Vi­vir con un sa­la­rio se­ma­nal de 40 eu­ros

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

De ahí los pé­si­mos re­sul­ta­dos en cre­ci­mien­to del PIB per cá­pi­ta des­de la fir­ma del TLC. En 1994, en torno al 1% al año, mu­cho peor que las eco­no­mías su­r­ame­ri­ca­nas que apos­ta­ron por un desa­rro­llo ba­sa­do en la de­man­da in­ter­na. Tam­po­co ha ayu­da­do una di­vi­sa so­bre­va­lo­ra­da has­ta el re­cien­te co­lap­so del pe­so, des­pués de la vic­to­ria elec­to­ral del re­cién ele­gi­do pre­si­den­te Trump

Pa­ra man­te­ner el mo­de­lo de “ex­por­ta­ción de im­por­ta­cio­nes”, los suel­dos en Mé­xi­co se han te­ni­do que man­te­ner en ni­ve­les muy ba­jos; (con un sa­la­rio mí­ni­mo de 40 eu­ros por se­ma­na, 20 eu­ros al día en las plan­tas del au­to­mó­vil y la ae­ro­náu­ti­ca se con­si­de­ran sa­la­rios de lu­jo). Pe­ro es­to mer­ma el cre­ci­mien­to de un mer­ca­do in­terno y, jun­to con la des­truc­ción de la eco­no­mía cam­pe­si­na, es la cau­sa de la mi­gra­ción ma­si­va a Es­ta­dos Uni­dos.

La con­ver­gen­cia de ren­ta, la pro­me­sa fan­tás­ti­ca del TLC, no ha ocu­rri­do. Se­gún el Ban­co Mun­dial, la ren­ta me­dia de la fa- mi­lia me­xi­ca­na ha subido el 2% anual en EE.UU. des­de 1994 fren­te al 1,9% en Mé­xi­co, país don­de más del 50% de la po­bla­ción si­gue en la po­bre­za, igual que su­ce­día en 1994. Es­qui­vel cal­cu­la que el sa­la­rio mí­ni­mo en Mé­xi­co só­lo com­pra una cuar­ta par­te de lo que com­pra­ba en 1976.

Pe­se a los elo­gios a la má­qui­na ex­por­ta­do­ra me­xi­ca­na y a su in­ne­ga­ble éxi­to pa­ra atraer mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de in­ver­sión di­rec­ta en el sec­tor del au­to­mó­vil, es­tos eco­no­mis­tas ad­vier­ten de que el mo­de­lo no ha crea­do un te­ji­do em­pre­sa­rial na­cio­nal ca­pa­ci­ta­do pa­ra pro­por­cio­nar va­lor aña­di­do. La trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca de las mul­ti­na­cio­na­les es anec­dó­ti­ca, y hay po­cos in­cen­ti­vos pa­ra for­mar mano de obra pro­duc­ti­va, ad­vier­ten.

Por si fue­ra po­co to­do es­to, la es­tra­te­gia me­xi­ca­na ha abo­na­do el te­rreno pa­ra una reac­ción po­lí­ti­ca na­cio­na­lis­ta en EE.UU. co­mo la de Trump al ser percibido co­mo una suer­te de dum­ping pa­ra tra­ba­ja­do­res de la in­dus­tria ma- nu­fac­tu­re­ra en EE. UU. Es iró­ni­co por­que, aun­que Trump ha di­ri­gi­do su re­to­ri­ca con­tra el dé­fi­cit de 60.000 mi­llo­nes de dó­la­res que Es­ta­dos Uni­dos man­tie­ne con Mé­xi­co, la reali­dad de la eco­no­mía ma­qui­la­do­ra es que Mé­xi­co so­lo pue­de fi­nan­ciar su dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te con el res­to del mun­do gra­cias a los in­gre­sos por re­me­sas de me­xi­ca­nos que vi­ven en EE.UU., en­víos que en el 2015 as­cen­dían a 27.000 mi­llo­nes de dó­la­res. “Do­ce mi­llo­nes de me­xi­ca­nos se fue­ron del país por fal­ta de opor­tu­ni­da­des, y sus re­me­sas com­pen­san la ba­ja pro­duc­ti­vi­dad del mo­de­lo”, ase­gu­ra De La Cruz.

