El his­tó­ri­co azo­ta­dor de Sui­za pre­vé la “ago­nía” del sis­te­ma

Jean Zie­gler So­ció­lo­go y en­sa­yis­ta sui­zo, au­tor de ‘Ca­mi­nos de es­pe­ran­za’ Fue el pri­me­ro ha­ce cua­ren­ta años en de­nun­ciar los ex­ce­sos y la opa­ci­dad de la oli­gar­quía fi­nan­cie­ra hel­vé­ti­ca. Aho­ra apues­ta por se­guir lu­chan­do pa­ra un ca­pi­ta­lis­mo más hu­mano y se

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ro­lan­do Bal­cells

“Creo que es­te sis­te­ma de de­pre­da­do­res ha en­tra­do en su fa­se fi­nal. Pron­to es­ta­rá ago­ni­zan­do”

“Los ex­tran­je­ros ri­cos que si­guen ne­gán­do­se a re­gu­la­ri­zar es­tán con­de­na­dos a con­fiar en in­ter­me­dia­rios”

Cua­ren­ta años de lu­cha, sin des­can­so. Mu­chos hu­bie­ran ti­ra­do la toa­lla. Jean Zie­gler nun­ca re­nun­ció a su lu­cha “con­tra la oli­gar­quía fi­nan­cie­ra”, es­cu­da­da tras el se­cre­to ban­ca­rio. A pe­sar de que des­de el 1 de enero los ban­cos sui­zos re­co­gen to­dos los da­tos de sus clien­tes ex­tran­je­ros ri­cos, en­tre ellos mu­chos de es­pa­ño­les, pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra el in­ter­cam­bio au­to­má­ti­co de in­for­ma­ción que en­tra­rá en vi­gor en 2019. Es­ta vas­ta ope­ra­ción, que fir­ma en teo­ría la muer­te del se­cre­to ban­ca­rio, no afec­ta a los sui­zos que han ocul­ta­do el di­ne­ro de los im­pues­tos. A sus 82 años, el ber­nés no ba­ja la guar­dia.

Pa­ra ayu­dar en es­ta em­pre­sa –que co­men­zó en 1976 con la pu­bli­ca­ción de un li­bro de­nun­cia ( Una Sui­za por en­ci­ma de to­da sos­pe­cha) y ter­mi­nó con Che­mins d’es­pé­ran­ce (Ca­mi­nos de es­pe­ran­za)–, el in­quie­to so­ció­lo­go sui­zo ha necesitado de to­da su ener­gía. Ob­te­ni­da, en par­te, de la ex­tra­ña com­pli­ci­dad que siem­pre ha cul­ti­va­do con Er­nes­to Che Guevara. Así que an­tes de fo­to­gra­fiar­le en su bi­blio­te­ca, nos ad­vier­te: “¡Voy a por un cua­dro con una re­pro­duc­ción de la fo­to­gra­fía del Che!”. Y co­rrió a bus­car­lo.

El per­do­na­vi­das de los ban­cos sui­zos ali­men­ta un víncu­lo par­ti­cu­lar, ca­si mís­ti­co con el re­vo­lu­cio­na­rio ar­gen­tino. Le co­no­ció en mar­zo de 1964 en Gi­ne­bra, tres años an­tes de ser ase­si­na­do por mi­li­ta­res en las mon­ta­ñas de Bo­li­via. El Che, en­ton­ces res­pon­sa­ble de asun­tos eco­nó­mi­cos de Cu­ba, ha­bía vi­si­ta­do la ciu­dad sui­za pa­ra par­ti­ci­par en una con­fe­ren­cia so­bre el azú­car. Jean Zie­gler fue su chó­fer. Ad­mi­ran­do al hom­bre po­lí­ti­co, Zie­gler ex­pre­só su de­seo de par­ti­ci­par en la gue­rri­lla. “Pe­ro el Che no que­ría que me unie­ra a él en Cu­ba pa­ra la re­vo­lu­ción. Me con­si­de­ra­ba un pe­que­ño bur­gués inú­til. Cier­ta­men­te, su vi­sión era co­rrec­ta en aque­lla épo­ca, por lo que me di­jo que ya que es­ta­ba en Gi­ne­bra, en el co­ra­zón del mons­truo, te­nía que vi­vir y lu­char”, di­jo el es­cri­tor sui­zo des­de su ca­sa en Rus­sin, pue­blo 500 al­mas cer­ca de Gi­ne­bra.

