La pro­me­sa trum­pis­ta de cre­cer al 4%

La in­cer­ti­dum­bre mar­ca la nue­va épo­ca ex­pan­si­va de una eco­no­mía que en el 2016 cre­ció só­lo el 1,6%

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Fran­cesc Peirón Nue­va York

In­cer­ti­dum­bre es la pa­la­bra al uso en la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se des­pués de que Do­nald Trump to­ma­ra po­se­sión de la Ca­sa Blan­ca ha­ce tres se­ma­nas.

La pro­me­sa de un vi­ra­je to­tal en el rum­bo en me­dio de un cli­ma de ex­pec­ta­ti­vas po­si­ti­vas.

La pro­pia Re­ser­va Fe­de­ral (Fed), en su úl­ti­mo co­mu­ni­ca­do, apun­ta a una bue­na pro­yec­ción pa­ra el bie­nio 2017-18. Es­ta pre­vi­sión del ban­co cen­tral de EE.UU. in­cor­po­ró el ma­tiz, sin em­bar­go, de que to­do es­tá al al­bur de có­mo ac­túa la nue­va ad­mi­nis­tra­ción.

El Pro­duc­to In­te­rior Bru­to (PIB) cre­ció un 1,6% en el 2016, el peor re­sul­ta­do en la era post re­ce­sión. Ese des­lu­ci­do da­to mar­ca la di­fi­cul­tad de al­can­zar la me­ta del 4% pro­me­ti­da por Trump.

El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) ac­tua­li­zó re­cien­te­men­te su pre­vi­sión pa­ra el ci­ta­do bie­nio y la de­jó muy le­jos (2,4% y 2,9%). De­ma­sia­do pron­to pa­ra con­cre­tar, re­pli­can los ana­lis­tas.

Des­de la vic­to­ria de Trump, los in­di­ca­do­res bur­sá­ti­les se han dis­pa­ra­do al al­za. Una vez que em­pe­zó a ejer­cer la pre­si­den­cia se han re­gis­tra­do vai­ve­nes en fun­ción de los bro­cha­zos de su fir­ma en ór­de­nes eje­cu­ti­vas o de pro­yec­tos y ame­na­zas lan­za­dos a tra­vés de Twit­ter o en sus co­men­ta­rios.

Arre­me­te con­tra in­mi­gran­tes o car­ga con­tra los tra­ta­dos co­mer­cia­les: en­ton­ces los ín­di­ces caen. Pe­ro ru­bri­ca una des­re­gu­la­ri­za­ción fi­nan­cie­ra, dan­do la vuel­ta al cal­ce­tín de Oba­ma, y Wall Street se dis­pa­ra. Como su­ce­dió es­te jue­ves, cuan­do en una reunión con di­rec­ti­vos de lí­neas aé­reas, pro­me­tió que en unos po­cos días pre­sen­ta­rá una “fe­no­me­nal” re­for­ma del sis­te­ma fis­cal.

Ha­bló de “una bo­ni­ta, her­mo­sa re­for­ma”. La po­bre­za de su len­gua­je –“77 pa­la­bras”, se­gún el res­pe­ta­do no­ve­lis­ta Philip Roth– ha­ce que uno de los pro­yec­tos más es­pe­ra­dos por las cor­po­ra­cio­nes del país y del mun­do, ad­quie­ra el ran­go de ci­tas a cie­gas.

El vier­nes se­guía el vien­to de ca­ra en el Dow Jo­nes –ins­ta­la­do por en­ci­ma del ré­cord de los 20.000 pun­tos– o el Nas­daq. “Ha es­po­lea­do los mer­ca­dos al se­ña­lar que no se ha ol­vi­da­do de la re­for- ma im­po­si­ti­va y és­te es el asunto cla­ve del abra­zo a la agen­da de Trump”, di­jo Quincy Krosby, es­tra­te­ga de Pru­den­tial Fi­nan­cial en la ca­de­na CNBC.

“He es­cu­cha­do a mu­chos clien­tes que pre­gun­ta ha­cia dón­de va es­to y qué de­ben ha­cer”, con­fie­sa Lloyd Blank­fein, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Gold­man Sachs, en un ví­deo col­ga­do en la web del ban­co de in­ver­sio­nes. “Os di­go que esa in­cer­ti­dum­bre se de­be a una ra­zón, a que hay mu­chas co­sas nue­vas que es­tán vi­nien­do”, aña­de.

Su vi­sión es muy po­si­ti­va: “La na­tu­ra­le­za de la ma­yo­ría de es­tos cam­bios son el es­tí­mu­lo”.

El re­cor­te de los im­pues­tos apa­re­ce como de­ter­mi­nan­te en ese im­pul­so de la eco­no­mía. “Es­pe­ra­mos un cre­ci­mien­to que arran­ca es­te 2017 con unos fuer­tes es­tí­mu­los fis­ca­les, pe­ro los nue­vos tra­ta­dos co­mer­cia­les y las re­gu­la­cio­nes de in­mi­gra­ción pue­den ero­sio­nar ese cre­ci­mien­to”, sos­tie­ne un in­for­me de No­mu­ra.

Una po­lí­ti­ca ais­la­cio­nis­ta, sub­ra­yan los ex­per­tos, re­pre­sen­ta un obs­tácu­lo pa­ra las ex­por­ta­cio­nes y en­ca­re­ce el dó­lar, cir­cuns­tan­cias que no ha­cen más que agra­var el dé­fi­cit co­mer­cial. Cre­cer al 4% re­quie­re un in­cre­men­to de la fuer­za la­bo­ral y ma­yor pro­duc­ti­vi­dad, co­sas que no se atis­ban.

RO­BERT CAPLIN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.