Eco­no­mía cir­cu­lar

Los años de cri­sis de­mues­tran que es po­si­ble ha­cer más con me­nos

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez

En­tre el 2008 y el 2012, la pro­duc­ti­vi­dad de la eco­no­mía cre­ció un 85% y el con­su­mo de ma­te­ria­les, un 50%

La apli­ca­ción de to­da la nor­ma­ti­va vi­gen­te en ma­te­ria de re­si­duos crea­ría más de 52.000 em­pleos en Es­pa­ña

La cri­sis eco­nó­mi­ca ha si­do un du­ro gol­pe pa­ra el país, pe­ro no to­do ha si­do pa­ra mal. Pa­ra so­bre­vi­vir, mu­chas em­pre­sas se han vis­to obli­ga­das a im­ple­men­tar cier­tos cam­bios en los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos y con­sun­ti­vos con el ob­je­ti­vo de ha­cer­las más efi­cien­tes. Es lo que lla­na­men­te se co­no­ce co­mo ha­cer más con me­nos.

El con­su­mo de ma­te­ria­les se ha re­du­ci­do ca­si un 50% en­tre los años 2008 y el 2012, los más du­ros de la cri­sis. En es­te mis­mo pe­rio­do de tiem­po, la pro­duc­ti­vi­dad ha cre­ci­do un 85%, mien­tras que la in­ten­si­dad por PIB (re­la­ción en­tre el con­su­mo de pro­duc­tos, ex­pre­sa­do en to­ne­la­das y el PIB en eu­ros) ha des­cen­di­do un 46% y, por ha­bi­tan­te, tam­bién ca­si un 50%. Por otro la­do, en el pe­rio­do 2000-2013, la in­ten­si­dad ener­gé­ti­ca ha dis­mi­nui­do en un 20%.

Es­tos da­tos han si­do re­co­gi­dos en el pri­mer in­for­me que abor­da la si­tua­ción de la eco­no­mía cir­cu­lar en Es­pa­ña, rea­li­za­do por la Fun­da­ción Co­tec pa­ra la In­no­va­ción con la co­la­bo­ra­ción de la Cá­te­dra Unesco de Sos­te­ni­bi­li­dad de la Uni­ver­si­tat Po­li­tèc­ni­ca de Ca­ta­lun­ya, la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal Re­ci­clar Ciu­dad y la Aso­cia­ción pa­ra la Sos­te­ni­bi­li­dad y el Pro­gre­so de las So­cie­da­des.

La cri­sis “trun­có un mo­de­lo de pro­duc­ción y eco­nó­mi­co po­co efi­cien­te en el uso de ma­te­ria­les y ener­gía”, ex­pli­ca el di­rec­tor ge­ne­ral de Co­tec Es­pa­ña, Jor­ge Ba­rre­ro. En su opi­nión, lo im­por­tan­te es que en es­ta épo­ca de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca no se vuel­va al “vie­jo mo­de­lo”, sino que sea una “opor­tu­ni­dad pa­ra pro­du­cir y con­su­mir de for­ma dis­tin­ta”.

Ba­rre­ro se re­fie­re a la tran­si­ción de un mo­de­lo eco­nó­mi­co li­neal –ba­sa­do en la ex­trac­ción, fa­bri­ca­ción, uti­li­za­ción y eli­mi­na­ción– ha­cia uno cir­cu­lar –en el que se mi­ni­mi­ce la ex­trac­ción de re­cur­sos y la ge­ne­ra­ción de re­si­duos–. Es­te nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co tie­ne gran­des be­ne­fi­cios, se­gún Co­tec, ya que in­cre­men­ta su pro­pia com­pe­ti­ti­vi­dad y sos­te­ni­bi­li­dad cons­tru­yen­do “un sis­te­ma eco­nó­mi­co más re­si­lien­te y adap­ta­ble a la es­ca­sez de ma­te­rias pri­mas y re­cur­sos ener­gé­ti­cos, así co­mo pre­vien­do la vo­la­ti­li­dad fi­nan­cie­ra y pro­pul­san­do la in­no­va­ción y efi­cien­cia em­pre­sa­rial, he­chos que cam­bia­rán, de ma­ne­ra ra­di­cal, los pa­tro­nes de pro­duc­ción y con­su­mo”.

“La tran­si­ción ha­cia una eco­no­mía cir­cu­lar no só­lo es ne­ce­sa­ria pa­ra aca­bar con las ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas del sis­te­ma pro­duc­ti­vo ac­tual sino que tam­bién es una opor­tu­ni­dad pa­ra que de­ter­mi­na­dos ne­go­cios pue­dan se­guir sien­do via­bles a lar­go pla­zo y pa­ra que se creen nue­vas em­pre­sas y pues­tos de tra­ba­jo”, se­ña­la Ni­co­la To­llin, coau­tor del es­tu­dio La si­tua­ción y eva­lua­ción de la eco­no­mía cir­cu­lar en Es­pa­ña. Se­gún cálcu­los de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, re­co­gi­dos en el in­for­me, la apli­ca­ción de to­da la nor­ma­ti­va vi­gen­te en ma­te­ria de re­si­duos crea­ría más de 52.000 em­pleos en Es­pa­ña. Una ci­fra que To­llin ta­cha de “con­ser­va­do­ra”.

Par­te de los avan­ces re­gis­tra- dos en ma­te­ria de pro­duc­ti­vi­dad, con­su­mo de re­cur­sos e in­ten­si­dad por PIB y ener­gé­ti­ca se de­ben a “la caí­da de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de­bi­do a la cri­sis”, re­co­no­ce el coau­tor del in­for­me. Sin em­bar­go, otra par­te es “por­que se es­tán ha­cien­do las co­sas bien”, aun­que no en to­das par­tes por igual. “Ca­ta­lun­ya, Ma­drid y el País Vas­co son las tres co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas más avan­za­das en ma­te­ria de eco­no­mía sos­te­ni­ble”, ex­pli­ca To­llin. Tam­po­co se es­tán re­gis­tran­do me­jo­ras en to­dos los cam­pos. Es­pa­ña sus­pen­de en ges­tión de re­si­duos. En el pe­rio­do 2000-2013, la ge­ne­ra­ción de re­si­duos ur­ba­nos dis­mi­nu­yó en un 32%, si­tuán­do­se por de­ba­jo de la me­dia de la Unión Eu­ro­pea. Sin em­bar­go, el por­cen­ta­je de es­tos re­si­duos cu­yo des­tino fi­nal son los ver­te­de­ros es muy su­pe­rior a la me­dia de la UE –un 60% en Es­pa­ña fren­te al 30% del con­jun­to de paí­ses eu­ro­peos–.

La es­ca­sez de re­cur­sos pro­pios, los pro­ble­mas y los cos­tes aso­cia­dos a la ges­tión de re­si­duos así co­mo la ame­na­za que su­po­ne el cam­bio cli­má­ti­co, obli­gan a la eco­no­mía es­pa­ño­la a se­guir avan­zan­do ha­cia un mo­de­lo más cir­cu­lar si no quie­re per­der com­pe­ti­ti­vi­dad a lar­go pla­zo.

D. FER­NÁN­DEZ / EYEEM / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.