Es en es­te edi­fi­cio, si­tua­do en­tre los vi­ñe­dos, don­de el sui­zo es­cri­be sus li­bros. Tam­bién ac­ce­dió a apa­re­cer en un do­cu­men­tal del rea­li­za­dor gi­ne­brino Ni­co­las Wa­di­moff. Las es­ce­nas más im­pac­tan­tes de la pe­lí­cu­la tie­nen lu­gar en Cu­ba. Mues­tran a un Zie­gler emo­cio­na­do, tras las huellas de su icono. En un mo- men­to da­do, el po­le­mis­ta en­tra des­pa­cio en una habitación don­de des­can­san par­te de los res­tos del Che. Se per­sig­na. Se que­da in­mó­vil. Lue­go se arro­di­lla an­te la ca­mi­lla uti­li­za­da pa­ra trans­por­tar el cuer­po del re­vo­lu­cio­na­rio ar­gen­tino. Des­cu­bre la san­gre se­ca. “La san­gre del Che ...”, suel­ta Zie­gler, co­mo un sa­cer­do­te ha­bría ha­bla­do de la san­gre de Cris­to.

Cu­ba le fas­ci­na: “La re­vo­lu­ción cu­ba­na ha de­mos­tra­do que la po­bre­za po­dría ser abo­li­da. El 6 de enero de 1959, fies­ta de la Epi­fa­nía, 482 so­bre­vi­vien­tes de la gue­rri­lla lle­gan a La Ha­ba­na y eli­mi­nan uno de los re­gí­me­nes más te­rri­bles en el mun­do. Un ré­gi­men co­rrup­to, ra­cis­ta, gan­gre­na­do por la ma­fia. La en­car­na­ción de los peo­res fla­ge­los que pe­san so­bre los paí­ses del ter­cer mun­do”.

Pe­ro ¿qué pien­sa de la es­ca­sez, de las ca­lles y los edi­fi­cios en mal es­ta­do, de las li­mi­ta­cio­nes a la li­ber­tad de la pren­sa, de los cu­po­nes de ra­cio­na­mien­to? “El ni­vel de sub­sis­ten­cia es­tá ase­gu­ra­do. Los cu­ba­nos pue­den com­prar a pre­cios muy ba­jos, con sus car­ti­llas, ar­tícu­los de pri­me­ra ne­ce­si­dad co­mo el acei­te, la sé­mo­la, el azú­car. En Cu­ba, las per­so­nas es­tán bien for­ma­das. Sus mé­di­cos y per­so­nal de hos­pi­ta­les son for­mi­da­bles”. Jean Zie­gler re­gre­sa a su brío ha­bi­tual, que pue­de mo­les­tar. Pe­ro no le fal­ta hu­mor cuan­do se acer­ca de nue­vo al sis­te­ma de sa­lud cu­bano: “Des­cu­brí que he re­ci­bi­do una trans­fu­sión de san­gre en un hos­pi­tal ex­ce­len­te. Ten­go san­gre cu­ba­na, de no sé quién. ¡Es­pe­ro que per­te­nez­ca a un ex­gue­rri­lle­ro y no a un abu­rri­do bu­ró­cra­ta!”.

Co­mo el do­cu­men­tal, el úl­ti­mo li­bro de Jean Zie­gler os­ci­la en­tre dis­cur­sos po­lí­ti­cos y los pa­sa­jes

más ín­ti­mos. Evo­ca am­plia­men­te sus ba­ta­llas (“ga­na­das y, a ve­ces, per­di­das”), pe­ro tam­bién se cen­tra en el sig­ni­fi­ca­do de la vi­da y, por tan­to, de la muer­te. Cua­ren­ta años atrás, en otro li­bro de cul­to, re­ve­ló ya una per­so­na­li­dad com­ple­ja, tor­tu­ra­da, im­pul­sa­da

por su in­dig­na­ción ( Los vi­vos y la muer­te).

