Oran­ge: la in­no­va­ción es una fun­ción com­pe­ti­ti­va

In­ter­net de las co­sas y ban­ca mó­vil son los dos hi­tos del año pa­ra el ope­ra­dor, que bus­ca ir más allá de la te­le­fo­nía

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Gallego

Si hu­bie­ra que es­co­ger una ti­po­lo­gía de em­pre­sas que es­tán obli­ga­das a in­no­var pa­ra so­bre­vi­vir, pro­ba­ble­men­te se­rían los ope­ra­do­res de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. He aquí la pre­mi­sa de la con­ver­sa­ción que Di­ne­ro ha man­te­ni­do con Ma­ri-Nöe­lle Jé­go-La­veis­sié­re, di­rec­to­ra de in­no­va­ción del Gru­po Oran­ge des­de el 2011 y miem­bro de su co­mi­té eje­cu­ti­vo. Oran­ge, lí­der en su país, es un ope­ra­dor con am­bi­cio­nes glo­ba­les, cu­ya pre­sen­cia se ex­tien­de por Eu­ro­pa, Áfri­ca y Orien­te Me­dio. Es­pa­ña es su se­gun­do mer­ca­do en im­por­tan­cia des­pués de Fran­cia.

La in­no­va­ción –pre­ci­sa Jé­go-La­veis­sié­re– es pa­ra Oran­ge una fun­ción de na­tu­ra­le­za com­pe­ti­ti­va. “So­bre el te­rreno, en ca­da país, los ope­ra­do­res com­pe­ti­mos unos con otros; en Fran­cia con SFR o Free, en Es­pa­ña con Te­le­fó­ni­ca o Vo­da­fo­ne. En la ca­de­na de va­lor glo­bal, te­ne­mos po­si­cio­nes si­mi­la­res en la com­pe­ti­ción con otros ac­to­res, ca­da vez más in­flu­yen­tes en las ad­ya­cen­cias del sec­tor”. Es­ta do­ble vi­sión (lo­cal y glo­bal) no es fá­cil de ges­tio­nar, por­que los ac­to­res a los que se re­fie­re [en alu­sión a Ap­ple, Goo­gle o Fa­ce­book] han al­can­za­do una di­men­sión que de­ja pe­que­ño a cual­quier ope­ra­dor eu­ro­peo. Así, la in­no­va­ción pue­de ver­se co­mo un ins­tru­men­to de­fen­si­vo, pe­ro sin ex­cluir el coope­rar con los com­pe­ti­do­res en cier­tas ma­te­rias.

La en­tre­vis­ta­da des­gra­na los dos gran­des ejes de la in­no­va­ción a su car­go. “En pri­mer lu­gar es­tá nues­tro ofi­cio his­tó­ri­co [...] de­be­mos apor­tar va­lor aña­di­do a nues­tros clien­tes en aque­llo que de­man­dan de un ope­ra­dor: por ejem­plo, he­mos tra­ba­ja­do en el desa­rro­llo de nue­vas pla­ta­for­mas de men­sa­je­ría y de voz, dos ser­vi­cios con­ven­cio­na­les en los que aún se pue­de ha­cer mu­cho por trans­for­mar­los; el otro eje es la co­nec­ti­vi­dad y la se­gu­ri­dad en el ho­gar, pa­ra dar pa­so a nue­vos ser­vi­cios y por tan­to nue­vos ne­go­cios”. Al­gu­nos fru­tos de esos tra­ba­jos se po­drán ver den­tro de una se­ma­na en el Mo­bi­le World Con­gress de Bar­ce­lo­na.

