El re­torno del ren­tis­ta

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Mi­quel Puig Eco­no­mis­ta

El prin­ci­pal pro­ble­ma eco­nó­mi­co de cual­quier so­cie­dad es la dis­tri­bu­ción de la pro­duc­ción (cuán­to se pro­du­ce es, so­bre to­do, una cues­tión tec­no­ló­gi­ca), y el pri­mer gran eco­no­mis­ta que así lo pro­cla­mó y que se de­di­có a ello fue Da­vid Ri­car­do. Aho­ra bien, a prin­ci­pios del XIX el de­ba­te po­lí­ti­co no gi­ra­ba al­re­de­dor del re­par­to en­tre el tra­ba­jo y el capital, sino del tro­zo que se que­da­ba un ter­cer ju­ga­dor: el ren­tis­ta.

Des­de el fi­nal de las gue­rras na­po­leó­ni­cas, el Par­la­men­to bri­tá­ni­co, do­mi­na­do por los aris­tó­cra­tas, ha­bía es­ta­ble­ci­do aran­ce­les a la im­por­ta­ción de ce­rea­les. Co­mo es­tos eran la ba­se de la ali­men­ta­ción de los obre­ros (ab­sor­bían más de la mi­tad de sus in­gre­sos), la im­por­ta­ción de ce­real ba­ra­to cons­ti­tuía un ob­je­ti­vo com­par­ti­do por ellos (pa­ra au­men­tar la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va de sus sa­la­rios) y por sus pa­tro­nes in­dus­tria­les (ya que les per­mi­ti­ría re­du­cir los sa­la­rios).

Los in­gre­sos de la aris­to­cra­cia de­pen­dían crí­ti­ca­men­te del pre­cio de los ce­rea­les, y por lo tan­to es­ta cla­se ofre­ció una re­sis­ten­cia nu­man­ti­na a las pro­pues­tas de abo­li­ción de los aran­ce­les. Aho­ra bien, los opo­si­to­res ter­mi­na­ron ga­nan­do por­que mo­vi­li­za­ron des­de la in­te­lec­tua­li­dad li­bre­cam­bis­ta (el se­ma­na­rio The Eco­no­mist se fun­dó ex­plí­ci­ta­men­te con­tra las

corn laws) has­ta los re­for­ma­do­res utó­pi­cos. Co­mo con­se­cuen­cia, el ren­tis­ta ba­sa­do en los in­gre­sos de fin­cas he­re­da­das pa­só a la his­to­ria.

A fi­na­les del XIX apa­re­ce­rían en es­ce­na unos nue­vos ren­tis­tas que pro­ta­go­ni­za­rían la be­lle épo­que y las no­ve­las de Scott Fitz­ge­rald: los he­re­de­ros de una for­tu­na ga­na­da en una in­dus­tria ca­da vez más con­cen­tra­da. Sin em­bar­go, los que man­te­nían la fe en el ca­pi­ta­lis­mo se re­sis­tían a creer que una cla­se ocio­sa y pa­ra­si- ta­ria tu­vie­ra mu­cho fu­tu­ro. Key­nes, por ejem­plo, sos­tu­vo que el he­cho de que los que se lo pue­dan per­mi­tir aho­rren pa­ra con­ver­tir­se en ren­tis­tas aca­ba­ría ha­cien­do que el capital fue­ra tan abun­dan­te que su ren­di­mien­to ba­ja­ría has­ta pro­du­cir “la eu­ta­na­sia del ren­tis­ta”.

El tiem­po pa­re­ció dar la ra­zón a los op­ti­mis­tas, al me­nos du­ran­te les tren­te

glo­rieu­ses que van del fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial a la cri­sis de los se­ten­ta: los ren­tis­tas ha­bían vuel­to a des­apa­re­cer y los ri­cos ya no pre­pa­ra­ban a sus hi­jos pa­ra una vi­da en la ocio­si­dad, sino pa­ra tra­ba­jar.

Trein­ta años des­pués de la sa­li­da de aque­lla cri­sis, el de­ba­te po­lí­ti­co ha pa­sa­do a cen­trar­se en la de­sigual­dad, que ha cre­ci­do de ma­ne­ra pa­to­ló­gi­ca. Tan­to, que a pe­sar de que el PIB per cá­pi­ta en tér­mi­nos reales ha­ya au­men­ta­do un 81% en EE.UU., el ni­vel de vi­da del 20% más po­bre de la po­bla­ción no ha me­jo­ra­do en ab­so­lu­to y só­lo la mi­tad de los es­ta­dou­ni­den­ses de 30 años de edad tie­nen un ni­vel de vi­da su­pe­rior al que te­nían sus pa­dres a la mis­ma edad (de los cua­les, a su vez, un 92% lo te­nían su­pe­rior al de sus pa­dres).

