Tres ex­pe­rien­cias pa­ra que nues­tros hi­jos ten­gan tra­ba­jo

Sin­ga­pur, Fin­lan­dia, Ale­ma­nia y Sue­cia im­ple­men­tan ini­cia­ti­vas que mar­can el ca­mino de la for­ma­ción

La Vanguardia - Dinero - - EM­PLEO -

============ Só­lo quie­nes re­ci­ban la for­ma­ción ade­cua­da po­drán tran­si­tar con éxi­to por el nue­vo mun­do

============ El pro­gra­ma Skill­sFu­tu­re ofre­ce un cré­di­to ini­cial de 500 eu­ros a los ma­yo­res de 25 años pa­ra in­ver­tir en cur­sos

Luis Ji­mé­nez

En una épo­ca en que la in­no­va­ción es­tá ge­ne­ran­do un enor­me cam­bio pro­duc­ti­vo, que se ace­le­ra­rá cuan­do la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se desa­rro­lle ple­na­men­te, la idea de que lle­gan tiem­pos com­ple­jos pa­ra el em­pleo ha pe­ne­tra­do de ma­ne­ra pro­fun­da en la so­cie­dad y es­tá ge­ne­ran­do mu­cha in­cer­ti­dum­bre. Los op­ti­mis­tas de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial in­sis­ten en que es­tas inevi­ta­bles trans­for­ma­cio­nes pro­du­ci­rán nue­vos tra­ba­jos que ven­drán a sus­ti­tuir a los que se pier­dan, pe­ro tam­bién avi­san de que só­lo quie­nes re­ci­ban la for­ma­ción ade­cua­da po­drán tran­si­tar con éxi­to por el nue­vo mun­do.

El re­to, por tan­to, con­sis­te en ade­cuar la edu­ca­ción ac­tual, pen­sa­da pa­ra un con­tex­to muy di­fe­ren­te, a las ne­ce­si­da­des del fu­tu­ro. Se­gún el li­bro blan­co Rea­li­zing

Hu­man Po­ten­tial in the Fourth In­dus­trial Re­vo­lu­tion. An Agen­da for Lea­ders to Sha­pe the Fu­tu­re of Edu

ca­tion, Gen­der and Work, pu­bli­ca­do por el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial (FEM), los mo­de­los pre­sen­tes, que se ba­san en los que se uti­li­za­ban ha­ce un si­glo, son in­su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer fren­te a ese re­to.

For­ma­ción con­ti­nua

Los nue­vos tra­ba­jos re­que­ri­rán de ha­bi­li­da­des ca­da vez ma­yo­res en el te­rreno ma­te­má­ti­co y en el lin­güís­ti­co, así co­mo en la al­fa­be­ti­za­ción tec­no­ló­gi­ca. Pe­ro ade­más de los con­te­ni­dos, se­rá esen­cial que los sis­te­mas edu­ca­ti­vos desa­rro­llen la ca­pa­ci­dad de es­ta­ble­cer co­ne­xio­nes en­tre di­ver­sas dis­ci­pli­nas, y to­das aque­llas ha­bi­li­da­des re­la­cio­na­das con la re­so­lu­ción de pro­ble­mas, el pen­sa­mien­to crí­ti­co, la em­pa­tía, la ges­tión de pro­yec­tos y la crea­ti­vi­dad. Los pla­nes de es­tu­dio, ase­gu­ra el Fo­ro, de­be­rán ac­tua­li­zar­se per­ma­nen­te­men­te a par­tir de las pers­pec­ti­vas y pre­dic­cio­nes so­bre la evo­lu­ción de la mano de obra lo­cal y glo­bal, re­vi­sar­se con apor­tes de to­das las par­tes in­tere­sa­das, in­clui­das las em­pre­sas, y ase­gu­rar que los es­tu­dian­tes ten­drán la po­si­bi­li­dad de se­guir apren­dien­do de por vi­da.

Aun­que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo del fu­tu­ro es­té por di­se­ñar­se, hay tres ex­pe­rien­cias re­cien­tes, se­ña­la el FEM, que mar­can el ca­mino.

Sin­ga­pur

Skill­sFu­tu­re, una ini­cia­ti­va del mi­nis­te­rio de tra­ba­jo de Sin­ga­pur, es una de ellas. Su ob­je­ti­vo es ca­pa­ci­tar a la po­bla­ción pa­ra que se con­vier­ta en una fuer­za al­ta­men­te com­pe­ti­ti­va en un en­torno en el que los tra­ba­jos ac­tua­les pue­den no ser de­man­da­dos en ab­so­lu­to en el fu­tu­ro. Skill­sFu­tu­re, que es­tá di­ri­gi­do por el vi­ce­pri­mer mi­nis­tro de Sin­ga­pur, cuen­ta con un sis­te­ma de ayu­das que per­mi­te que ca­da per­so­na ma­yor de 25 años re­ci­ba un cré­di­to ini­cial de 500 dó­la­res, que no ca­du­ca, con el ob­je­to de que sea usa­do en los cur­sos ofer­ta­dos por el go­bierno. No se en­fo­ca só­lo a per­so­nas inac­ti­vas, sino que abar­ca a to­da la fuer­za pro­duc­ti­va.

