El te­mor a una ve­jez po­bre obli­ga a aho­rrar

Re­tra­sar la edad de ju­bi­la­ción y con­ge­lar las pen­sio­nes son las úni­cas re­ce­tas mien­tras no au­men­te la pro­duc­ti­vi­dad

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal

Si las pen­sio­nes van a ser más ba­jas de­be­ría es­ti­mu­lar­se el aho­rro con de­duc­cio­nes fis­ca­les atrac­ti­vas

La di­fe­ren­cia en­tre “dar­le un be­so al abue­li­to” y “¡qué ha­ce aquí ese vie­jo!” es un­fon­do­de­pen­sio­nes. El te­mor a una ve­jez po­bre es lo que nos obli­ga a aho­rrar y es el fon­do del de­ba­te so­bre el fu­tu­ro de las pen­sio­nes pú­bli­cas que ac­tual­men­te se es­tá desa­rro­llan­do. Ca­da día que pa­sa pa­re­ce es­tar más­cla­ro queel­dé­fi­cit de­laSe­gu­ri­da­dSo­cial es im­pa­ra­ble aun­que se re­cu­pe­re el em­pleo per­di­do du­ran­te la cri­sis.

An­te es­ta si­tua­ción se han uti­li­za­do­dos­re­ce­tas: la pri­me­ra, ele­var la edad de ju­bi­la­ción, y la se­gun­da, con­ge­lar la subida de las pen­sio­nes, lo que su­po­ne una fuer­te pér­di­da del po­der ad­qui­si­ti­vo.

La pri­me­ra par­te de es­ta re­ce­ta se pu­so en mar­cha en el 2012 con la re­for­ma de­las pen­sio­nes apro­ba­da por el Go­bierno de Za­pa­te­ro. En ella se con­tem­pla ele­var la edad la ju­bi­la­ción de 65 a 67 años de for­ma gra­dual. Es la me­di­da de aho­rro más po­ten­te, ya que se alar­ga el pe­rio­do de co­ti­za­ción y se acor­ta el pe­rio­do de co­bro de la pen­sión. Tra­ba­jar más tiempo y dis­fru­tar me­nos del an­he­la­do re­ti­ro. Mal que nos pe­se, tal sa­cri­fi­cio noes su­fi­cien­te, co­mo se ha en­car­ga­do de re­cor­dar el Go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Luis Ma­ría Lin­de, quien ha ve­ni­do a su­ge­rir que ha­bría que pen­sar en ju­bi­lar­se a los se­ten­ta…

La se­gun­da re­ce­ta es­tá en la re­for­ma del PP, que en­tró en vi­gor en el 2014 y su­po­ne una drás­ti­ca re­ba­ja del po­der ad­qui­si­ti­vo de los pen­sio­nis­tas. Las pen­sio­nes só­lo su­birán un 0,25% aun­que el cos­te de la vi­da sea muy su­pe­rior. De no ha­cer­se na­da más­su­pon­dría una­pér­di­da de po­der de com­pra de los ju­bi­la­dos de un 20% en una dé­ca­da. Co­mo afir­ma el director eje­cu­ti­vo de Fe­dea, Án­gel de la Fuen­te, “po­lí­ti­ca­men­te no es sos­te­ni­ble, por lo que ha­brá que bus­car fór­mu­las pa­ra sua­vi­zar es­ta re­for­ma”.

La op­ción de dar mar­cha atrás y vol­ver a in­di­ciar las pen­sio­nes con el IPC­noes­via­blee­co­nó­mi­ca­men­te. Cos­ta­ría unos 50.000 mi­llo­nes de eu­ros de me­dia anual, un 5% del PIB, lo que sig­ni­fi­ca­ría su­bir el IRPF un 70% pa­ra po­der pa­gar­lo.

Lo­que­sí se po­dría ha­cer, se­gún re­co­mien­da el in­for­me La sa­lud fi­nan­cie­ra del sis­te­ma público de­pen

sio­nes es­pa­ñol, ela­bo­ra­do jun­to a los pro­fe­so­res Al­fon­so Sánchez y Mi­gue­lÁn­ge­lGar­cía, se­ría in­di­ciar ex­clu­si­va­men­te las pen­sio­nes mí­ni­mas. Su cos­te anual se li­mi­ta­ría a unos 4.000 mi­llo­nes de eu­ros y se pa­ga­ría con un in­cre­men­te del im­pues­to so­bre la ren­ta del 4%.

El pro­ble­ma de su­bir las pen­sio­nes mí­ni­mas mien­tras se man­tie­nen con­ge­la­das to­das las de­más es que su­pon­dría ter­mi­nar con el sis­te­ma con­tri­bu­ti­vo, ya que aca­ba­ría im­po­nién­do­se un sis­te­ma de re­par­to con pen­sio­nes mí­ni­mas co­mo exis­te en Gran Bretaña. Si al fi­nal to­dos ter­mi­nan co­bran­do lo mis­mo, la ma­yo­ría de los afi­lia­dos co­ti­za­ría por el mí­ni­mo. Es de­cir, que se­ría peor el re­me­dio que la en­fer­me­dad.

Por tan­to, si nos di­ri­gi­mos ha­cia pen­sio­nes más ba­jas por­que el sis­te­ma no las pue­de pa­gar, lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to se­ría no en­ga­ñar ala­po­bla­ción. Di­cho­deo­tra­ma­ne­ra, ha­bría que de­jar las co­sas muy cla­ras pa­ra que se to­ma­sen en se­rio el aho­rro a lar­go pla­zo y evi­ten une ve­jez po­bre. En es­te es­que­ma, des­de el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da se de­be­ría es­ti­mu­lar di­cho aho­rro co­nun­sis­te­ma de­pen­sio­nes pri­va­do que sir­vie­ra pa­ra com­ple­men­tar las pres­ta­cio­nes pú­bli­cas. To­do ello per­mi­ti­ría que la di­fe­ren­cia que exis­te en­tre el úl­ti­mo sa­la­rio co­bra­do y la pri­me­ra pen­sión per­ci­bi­da –ta­sa de re­po­si­ción– se apro­xi­ma­ría en fun­ción del aho­rro que hi­cie­se ca­da uno. Es­to ten­dría que ir acom­pa­ña­do por unas de­duc­cio­nes fis­ca­les atrac­ti­vas, si­mi­la­res a las que exis­ten en los paí­ses de nues­tro en­torno.

La úni­ca ma­ne­ra de ga­ran­ti­zar el fu­tu­ro del sis­te­ma público de pen­sio­nes y que és­tas pue­dan su­bir co­nel ni­vel de­vi­da, es in­cre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad: “En la me­di­da en que ha­ga­mos que la tar­ta sea ma­yor, más ten­dre­mos pa­ra re­par­tir”, afir­ma el pro­fe­sor De la Fuen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.