Sig­fox o có­mo co­nec­tar las pe­que­ñas co­sas

En cier­tos mer­ca­dos verticales un gran vo­lu­men de dis­po­si­ti­vos ge­ne­ra un gran nú­me­ro de men­sa­jes muy cor­tos

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

In­ter­net de las co­sas es una ex­pre­sión im­pre­ci­sa pe­ro com­pren­si­ble por apro­xi­ma­ción. Se­gún de qué co­sas se tra­te. A po­co de aden­trar­se, la de­fi­ni­ción se com­pli­ca. La pren­sa sue­le re­pe­tir la ci­fra de 24.000 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos en el 2020, pe­ro só­lo una par­te [1.000 mi­llo­nes, qui­zás] se­rán ob­je­tos muy pe­que­ños equi­pa­dos con sen­so­res, de ba­jí­si­mo con­su­mo de ener­gía. ¿So­bre qué re­des de­be­rían co­nec­tar­se pa­ra que su pre­cio sea su­fi­cien­te­men­te ba­jo? ¿Val­drán las de los ope­ra­do­res ac­tua­les o sur­gi­rán otros ac­to­res pres­tos a asal­tar el mer­ca­do emer­gen­te, tan apa­ren­te­men­te go­lo­so? ¿Exis­ten ya unos es­tán­da­res co­mu­nes que sean uni­ver­sal­men­te acep­ta­bles?

Si bien, a prio­ri, las vi­gen­tes re­des ce­lu­la­res o de WiFi pue­den co­nec­tar cual­quier dis­po­si­ti­vo a in­ter­net, no son acon­se­ja­bles pa­ra una mul­ti­tud de ob­je­tos que lle­van sen­so­res (fi­jos o en mo­vi­mien­to) ni pa­ra lu­mi­na­rias in­te­li­gen­tes, con­te­ne­do­res en via­je u otras apli­ca­cio­nes de mo­ni­to­ri­za­ción. Aquí el lec­tor dis­cul­pa­rá otra si­gla: LPWAN, re­des de área ex­ten­sa de ba­ja po­ten­cia, es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­das pa­ra es­te ti­po de co­nec­ti­vi­dad.

Es­te es el te­rreno en que se mue­ve Sig­fox, jo­ven em­pre­sa crea­da en Tou­lou­se en el 2011 por Lu­do­vic Le Moan. Ope­ra re­des LPWAN pro­pias en Fran­cia, Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos, y a tra­vés de so­cios en una trein­te­na de paí­ses, en­tre ellos Es­pa­ña. Úl­ti­ma­men­te ha lla­ma­do la aten­ción me­diá­ti­ca tras ce­rrar con éxi­to su quin­ta ron­da de fi­nan­cia­ción por 150 mi­llo­nes de dó­la­res. Se­gún di­jo su fun­da­dor a Di­ne­ro, el mon­to per­mi­ti­rá a la com­pa­ñía ex­ten­der­se a más paí­ses y fun­cio­nar sin apre­mios has­ta el mo­men­to de la sa­li­da a bol­sa que, es­pe­ra Le Moan, se­rá en el 2019.

El ac­cio­na­ria­do de Sig­fox in­clu­ye par­ti­ci­pa­cio­nes de Te­le­fó­ni­ca, SK Te­le­com y NTT DoCoMo, así como inversores es­tra­té­gi­cos como In­tel Ca­pi­tal, Sa­les­for­ce o Sam­sung, que en­tra­ron en al­gu­na de las su­ce­si­vas ron­das.

Des­de el prin­ci­pio de la con­ver­sa­ción, Le Moan re­cha­za con­tem­plar una ofer­ta de com­pra. Su me­ta, di­ce, es la sa­li­da a bol­sa. En­tre­tan­to, ten­drá que de­mos­trar a los inversores la via­bi­li­dad de su mo­de­lo de ne­go­cio. En la ac­tua­li­dad, Sig­fox co­nec­ta un to­tal de “en­tre 8 y 10 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos, a ra­zón de 1 dó­lar ca­da uno por año”, y el pun­to de in­fle­xión pa­ra una OPV exi­to­sa es­ta­ría en los 100 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos. O sea: un mí­ni­mo de 100 mi­llo­nes de dó­la­res de in­gre­sos anua­les.