En Ca­mi­nos de es­pe­ran­za, el es­cri­tor y po­lí­ti­co sui­zo ha­bla de los úl­ti­mos 25 años de su vi­da, mar­ca­da por sus tra­ba­jos en la ONU. Pe­ro en la no­che de su vi­da, pa­re­ce re­vi­vir un cues­tio­na­mien­to más es­pi­ri­tual. “Se­ñor Zie­gler, es us­ted un cre­yen­te?”, le pre­gun­té. “Soy un bol­che­vi­que que cree en Dios”, de­cla­ró. “Soy bol­che­vi­que por­que par­ti­ci­po, jun­to a otros mi­les de per­so­nas, de la lu­cha de cla­ses con­tra la oli­gar­quía del ca­pi­ta­lis­mo fi­nan­cie­ro glo­ba­li­za­do, que ha crea­do una ti­ra­nía en es­te pla­ne­ta, don­de ca­da cin­co se­gun­dos un ni­ño mue­re de ham­bre”.

Y es­to no lo acep­ta. Mo­les­to con­si­go mis­mo por no ha­ber co­gi­do el fu­sil en las mon­ta­ñas cu­ba­nas, Zie­gler se con­vir­tió en un es­cri­tor com­pro­me­ti­do “en nom­bre de la reac­ti­va­ción de una ONU mo­ri­bun­da, mi úl­ti­mo li­bro pre­ten­de ar­mar a los hom­bres y mu­je­res de bue­na vo­lun­tad”. Y en es­ta nue­va ba­ta­lla, Jean Zie­gler ha en­con­tra­do un alia­do ines­pe­ra­do en la per­so­na del “ex­tra­or­di­na­rio” pa­pa Fran­cis­co. Al so­ció­lo­go le im­pre­sio­nó es­ta pro­nun­cia­da por el Pon­tí­fi­ce: “Los ex­clui­dos no son los ex­plo­ta­dos, son los re­si­duos”.

De­fi­nir­se co­mo bol­che­vi­que y cre­yen­te, ad­mi­rar al Che Guevara y ci­tar al pa­pa Fran­cis­co es bas­tan­te ex­tra­ño. An­te es­ta ob­ser­va­ción, el sui­zo son­rió: “Sí, pe­ro yo soy mar­xis­ta en mis de­ci­sio­nes diarias, po­lí­ti­cas, ayer en la uni­ver­si­dad o co­mo par­la­men­ta­rio, y hoy co­mo par­te de mi man­da­to de la ONU. Prac­ti­co la in­te­gra­ción sub­ver­si­va en me­mo­ria del Che. Mi es­tra­te­gia siem­pre ha si­do la uti­li­za­ción de las ins­ti­tu­cio­nes e in­ten­tar sub­ver­tir­las pa­ra tra­tar de de­bi­li­tar el ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je. Sin em­bar­go, creo que es­te sis­te­ma de de­pre­da­do­res ha en­tra­do en su fa­se fi­nal. Pron­to es­ta­rá ago­ni­zan­do”, re­ma­ta.

En reali­dad, na­die sa­be si el “ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je” es­tá en fa­se agó­ni­ca. En cam­bio, el se­cre­to ban­ca­rio en el que Sui­za ha cons­trui­do par­te de su pros­pe­ri­dad, es­tá muer­to. Los po­cos ex­tran­je­ros ri­cos si­guen ne­gán­do­se a re­gu­la­ri­zar sus cuen­tas con las au­to­ri­da­des fis­ca­les es­tán con­de­na­dos a con­fiar sus fon­dos a in­ter­me­dia­rios sin Dios ni ley. Por su cuen­ta y ries­go.

En cuan­to a Jean Zie­gler, que con­ti­núa su lu­cha, a su ma­ne­ra, aho­ra va in­cor­po­ran­do ca­da vez más en su pro­sa ele­men­tos es­pi­ri­tua­les. Iró­ni­ca­men­te, uno de sus ve­ci­nos es un po­de­ro­so ban­que­ro pri­va­do de Gi­ne­bra. Co­mo si, jun­to con su re­la­ción con el Che, otro mano a mano, ca­si in­fer­nal, co­nec­ta­ra, en otro mano a mano, al ex­pro­fe­sor de So­cio­lo­gía con sus an­ti­guos enemi­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.