La de­pre­cia­ción del pe­so ayu­da­rá a evi­tar una ma­yor ex­pan­sión del dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te, pe­ro ha desata­do una ola de in­fla­ción, que ya ro­za el 5%, lo cual pue­de for­zar al Ban­co de Mé­xi­co a su­bir ti­pos de in­te­rés y pro­vo­car una re­ce­sión pa­ra fre­nar­la. En resumen, Trump ame­na­za los dos pi­la­res de la es­tra­te­gia ac­tual. Por un la­do, su im­pues­to so­bre las ex­por­ta­cio­nes (y el po­si­ble des­man­te­la­mien­to de los acuer­dos del TLC), diez­ma­ría los in­gre­sos de di­vi­sas por la ex­por­ta­ción de bie­nes. Por el otro, sus res­tric­cio­nes so­bre la in­mi­gra­ción no so­lo qui­ta­rán la vál­vu­la de es­ca­pe so­cial sino tam­bién ce­rra­ría otra en­tra­da de di­vi­sas por las re­me­sas de mano de obra ex­por­ta­da.

¿Qué hay que ha­cer? Pa­ra es­tos eco­no­mis­tas crí­ti­cos con la or­to­do­xia glo­ba­li­za­do­ra ya en cri­sis en EE.UU. y Eu­ro­pa, Mé­xi­co de- be­ría res­pon­der a los in­sul­tos de Trump con un fuer­te gri­to de “¡Car­pe diem!”.

El gri­to, en cual­quier ca­so, re­su­me un con­jun­to de po­lí­ti­cas neo-desa­rro­llis­tas, al­gu­nas de las cua­les en­car­na el po­lí­ti­co me­jor si­tua­do en es­to mo­men­tos de ca­ra a las elec­cio­nes del 2018 es An­drés Ma­nuel López Obra­dor, que pro­po­ne fuer­tes in­ver­sio­nes pú­bli­cas y ga­ran­tías de pre­cios pa­ra los pro­duc­tos cam­pe­si­nos, ele­var sa­la­rios pa­ra ex­pan­dir la de­man­da in­ter­na y re­cu­pe­rar la pro­pie­dad es­ta­tal de las em­pre­sas de ener­gía, ser­vi­cios pú­bli­cos. Se com­pro­me­te a ac­tuar con­tra las re­la­cio­nes en­do­gá­mi­cas en­tre el Es­ta­do y las mul­ti­na­cio­na­les y los ban­cos in­ter­na­cio­na­les con Mé­xi­co. “Los más des­ho­nes­tos han si­do au­to­ri­da­des y em­pre­sas es­pa­ño­las”, sos­tie­ne. Qui­zás no de­ba ex­tra­ñar que Do­nald Trump ha­ya co­ti­za­do tan fuer­te­men­te a la ba­ja en la Bol­sa me­xi­ca­na y pa­ra mu­chas ac­cio­nes es­pa­ño­las.

Si en la ciu­dad de Mé­xi­co cre­ce una opo­si­ción desa­rro­llis­ta an­te el re­to de Trump, en Mon­te­rrey, la ca­pi­tal de la in­dus­tria me­xi­ca­na, his­tó­ri­ca­men­te vin­cu­la­da a EE.UU., aún se al­ber­ga al­gu­na es­pe­ran­za de que to­do sea una pe­sa­di­lla. “Es­pe­ra­mos a ver. Aún no ha he­cho na­da. Si ac­túa ten­dría que sa­lir de los tra­ta­dos mul­ti­la­te­ra­les y en el sec­tor del au­to­mó­vil, EE.UU. arries­ga­ría 3,5 mi­llo­nes de sus pro­pios em­pleos por­que es­ta­mos to­tal­men­te in­te­gra­dos”, di­jo Ma­nuel Mon­to­ya, del clús­ter del au­to­mó­vil en Mon­te­rrey.

Más del 50% de la po­bla­ción me­xi­ca­na si­gue en la po­bre­za, la mis­ma que en 1994 El as­pi­ran­te Obra­dor de­fien­de au­men­tar los sa­la­rios e in­cre­men­tar la in­ver­sión pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.