Es­tá im­po­si­ble

La Vanguardia - Dinero - - INPUT -

“Es­tá im­po­si­ble. Ha­bía una co­la in­men­sa de pa­re­jas jó­ve­nes como no­so­tros es­pe­ran­do vi­si­tar un pi­so con la esperanza de al­qui­lar unos 60 m2 por 1.100 eu­ros”. En los úl­ti­mos me­ses es­cu­cha­mos mu­chos tes­ti­mo­nios como el de Clau­dia. Y es ver­dad, los pre­cios de los al­qui­le­res es­tán cre­cien­do y mu­cho, es­pe­cial­men­te en Bar­ce­lo­na ciu­dad don­de el ín­di­ce Tec­no­ca­sa de al­qui­le­res en 2016 mues­tra una ta­sa de cre­ci­mien­to del 16,1% y los ín­di­ces de Idea­lis­ta y Fo­to­ca­sa pre­sen­tan va­lo­res si­mi­la­res (16,5% y 14,8% res­pec­ti­va­men­te).

Mu­chos son los mo­ti­vos. La cri­sis ha he­cho que se va­lo­re más el uso que la pro­pie­dad, es­pe­cial­men­te por­que la pro­pie­dad si­gue sien­do inac­ce­si­ble pa­ra una gran par­te de la po­bla­ción. El in­di­ca­dor pre­cio de la vi­vien­da res­pec­to a ren­ta de las fa­mi­lias, aun­que se ha re­du­ci­do du­ran­te la cri­sis de 8 a 6, si­gue es­tan­do le­jos de los ni­ve­les de equi­li­brio (en torno a 4). Así, la de­man­da de al­qui­ler ha au­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te sin que la ofer­ta lo ha­ya he­cho en la mis­ma pro­por­ción. Ade­más, te­ne­mos una au­sen­cia his­tó­ri­ca de al­qui­ler social. Fi­nal­men­te, el boom tu­rís­ti­co tie­ne como con­se­cuen­cia la pre­fe­ren­cia de mu­chos pro­pie­ta­rios por el al­qui­ler tu­rís­ti­co que ofre­ce ren­ta­bi­li­da­des por en­ci­ma del 10%. Lo que acre­cien­ta la es­ca­sez y ten­sio­na más los pre­cios.

Ha­ce po­cos días co­no­cía­mos la no­ti­cia de que la Con­se­lle­ria crea­rá un ín­di­ce de pre­cios de al­qui­ler (a par­tir de los 450.000 con­tra­tos de In­ca­sol) pa­ra con­tro­lar las subidas del al­qui­ler. De he­cho, una pro­pues­ta si­mi­lar se ha­bía plan­tea­do des­de el ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na. Te­ner da­tos de al­qui­le­res ofi­cia­les, y más si son los efec­ti­va­men­te con­tra­ta­dos, es siem­pre una bue­na idea. Los da­tos nos per­mi­ten diag­nos­ti­car. Pe­ro de­be­mos acer­tar el diag­nós­ti­co. Es un pro­ble­ma de ofer­ta. Se ne­ce­si­ta in­cen­ti­var la ofer­ta pri­va­da y crear un par­que im­por­tan­te de al­qui­ler social pú­bli­co.

El pro­ble­ma de po­ner li­mi­ta­cio­nes a los pre­cios es que crea más es­ca­sez (que es el pro­ble­ma de fon­do), pues los pro­pie­ta­rios de­ja­rán de te­ner in­cen­ti­vos a po­ner las vi­vien­das en al­qui­ler. Esos pro­pie­ta­rios des­via­rán sus re­cur­sos ha­cia otros sec­to­res o, in­clu­so, se pue­de in­cen­ti­var el mer­ca­do negro de al­qui­le­res don­de no ha­ya ba­rre­ras a los pre­cios (como el de los al­qui­le­res tu­rís­ti­cos ile­ga­les). Ha­brá tan­ta de­man­da que sen­ci­lla­men­te el pi­so se­rá ocu­pa­do por el pri­me­ro que lle­gue y pue­da pa­gar el pre­cio má­xi­mo per­mi­ti­do, ni el que más pa­ga ni el que más lo ne­ce­si­ta. El men­sa­je que dio el se­cre­ta­rio de Ha­bi­tat­ge en el fo­ro de Im­mos­co­pia fue esperanzador. Crear una in­fraes­truc­tu­ra de vi­vien­da social con ayu­das del Ins­ti­tu­tut Ca­ta­là de Fi­nan­ces pa­ra que los pro­mo­to­res ten­gan ren­ta­bi­li­da­des del 6% y los al­qui­le­res finales os­ci­len en­torno a los 300-400 eu­ros. Así sí es po­si­ble.

Cam­bios La cri­sis ha he­cho que se va­lo­re más el uso que la pro­pie­dad de la vi­vien­da, ya que es­ta es inac­ce­si­ble pa­ra mu­cha gen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.