Hay otras áreas cla­ve en la di­ver­si­fi­ca­ción de es­te ope­ra­dor his­tó­ri­co: la in­ter­net de las co­sas (IoT por su si­gla en in­glés) y la ban­ca. “Se­rán dos de los hi­tos del 2017, es­toy con­ven­ci­da”. Se ex­pla­ya al res­pec­to: a los ope­ra- do­res les que­da mu­cho por ofre­cer en la in­ter­net de las co­sas, que ape­nas es­tá des­pun­tan­do co­mo mer­ca­do. Tan­to en su ver­tien­te B2B [ bu­si­ness-to-bu­si­ness] apli­ca­da a los pro­ce­sos in­dus­tria­les, co­mo en la de B2C [ bu­si­ness-to-con­su­mer], me­nos ma­du­ra a su jui­cio. “El in­te­rro­gan­te es en qué mo­men­to del mer­ca­do pa­sa­rá de las co­sas a una ló­gi­ca de ser­vi­cio; es­te es un uni­ver­so que aho­ra mis­mo só­lo po­de­mos en­tre­ver [...] Co­mo es im­pen­sa­ble que un so­lo agen­te pue­da cu­brir to­das las ne­ce­si­da­des de los usua­rios, la in­no­va- ción de Oran­ge se cen­tra en la con­cep­ción de pla­ta­for­mas abier­tas, que pue­dan ser com­par­ti­das con otros ope­ra­do­res y des­de lue­go con la in­dus­tria”.

La men­ción de la ban­ca co­mo otro do­mi­nio de di­ver­si­fi­ca­ción es de gran ca­la­do. La ma­ña­na de la en­tre­vis­ta, Ma­ri-Nöe­lle Jé­go La­veis­sié­re só­lo po­día ser ex­plí­ci­ta en cuan­to a la ex­pe­rien­cia en Áfri­ca con el me­dio de pa­go Oran­ge Mo­ney. Unos días des­pués, Stép­ha­ne Ri­chard, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo del gru­po, con­fir­ma­ba en un fo­ro en Pa­rís el lan­za­mien­to pró­xi­mo de Oran­ge Bank, una en­ti­dad ban­ca­ria mó­vil fran­ce­sa, cu­yo pre­ce­den­te es la com­pra del 65% de la fi­nan­cie­ra Grou­pa­ma.

La res­pon­sa­bi­li­dad de Jé­go La­veis­sié­re in­clu­ye una ho­ja de ru­ta de an­ti­ci­pa­ción, que es de­fi­ni­da en co­mún con las fi­lia­les del gru­po en ca­da mer­ca­do. Es­tas fi­jan sus prio­ri­da­des, pe­ro el gru­po so­por­ta la in­ver­sión, una táctica que, se­gún ella, “evi­ta que el cor­to­pla­cis­mo con­di­cio­ne las ini­cia­ti­vas in­no­va­do­ras”.

Se ha­bló tam­bién de la es­tra­te­gia de Oran­ge en re­la­ción con las start-ups. Más de 200 em­pre­sas jó­ve­nes ad­hie­ren a dos pro­gra­mas en mar­cha ba­jo las de­no­mi­na­cio­nes Oran­ge Di­gi­tal Ven­tu­re y Oran­ge Fab: el pri­me­ro si­gue un mo­de­lo de capital ries­go, el se­gun­do ofre­ce acom­pa­ña­mien­to y so­por­te a start-up en on­ce paí­ses, en­tre ellos Es­pa­ña.

La con­ver­sa­ción se ce­rró con una pre­gun­ta pre­vi­si­ble: ¿la in­no­va­ción ha de ser dis­rup­ti­va o evo­lu­ti­va? El cro­nis­ta pu­do ha­ber ima­gi­na­do la res­pues­ta: “Am­bas co­sas [...] En oca­sio­nes, es acon­se­ja­ble ser dis­rup­ti­vos y lo me­jor es em­pe­zar de ce­ro, ya sea so­los o en com­pa­ñía de otros; pe­ro la ma­yor par­te de las ve­ces la in­no­va­ción es in­cre­men­tal, lo que tie­ne la ven­ta­ja de que sus re­sul­ta­dos son com­pa­ra­bles y fa­ci­li­ta in­tro­du­cir cam­bios en los mé­to­dos y pro­ce­sos, en la or­ga­ni­za­ción”.

La com­pa­ñía ha anun­cia­do el lan­za­mien­to de Oran­ge Bank, una en­ti­dad ban­ca­ria mó­vil

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.