Más de lo que pa­re­ce

El nue­vo Kis­bee es un scoo­ter que, pe­se a su ajus­ta­da ci­lin­dra­da, se de­fien­de bien en re­co­rri­dos ur­ba­nos

La Vanguardia - Dinero - - MOTOR - Jorge B. Pont

Cuan­do ha­bla­mos de scoo­ter, de in­me­dia­to las aso­cia­mos a mo­to­res de, al me­nos, 125cc, ol­vi­dán­do­nos que hay una se­rie de fa­bri­can­tes –en­tre ellos Peu­geot– que han sa­bi­do adap­tar las ven­ta­jas de los mo­to­res de 50cc (mu­cho me­nos pe­sa­dos y más sen­ci­llos en su man­te­ni­mien­to) pa­ra con­se­guir unos ren­di­mien­tos di­ná­mi­cos si­mi­la­res a los de 100 o 125cc. Ade­más, los ac­tua­les 50cc na­da tie­nen que ver con los que al­gu­nos co­no­cía­mos co­mo ci­clo­mo­to­res. Peu­geot, y su mo­de­lo Kis­bee Black Edi­tion, con­fir­ma en to­dos los as­pec­tos que no hay que des­me­re­cer un mo­tor de 50cc.

El Kis­bee uti­li­za un mo­tor de 49,9cc, mo­no­ci­lín­dri­co, cua­tro tiem­pos y re­fri­ge­ra­do por ai­re. La sen­ci­llez tec­no­ló­gi­ca de es­te pro­pul­sor con­tras­ta con su ele­va­da ve­lo­ci­dad má­xi­ma, li­mi­ta­da por te­mas le­ga­les, pe­ro un de­ta­lle que di­ce mu­cho a fa­vor de su mo­tor. Una ve­lo­ci­dad, por otra par­te, más que su­fi­cien­te pa­ra el en­torno en el que nos mo­ve­re­mos con es­te vehícu­lo, o sea, la ciu­dad.

En cuan­to a su di­se­ño, se tra­ta de un scoo­ter au­tén­ti­co: po­si­ción er­gui­da idó­nea pa­ra cir­cu­lar por ciu­dad, si­llín bi­pla­za muy con­for­ta­ble que per­mi­te alo­jar en su in­te­rior un cas­co in­te­gral, sue­lo plano queo­fre­ce la ven­ta­ja de trans­por­tar bul­tos, sin ol­vi­dar el gan­cho en la ba­rra cen­tral. Un de­ta­lle ca­si en el ol­vi­do, pe­ro sin lu­gar a du­das muy prác­ti­co.

El cua­dro de ins­tru­men­tos, in­te­gra­do en la ti­ja de di­rec­ción, es sen­ci­llo, com­ple­to y ofre­ce la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria. En la ver­sión Black Edi­tion, des­ta­ca el co­lor ne­gro de su ca­rro­ce­ría y otros ele­men­tos que la ha­cen dis­tin­ta al res­to, y es­to es otro pun­to a su fa­vor, pues no pa­sa des­aper­ci­bi­da. Di­ná­mi­ca­men­te ni no­tas que se tra­ta de un scoo­ter de 50 cc. Su en­ver­ga­du­ra es la mis­ma que la de otros mo­de­los de ma­yor ci­lin­dra­da, aun­que no así su pe­so, mu­cho me­nor, lo que la ha­ce muy ma­nio­bra­ble tan­to en mar­cha co­mo en pa­ra­do, al­go que se agra­de­ce en un uso ur­bano. Ese pe­que­ño pe­ro ágil mo­tor de cua­tro tiem­pos per­mi­te mo­ver­se con sol­tu­ra en el den­so trán­si­to ur­bano. Don­de sí que ob­ser­va­mos sus li­mi­ta­cio­nes, es cuan­do nos en­fren­ta­mos a re­co­rri­dos in­ter­ur­ba­nos, aun­que man­te­nien­do una ve­lo­ci­dad cons­tan­te el Kis­bee se de­fien­de a la per­fec­ción.

Su hor­qui­lla an­te­rior y un gran amor­ti­gua­dor pos­te­rior son los ele­men­tos que le per­mi­ten una es­ta­bi­li­dad a to­da prue­ba en la que tam­bién ayu­dan­sus­llan­tas de12”. No­se tra­ta de un scoo­ter ra­cing, a pe­sar de su aca­ba­do en co­lor ne­gro. Se­tra­ta, ni más ni me­nos, que­de un ci­clo­mo­tor que cum­pli­rá ala per­fec­ción con las ex­pec­ta­ti­vas de mo­vi­li­dad de quién lo con­duz­ca. Una he­rra­mien­ta pa­ra des­pla­za­mien­tos que ade­más es ele­gan­te, mo­der­na y eco­nó­mi­ca, qui­zá lo que de­be­ría abun­dar más por las ca­lles de nues­tras ciu­da­des.

Su mo­tor de 50cc y cua­tro tiem­pos dis­po­ne de res­pues­ta muy ágil, una ven­ta­ja en ciu­dad

Se tra­ta de un scoo­ter au­tén­ti­co: po­si­ción er­gui­da idó­nea pa­ra cir­cu­la­ción ur­ba­na

En­ver­ga­du­ra Es la mis­ma que la de otros mo­de­los de ma­yor ci­lin­dra­da, aun­que no así su pe­so, mu­cho me­nor, lo que la ha­ce muy ma­nio­bra­ble tan­to en mar­cha co­mo en pa­ra­do, al­go que se agra­de­ce en ciu­dad

Los bul­tos Se tra­ta de un buen es­cú­ter: po­si­ción er­gui­da, idó­nea pa­ra cir­cu­lar por ciu­dad, si­llín bi­pla­za muy con­for­ta­ble que per­mi­te alo­jar en su in­te­rior un cas­co in­te­gral, sue­lo plano que ofre­ce la ven­ta­ja de trans­por­tar bul­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.