¿Cuál es la cau­sa de es­ta nue­va de­sigual­dad? Pa­ra mu­chos, la cla­ve es­tá en la di­vi­sión del PIB en­tre re­tri­bu­ción al capital y al tra­ba­jo. Es­ta pro­por­ción pa­re­cía tan es­ta­ble que Key­nes la ha­bía ca­li­fi­ca­do co­mo “uno de los he­chos más sor­pren­den­tes pe­ro bien es­ta­ble­ci­dos, de to­das las es­ta­dís­ti­cas eco­nó­mi­cas”, pe­ro des­de los años ochen­ta pa­re­ce ha­ber­se des­equi­li­bra­do en fa­vor del capital. A par­tir de ahí mu­chos han teo­ri­za­do so­bre la pér­di­da de po­der ne­go­cia­dor por par­te de los tra­ba­ja­do­res de­bi­do a la au­to­ma­ti­za­ción, la des­lo­ca­li­za­ción y la in­mi­gra­ción.

Ha­ce tres años, el jo­ven eco­no­mis­ta fran­cés Pi­ketty sal­tó a la fa­ma con un li­bro de tí­tu­lo pro­vo­ca­dor: El capital en

el si­glo XXI. Pa­ra Pi­ketty el ca­pi­ta­lis­mo es­tá con­de­na­do a exa­cer­bar las de­sigual­da­des por­que hay un par de le­yes (el au­men­to de la re­la­ción en­tre capital y pro­duc­ción au­men­ta la par­te que se lle­va aquél, y el ren­di­mien­to del capital pro­duc­ti­vo es siem­pre su­pe­rior a la ta­sa de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía) que de­ter­mi­nan que las for­tu­nas in­ver­ti­das en for­ma de capital pro­duc­ti­vo crez­can inexo­ra­ble­men­te. La reapa­ri­ción del ren­tis­ta y su pre­va­len­cia son, pues, inevi­ta­bles. Pi­ketty ex­pli­ca que du­ran­te mu­cho tiem­po he­mos vi­vi­do do­mi­na­dos por el es­pe­jis­mo que nos pro­por­cio­nó la des­apa­ri­ción de las for­tu­nas oc­ci­den­ta­les co­mo con­se­cuen­cia de las des­truc­cio­nes bé­li­cas y de las in­fla­cio­nes de las pos­gue­rras. Es­ta­bi­li­za­da la si­tua­ción, el me­ca­nis­mo de acu­mu­la­ción se vuel­ve a po­ner en fun­cio­na­mien­to inexo­ra­ble­men­te has­ta aho­gar la so­cie­dad tal co­mo la co­no­ce­mos... a me­nos que pon­ga­mos re­me­dio es­ta­ble­cien­do unos im­pues­tos ex­tra­or­di­na­ria­men­te ele­va­dos so­bre los ri­cos que les im­pi­dan acu­mu­lar de­ma­sia­do.

Pi­ketty ha te­ni­do el mé­ri­to ex­tra­or­di­na­rio de mo­vi­li­zar to­da una lí­nea de pen­sa­mien­to en la aca­de­mia y en la opi­nión pú­bli­ca. De es­ta es­te­la des­ta­ca el tra­ba­jo de un jo­ven eco­no­mis­ta del MIT de nom­bre im­pro­nun­cia­ble, Matt­hew Rogn­lie. Rogn­lie ha pues­to de ma­ni­fies­to que las dos le­yes de Pi­ketty no pa­re­cen com­pa­ti­bles con los da­tos em­pí­ri­cos, que si con­si­de­ra­mos, co­mo pa­re­ce ló­gi­co, el va­lor de la pro­duc­ción en tér­mi­nos ne­tos y no bru­tos, no es cier­to que la por­ción que re­tri­bu­ye al capital sea aho­ra más al­ta que en los años cin­cuen­ta, y, fi­nal­men­te, que la to­ta­li­dad del au­men­to de la pro­por­ción de pro­duc­ción ab­sor­bi­da por el capital des­de los años se­ten­ta se de­be al au­men­to del pe­so de la ren­ta de la vi­vien­da, que ha subido es­pec­ta­cu­lar­men­te. No es que los em­pre­sa­rios es­tén ab­sor­bien­do más pro­duc­ción que nun­ca en de­tri­men­to de sus tra­ba­ja­do­res; quien lo es­tá ha­cien­do son los pro­pie­ta­rios in­mo­bi­lia­rios, y es­to sim­ple­men­te por­que la ofer­ta de bue­nos in­mue­bles es li­mi­ta­da, mien­tras que la ur­ba­ni­za­ción cre­ce inexo­ra­ble­men­te. No es el úni­co me­ca­nis­mo de de­sigual­dad en mar­cha, pe­ro es uno muy im­por­tan­te.

Vol­ve­mos al mun­do de Ri­car­do, y có­mo ges­tio­nar es­te nue­vo fe­nó­meno de­be­ría cons­ti­tuir un pun­to fun­da­men­tal de cual­quier pro­pues­ta po­lí­ti­ca se­ria.

In­mo­bi­lia­rio El au­men­to del pe­so de la ren­ta de la vi­vien­da a fa­vor de los pro­pie­ta­rios in­mo­bi­lia­rios es una de las ra­zo­nes de la de­sigual­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.