Ex­qui­si­ta mirada a los 70

De es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta, la nue­va Triumph Street Cup mez­cla con­cep­tos re­tro y con­tem­po­rá­neos

La Vanguardia - Dinero - - MOTO - Jor­ge B. Pont

No ha­ce más de un par de años, en nues­tras ciu­da­des apa­re­cie­ron dos fenómenos so­cia­les que des­de en­ton­ces han­mar­ca­do­mo­da: los hips­ters y las mo­tos street ra­cer. Es­tas úl­ti­mas, en otros paí­ses co­mo Gran Bre­ta­ña y Fran­cia, re­ci­bie­ron tam­bién el nom­bre de ca­fé ra­cer. De he­cho, no eran otra co­sa que mo­tos re­cu­pe­ra­das de los 70 y 80 a las que se les des­po­seía de sus plás­ti­cos, se les acor­ta­ban los es­ca­pes, se les acor­ta­ban los si­lli­nes y se les mon­ta­ban ma­ni­lla­res pla­nos, al­tos o muy ba­jos; y to­do ello pa­ra po­der acre­di­tar una mo­to­ci­cle­ta úni­ca en su gé­ne­ro y muy per­so­nal en su ima­gen.

Triumph, apro­ve­chan­do el mag­ní­fi­co mo­tor de 900cc de la Bon­ne­vi­lle, y el cha­sis de su otro mo­de­lo fe­ti­che, Th­rux­ton, dis­po­ne ya en su red co­mer­cial de un mo­de­lo ex­qui­si­to: la Street Cup, mo­to que re­fle­ja que la mo­da ra­cer tie­ne un hue­co im­por­tan­te en el mer­ca­do.

Po­de­mos pen­sar que es una mo­to ur­ba­na y, de he­cho, lo es. Pe­ro tam­bién es cier­to que sus 900 cc, sus 55 ca­ba­llos de po­ten­cia y su ge­ne­ro­so par mo­tor la ha­bi­li­tan pa­ra un uso mu­cho más ex­ten­so. De es­te mo­do, re­sul­ta una mo­to ideal in­clu­so pa­ra los más neó­fi­tos, gra­cias a un cha­sis no­ble y a to­das las ayu­das elec­tró­ni­cas que in­clu­ye. Así, la Street Cup pue­de com­bi­nar sin pro­ble­mas un uso ur­bano con una uti­li­za­ción al­go más de­por­ti­va, co­mo son esas ape­te­ci­bles sa­li­das de fin de se­ma­na.

Ex­te­rior­men­te, la Street Cup es una mo­to­ci­cle­ta mi­ni­ma­lis­ta. Ca­re­ce de plás­ti­cos y ca­re­na­dos y tan so­lo so­bre el fa­ro, y cum­plien­do cier­ta ta­rea ae­ro­di­ná­mi­ca, nos en­con­tra­mos con una pla­ca que es­con­de los dos re­lo­jes mon­ta­dos so­bre la ti­ja con so­por­tes de alu­mi­nio. Co­mo tie­ne que ser.

El de­pó­si­to de com­bus­ti­ble, con el in­con­fun­di­ble se­llo Triumph, ter­mi­na don­de em­pie­za un si­llín que, en prin­ci­pio, es ap­to pa­ra dos pa­sa­je­ros. La par­te fi­nal del si­llín se in­tro­du­ce en un co­lín de­co­ra­do con los mis­mos co­lo­res de la pla­ca de­lan­te­ra y del de­pó­si­to. No hay más ele­men­tos plás­ti­cos en to­da la mo­to. La hor­qui­lla de­lan­te­ra pin­ta­da en ne­gro ma­te y los es­ca­pes con si­len­cia­do­res –tam­bién ter­mi­na­dos en co­lor ne­gro ma­te– son los úni­cos de­ta­lles que lla­man la aten­ción.

El res­to es pu­ro cha­sis y mo­tor: ese bi­ci­lín­dri­co de 900cc pro­ce­den­te de la Bon­ne­vi­lle que apor­ta una so­no­ri­dad muy par­ti­cu­lar cuan­do po­ne­mos el mo­tor en mar­cha. Pe­se a que es­te es­ti­lo re­tro nos ha­ce re­tro­ce­der a la dé­ca­da de los se­ten­ta u ochen­ta, hay que de­cir que la Street Cup dis­po­ne de to­dos los avan­ces elec­tró­ni­cos que fa­ci­li­tan, y mu­cho, su con­duc­ción. Em­bra­gue asis­ti­do, que le da una sen­si­bi­li­dad muy es­pe­cial cuan­do lo ma­ni­pu­la­mos; ace­le­ra­dor elec­tró­ni­co que per­mi­te un tac­to del pu­ño de gas per­fec­to; con­trol de trac­ción y ABS en su sis­te­ma de fre­na­do. Tec­no­lo­gía que la Street Cup dis­po­ne de se­rie y que, una vez mon­ta­dos en ella, no pa­sa des­aper­ci­bi­da.

Tec­no­lo­gia

Tie­ne ABS, ace­le­ra­dor elec­tró­ni­co y con­trol de trac­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.