Le Moan in­sis­te en que Sig­fox no se con­si­de­ra un ope­ra­dor de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, al me­nos no un ope­ra­dor al uso: “Cuan­do em­pe­za­mos, a mu­chos les pa­re­cía una idea alo­ca­da... pri­ma­ba la idea de que só­lo un ope­ra­dor gi­gan­te, como Oran­ge en Fran­cia, po­día al­can­zar la di­men­sión que se es­pe­ra­ba del in­ter­net de las co­sas”. Pe­ro, ma­cha­ca, pa­ra que el vo­lu­men sea lo bas­tan­te gran­de, hay que em­pe­zar por en­ten­der que un clien­te pue­de di­se­ñar su pro­pio dis­po­si­ti­vo, ha­cer­lo fa­bri­car en Chi­na y lue­go ne­ce­si­ta­rá quien le dé co­nec­ti­vi­dad. To­do ha de ser ex­tre­ma­da­men­te ba­ra­to, y es­te no es el pun­to de vis­ta de un ope­ra­dor”.

La red LPWAN ope­ra en ban­das no li­cen­cia­das del es­pec­tro –lo que aba­ra­ta el cos­te de las co­ne­xio­nes– y es­tá di­se­ña­da pa­ra so­por­tar un al­to vo­lu­men de men­sa­jes muy pe­que­ños, que se trans­mi­ten al bac­kend [ser­vi­dor] pa­ra ser ana­li­za­dos, por el clien­te o por un ter­ce­ro. El va­lor aña­di­do no es­tá en el hard­wa­re ni en la co­nec­ti­vi­dad –ex­pli­ca Le Moan– sino en los da­tos. Es­tos no son el ne­go­cio de Sig­fox, que en ese cam­po tie­ne acuer­dos con Sa­les­for­ce o Mi­cro­soft. “Pe­ro 100 mi­llo­nes de dó­la­res no es­tá na­da mal”; su mo­de­lo, por tan­to, con­sis­te en ha­cer cre­cer el nú­me­ro de sen­so­res co­nec­ta­dos y co­brar una ta­ri­fa por uni­dad.

Sig­fox no es­tá so­la, pe­ro Le Moan no te­me la com­pe­ten­cia. Las al­ter­na­ti­vas son Lo­Ra, una pla­ta­for­ma inalám­bri­ca que Le Moan des­ca­li­fi­ca como inexis­ten­te en el mun­do real, y por otra par­te NBIoT, va­rian­te de las re­des ce­lu­la­res con las que acep­ta la po­si­bi­li­dad de con­ver­gen­cia. Es­ta úl­ti­ma go­za de apo­yos en­tre la in­dus­tria y los ope­ra­do­res: Hua­wei y Vo­da­fo­ne han anun­cia­do pla­nes de des­plie­gues re­cien­te­men­te.

Fren­te a es­tos pro­yec­tos aje­nos, Le Moan ha­ce hin­ca­pié en que Sig­fox ya ope­ra una red de ban­da es­tre­cha en 100 ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos, que le con­fie­re “ac­ce- so po­ten­cial al 40% de su po­bla­ción”. En Fran­cia, tie­ne como clien­tes a la pe­tro­le­ra To­tal, ade­más de Ai­rLi­qui­de y En­gie (an­tes Suez). En Es­pa­ña, des­ta­ca Se­cu­ri­tas Di­rect, que ha in­te­gra­do Sig­fox en sus con­so­las de se­gu­ri­dad. El en­fo­que prio­ri­ta­rio de Sig­fox es el man­te­ni­mien­to pre­dic­ti­vo y el se­gui­mien­to de ac­ti­vos: “Nues­tro mé­ri­to es que sa­be­mos có­mo co­nec­tar las pe­que­ñas co­sas que se mue­ven”. La es­tra­te­gia tie­ne po­co mis­te­rio: di­ri­gir­se a mer­ca­dos verticales, como los me­di­do­res de agua o los con­tro­la­do­res re­mo­tos de ca­de­na de frío.

La ‘start-up’ del in­ter­net de las co­sas, pre­sen­te en 30 paí­ses, es­pe­ra­rá al 2019 pa­ra sa­lir a bol­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.