Sin­ga­pur in­ver­ti­rá más­de1.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les en­tre 2015 y 2020 en es­ta ini­cia­ti­va. Ade­más, ha es­ta­ble­ci­do un ga­lar­dón, el Skills Fu­tu­re Study Award, que pre­mia­rá a quie­nes desa­rro­llen ha­bi­li­da­des es­pe­cí­fi­cas en las in­dus­trias en au­ge, y más de 100 be­cas anua­les a em­plea­dos de al­to ren­di­mien­to que pre­ten­dan se­guir me­jo­ran­do sus ca­pa­ci­da­des.

Fin­lan­dia

El se­gun­do país re­se­ña­do en el li­bro blan­co es Fin­lan­dia, cu­yo sis­te­ma edu­ca­ti­vo es con­si­de­ra­do co­mo uno de los me­jo­res del mun­do. Su mo­de­lo se ba­sa en con­ce­der la ma­yor im­por­tan­cia a la for­ma­ción del pro­fe­so­ra­do, cu­ya pro­fe­sión es con­si­de­ra­da de éli­te y a la que só­lo ac­ce­den los es­tu­dian­tes con me­jor ex­pe­dien­te aca­dé­mi­co; en un nue­vo en­fo­que de los cu­rrícu­los, con ac­tua­li­za­cio­nes re­gu­la­res; y en ni­ve­les uni­for­mes de ca­li­dad en las es­cue­las.

En las au­las, en lu­gar de es­tu­diar un te­ma­rio de­ter­mi­na­do, se apues­ta por ana­li­zar te­mas muy di­ver­sos des­de un en­fo­que mul­ti­dis­ci­pli­nar, pri­vi­le­gian­do la re­fle­xión, el aná­li­sis y la in­ter­re­la­ción. Ade­más, al­gu­nas de sus es­cue­las cuen­tan con au­to­eva­lua­cio­nes y eva­lua­cio­nes rea­li­za­das por pa­res cu­ya fi­na­li­dad es ge­ne­rar una re­tro­ali­men­ta­ción po­si­ti­va.

Ale­ma­nia y Sui­za

Ale­ma­nia y Sui­za com­par­ten la ter­ce­ra ex­pe­rien­cia de éxi­to, que bus­ca que los em­plea­dos desa­rro­llen sus ha­bi­li­da­des en un en­torno emi­nen­te­men­te prác­ti­co, com­pa­gi­nan­do au­la y apren­di­za­je en em­pre­sas. En Ale­ma­nia la Ley de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal es­ta­ble­ce que to­dos los años ha­brá 500.000 con­tra­tos de for­ma­ción en em­pre­sas, lo que obli­ga a los es­tu­dian­tes a pa­sar tres o cua­tro días a la se­ma­na en una fir­ma en la que apren­de­rán los co­no­ci­mien­to pre­ci­sos, pe­ro tam­bién há­bi­tos de tra­ba­jo, y se acos­tum­bra­rán en in­te­grar­se en la cul­tu­ra de em­pre­sa. Es­te pe­rio­do du­ra en­tre 2 y 3 años y los alum­nos son re­mu­ne­ra­dos por su tiem­po.

El sis­te­ma sui­zo si­gue un mé­to­do si­mi­lar, que com­pa­gi­na la for­ma­ción en el au­la con el tra­ba­jo en em­pre­sas du­ran­te los 3 o 4 años que du­ra el apren­di­za­je, pe­rio­do tam­bién re­mu­ne­ra­do. Los alum­nos, des­pués de ti­tu­lar­se, pue­den se­guir for­mán­do­se a tra­vés del in­gre­so en la uni­ver­si­dad, puer­ta que su ti­tu­la­ción les abre, o bien a tra­vés de una am­plia ga­ma de cur­sos que les per­mi­ten se­guir ad­qui­rien­do co­no­ci­mien­tos a lo lar­go de su vi­da.

El sis­te­ma sui­zo es una so­cie­dad pú­bli­co-pri­va­da: las or­ga­ni­za­cio­nes pro­fe­sio­na­les, los can­to­nes y el go­bierno fe­de­ral tra­ba­jan con­jun­ta­men­te pa­ra de­fi­nir pla­nes de es­tu­dios y es­ta­ble­cer las prio­ri­da­des que de­ben se­guir.

MI­CHAL KNIT / SHUT­TERS­TOCK

En las au­las fin­lan­de­sas, en lu­gar de es­tu­diar un te­ma­rio de­ter­mi­na­do, se apues­ta por ana­li­zar los te­mas des­de un en­fo­que mul­ti­dis­ci­pli­nar y po­ten­cian­do así la re­fle­xión y el aná­li­sis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.