Si­tua­ción bue­na, pe­ro frá­gil Las co­sas van bien en eco­no­mía y mal en po­lí­ti­ca, co­mo si am­bas co­sas pu­die­ran ir desaso­cia­das

La iner­cia de la re­cu­pe­ra­ción per­mi­te se­guir cre­cien­do y crear em­pleo pe­se a los efec­tos del Bre­xit, el bloqueo le­gis­la­ti­vo y el con­flic­to ca­ta­lán

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Mariano Guin­dal Madrid

¿Có­mo­van­las­co­sas? Es­la pre­gun­ta que con más fre­cuen­cia se es­cu­cha en las reunio­nes de ban­que­ros y em­pre­sa­rios. Yla­res­pues­ta in­va­ria­ble es: van bien en eco­no­mía y mal en po­lí­ti­ca, co­mo­si am­bas co­sas pu­die­ran ir desaso­cia­das. Tal vez a cor­to ome­dio­pla­zo es­to se­gui­rá así, por la iner­cia del cre­ci­mien­to y por­que la eco­no­mía tie­ne sus pro­pias re­glas. Pe­ro con el tiem­po, la inope­ran­cia o las ma­las de­ci­sio­nes se pa­gan y el pre­cio es muy ca­ro.

Por tan­to, que tan­to Ca­ta­lun­ya co­mo Es­pa­ña ten­gan sus go­bier­nos blo­quea­dos por dis­tin­tas ra­zo­nes con­lle­va du­ras con­se­cuen­cias que su­fri­rán las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. En es­tos mo­men­tos se de­be­ría ana­li­zar có­mo nos va a afec­tar la sa­li­da de Gran Bre­ta­ña de la Unión Eu­ro­pea y qué es­tra­te­gia se­guir. Es mu­cho lo que es­tá en jue­go. Ylo mis­mo su­ce­de so­bre el pa­pel que de­be­ría ocu­par Es­pa­ña en una Eu­ro­pa a dos ve­lo­ci­da­des co­mo la que se per­fi­la.

Que el Go­vern es­té “no­quea­do” des­de ha­ce años por el “pro­cés” no pa­re­ce ra­zo­na­ble; co­mo tam­po­co lo es que la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum pa­ra de­ci­dir la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya se aca­be en­quis­tan­do. Y lo mis­mo su­ce­de en el Go­bierno de Madrid, con los casos de co­rrup­ción, el bloqueo del PSOE o las con­ti­nuas pe­leas entre los par­ti­dos por ab­sur­das ni­mie­da­des. En los pró­xi­mos­me­ses­se­pre­sen­ta­rá una­ven­ta­na de opor­tu­ni­dad pa­ra acla­rar las co­sas y te­ne­mos que apro­ve­char­la. No de­be­rían ol­vi­dar que la po­lí­ti­ca es eco­no­mía en píl­do­ras.

Es en es­te con­tex­to don­de el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, ha pre­sen­ta­do los Pre­su­pues- tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do pa­ra es­te año. To­do ha­ce pen­sar que se­rán apro­ba­dos gra­cias a los vo­tos de Ciu­da­da­nos, del PNV y de los dos vo­tos pro­ce­den­tes de Ca­na­rias. Su­pon­dría to­do ello des­blo­quear la Le­gis­la­tu­ra y evi­tar unas nue­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Siem­pre que Pe­dro Sán­chez no sal­ga ele­gi­do co­mo­se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE.

Pe­ro si nos ate­ne­mos ex­clu­si­va­men­te a la fo­to que re­fle­jan los PGE, ten­dre­mos que con­ve­nir que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca es bastante me­jor de la que va­ti­ci­nan los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les y los ex­per­tos na­cio­na­les. No pa­re­ce vo­lun­ta­ris­ta pre­ver un cre­ci­mien­to del PIB del 2,5% pa­ra se­guir re­cu­pe­ran­do el te­rreno per­di­do en la cri­sis; muy al con­tra­rio, se po­dría so­bre­pa­sar el 3% vien­do la fuer­za de la de­man­da in­ter­na y la re­sis­ten­cia del sec­tor ex­te­rior. La ven­ta­ja res­pec­to a unos Pre­su­pues­tos “nor­ma­les” es que ya co­no­ce­mos lo que ha su­ce­di­do en el pri­mer tri­mes­tre, por lo que el mar­gen de error es me­nor.

Con es­te cre­ci­mien­to, va­ti­ci­nar un au­men­to del em­pleo de me­dio mi­llón­de­pues­tos­de­tra­ba­jo­tam­po­co­pa­re­cea­rries­ga­do. Co­no­ce­mo­sel com­por­ta­mien­to­quehan­te­ni­do­los afi­lia­dos a la Se­gu­ri­dad So­cial en tér­mi­nos deses­ta­cio­na­li­za­dos. Tam­bién, las re­ser­vas de los tour ope­ra­do­res, que vol­ve­rán a ba­tir­se to­dos los ré­cords por vi­si­tan­tes e in­gre­sos tu­rís­ti­cos y que po­dre­mos se­guir me­jo­ran­do las ci­fras de pa­ro, que ya se han re­du­ci­do en 10 pun­tos des­de el má­xi­mo de 2013.

Co­nes­tos mim­bres, re­du­cir el dé­fi­cit al 3% de PIB no es una mi­sión im­po­si­ble. Al prin­ci­pio del ejer­ci­cio na­die pen­sa­ba que Es­pa­ña cum­pli­ría el ob­je­ti­vo de­ter­mi­nar2016e­nel 4,6% fi­ja­do por Bru­se­las. In­clu­so se ba­ra­ja­ba el 5%, por lo que ha­blá­ba­mos de un ajus­te de 20.000 mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro he­mos ce­rra­do en el 4,3% del PIB y el ajus­te se re­du­ce a 13.000 mi­llo­nes. Ya es otra co­sa. Ade­más, la re­cau­da­ción fis­cal es­tá cre­cien­do al 7% de me­dia. Es­to se de­be a tres fac­to­res: cre­ci­mien­to del con­su­mo, lu­cha con­tra el frau­de fis­cal y re­bo­te de la in­fla­ción. En­fin, que no se­rá ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a nue­vos re­cor­tes del gas­to.

El pre­cio del di­ne­ro si­gue ba­jo, aun­que la Re­ser­va Fe­de­ral da sig­nos que no se man­ten­drá así y eso su­po­ne un ries­go pa­ra los 10.000 mi­llo­nes que nos ve­nía­mos aho­rran­doen­los­ti­pos­dein­te­rés­yel­ba­rril de pe­tró­leo pa­re­ce mo­ver­se en el en­torno de 50 dó­la­res. En cuan­to a la co­ti­za­ción del eu­ro, to­do pa­re­ce in­di­car que ca­mi­na­mos a la pa­ri­dad con el bi­lle­te ver­de. La bol­sa si­gue su­bien­do, por lo que se po­dría ce­rrar el año con un Ibex 35 en má­xi­mos des­de el 2010. Unas ga­nan­cias bur­sá­ti­les que in­cre­men­tan el efec­to ri­que­za y dan im­pul­so al cre­ci­mien­to.

Di­cho en ro­man pa­la­dino, la si­tua­ción eco­nó­mi­ca es bue­na pe­ro frá­gil. Aún de­be­mos más de un bi­llón de eu­ros y nues­tra ta­sa de pa­ro su­pera el 17%. En es­ta si­tua­ción ti­rar la ca­sa por la ven­ta­na se­ría una ab­so­lu­ta irres­pon­sa­bi­li­dad.

DA­NI DUCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.