla­ne­ta se di­ri­gie­ron ha­cia Pe­kín.

El va­cío crea­do por Trump con su idea­rio “Amé­ri­ca pri­me­ro” ha si­tua­do a Chi­na en una en­cru­ci­ja­da. Por un la­do, sus lí­de­res es­tán an­sio­sos de to­mar el re­le­vo y asu­mir el li­de­raz­go mun­dial, pe­ro por otro son cons­cien­tes de la de­bi­li­dad eco­nó­mi­ca que atra­vie­sa su país y de sus li­mi­ta­cio­nes pa­ra afron­tar es­te li­de­raz­go. La cla­ve de los pró­xi­mos pa­sos que va­ya a dar Chi­na ha­brá que bus­car­la en la ac­ti­tud de su lí­der, Xi Jin­ping. “Un di­ri­gen­te cu­ya orien­ta­ción po­lí­ti­ca es fun­da­men­tal­men­te na­cio­na­lis­ta, no glo­ba­lis­ta”, ha se­ña­la­do Andrew Bat­son, de Ga­ve­kal Dra­go­no­mics, una fir­ma de aná­li­sis económico con se­de en Chi­na. Un diag­nós­ti­co que res­pon­de a la doc­tri­na que ha im­pe­ra­do siem­pre en Pe­kín y que con­sis­te en “ha­cer gran­de a Chi­na” y de­vol­ver­le el or­gu­llo de ser una gran po­ten­cia, pe­ro a su rit­mo y con­di­cio­nes.

Un es­que­ma en el que no pa­re­ce en­ca­jar aho­ra la apues­ta de li­de­rar la glo­ba­li­za­ción. “A Chi­na le gus­tan las re­glas ac­tua­les, ya que li­mi­tan a otros más que a ella”, ha di­cho Brad Set­ser, del es­ta­dou­ni­den­se Con­se­jo de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, pa­ra jus­ti­fi­car los mo­ti­vos que im­pul­sa­rían a Pe­kín a evi­tar dar un pa­so al fren­te, a pe­sar del dis­cur­so de Xi en Da­vos, don­de com­pa­ró la pro­tec­cio­nis­mo con “en­ce­rrar­se en un cuar­to os­cu­ro”.

Y es que pa­ra el ré­gi­men co-

mu­nis­ta, que si­gue su agen­da al mar­gen de los acon­te­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les, lo más im­por­tan­te es­te año es la reunión de oto­ño, don­de se ele­gi­rá la cú­pu­la que di­ri­gi­rá el país en los pró­xi­mos años. Un cón­cla­ve de don­de sal­drán los res­pon­sa­bles de es­ta­ble­cer la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial pa­ra la pró­xi­ma dé­ca­da.

La im­por­tan­cia de es­ta ci­ta jus­ti­fi­ca asi­mis­mo que a lo lar­go de es­te año sus lí­de­res se con­cen­tren en vi­gi­lar la sa­lud de la eco­no­mía. La si­tua­ción no es bue­na y preo­cu­pa que cual­quier so­bre­sal­to de­ri­ve en ma­les­tar so­cial. Pa­ra evi­tar­lo, es muy po­si­ble que “se man­ten­gan unas po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias y fis­ca­les la­xas pa­ra se­guir apo­yan­do el cre­ci­mien­to, al me­nos has­ta el XIX con­gre­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta”, se­ña­la Ali­cia Gar­cía He­rre­ro, eco­no­mis­ta je­fa de Asia-Pa­cí­fi­co de Na­ti­xis.

Es­ta apues­ta for­ma­ría par­te de los es­fuer­zos de Pe­kín por apun­ta­lar la eco­no­mía, que cre­ce a su rit­mo más len­to des­de 1990. En el 2016 se ex­pan­dió un 6,7% y va­rios ex­per­tos es­ti­man que es­te año lo ha­rá un 6,5%. Una ra­len­ti­za­ción que les in­quie­ta en la me­di­da en que los mo­to­res tra­di­cio­na­les (sec­to­res in­mo­bi­lia­rio y ex­por­ta­cio­nes) van a la ba­ja y el en­deu­da­mien­to al­can­za ya la co­ta del 277% del PIB, sin con­tar el in­con­tro­la­ble sec­tor de la lla­ma­da “ban­ca en la som­bra”.

Un pa­no­ra­ma que su­gie­re que pa­ra Chi­na no es una la­bor prio­ri­ta­ria dar un nue­vo salto ade­lan­te y asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer el pa­pel de guar­dián de una eco­no­mía glo­bal y abier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.