La ciu­dad de las mo­tos

La se­gun­da edi­ción del sa­lón de la Mo­to de Bar­ce­lo­na es una sín­te­sis de ar­te, tec­no­lo­gía, in­no­va­ción e his­to­ria

La Vanguardia - Dinero - - RELATOS - Bar­ce­lo­na Ramon Bal­mes

La­mo­toes­his­to­ria en es­ta­do pu­ro. Es cul­tu­ra. Lo re­cuer­dan los tríp­ti­cos de la Fun­da­ción Pri­va­da Mu­seu de la Mo­to que di­ri­ge Cristina So­ler en el Ba­rrio Gó­ti­co. Y Bar­ce­lo­na, por su cli­ma, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas de ur­be me­di­te­rrá­nea y por su tra­di­ción in­dus­trial en el ar­te del mo­tor de las dos rue­das, es la ca­pi­tal eu­ro­pea de las mo­tos. Más de 265.000 cir­cu­lan a diario por la ciu­dad. Es la ra­tio más ele­va­da por nú­me­ro de ha­bi­tan­tes de Eu­ro­pa.

Bar­ce­lo­na tie­ne una ne­ce­si­dad vi­tal de la mo­to. “Si no fue­ra por la mo­to la ciu­dad es­ta­ría co­lap­sa­da”. Pep It­chart (Mal­grat de Mar, 1960), sa­be lo que di­ce. Es­te di­se­ña­dor grá­fi­co, con es­tu­dio en Po­ble­nou, par­ti­ci­pó ayer en el VI Rally Mo­to­clá­si­ca de Bar­ce­lo­na con su fla­man­te Im­pa­la Te­xas. Unas 150 mo­tos to­ma­ron la sa­li­da des­de el re­cin­to fe­rial de Mont­juïc, en el mar­co de la se­gun­da edi­ción del re­cu­pe­ra­do­sa­lón­de­la­mo­to­de­no­mi­na­do Mo­toh!

En puer­tas de las bo­das de pla­ta de Bar­ce­lo­na’92, la Fi­ra clau­su­ra ho­yun­sa­lón­cu­ya­re­cu­pe­ra­ció­nen 2016, tras ocho años de au­sen­cia, se ha re­ve­la­do un éxi­to. Y es que Bar­ce­lo­na tie­ne ne­ce­si­dad de es­te cer­ta­men.

En es­te es­ca­pa­ra­te de 30.000 me­tros cua­dra­dos del pa­la­cio 8 de la Fi­ra, las ci­fras ha­blan por si so­las. Los­vi­si­tan­tes pue­den­con­tem­plar 350 mar­cas del sec­tor re­par­ti­das entre 110 ex­po­si­to­res con 60 no­ve­da­des. Un es­pa­cio ex­po­si­tor que se am­plía has­ta la Ave­ni­da Rei­na Ma­ría Cristina y que ha su­pues­to un cre­ci­mien­to del 40%. La Fi­ra es­pe­ra ce­rrar hoy con 30.000 vi­si­tan­tes, 4.000 más que el año an­te­rior.

Entre las mar­cas que pre­sen­tan no­ve­da­des des­ta­can Apri­lia, Du­ca­ti, BMW, las ame­ri­ca­nas In­dian y Har­ley Da­vid­son o las ja­po­ne­sas Ka­wa­sa­ki y Hon­da. Entre las es­pa­ño­las, so­bre­sa­len To­rrot y Rie­ju. Un sec­tor en al­za que ha vis­to co­mo­sus­ven­tas­cre­cían­más­deun22 por cien­to en 2016. “Se ven­die­ron 171.304 mo­tos, uno de los me­jo­res años en ven­tas”, ase­gu­ra Cé­sar Ro­jo, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Em­pre­sas del Sec­tor Dos Rue­das (Anes­dor).

Ar­te, tec­no­lo­gía e in­no­va­ción se dan ci­ta en Mo­toh! Y en me­dio de las no­ve­da­des, el re­cuer­do de la edad­deo­ro­de­los­fa­bri­can­tes­ca­ta­la­nes de mo­tos en los años se­sen­ta y se­ten­ta del si­glo pa­sa­do. Una reivin­di­ca­ción que se en­car­ga de po­ner al día el Mu­seu de la Mo­to con dos ac­ti­vi­da­des en el sa­lón: el Rally Mo­to­clá­si­ca y la ex­po­si­ción de mo­tos his­tó­ri­cas con pie­zas di­se­ña­das en Ca­ta­lun­ya des­de los años vein­te.

En la me­mo­ria de to­dos flu­yen los nom­bres Mon­te­sa, Bul­ta­co, Os­sa, San­glas, Mym­sa o Derby, las mar­cas mí­ti­cas que hi­cie­ron de Ca­ta­lun­ya una po­ten­cia mun­dial en el sec­tor de las dos rue­das. “Co­rría el año 1966 cuan­do des­cu­brie­ron el mer­ca­do ame­ri­cano”, re­cuer­da Pep It­chart des­de su pri­vi­le­gia­da po­si­ción de miem­bro del Club Im­pa­la (500 socios).

1966, un año en que Es­pa­ña cre­cía a un rit­mo del 7% anual, mien­tras el go­bierno ul­ti­ma­ba la ley or­gá­ni­ca del Es­ta­do. El jo­ven in­ge­nie­ro Jo­sé Ma­ría Ló­pez­deLe­to­na, hom­bre­cla­ve pa­ra en­ten­der lo que es hoy­la in­dus­tria del mo­to­re­nEs­pa­ña, se in­cor­po­ra­ba ala co­mi­sa­ría del Plan de Desa­rro­llo, al la­do de Lau­reano Ló­pez Ro­dó, Fa­bián Es­ta­pé, Luis Án­gel Ro­jo y Fuen­tes Quin­ta­na. En la cri­sis de Go­bierno deoc­tu­bre de1969, Ló­pez­deLe­to­na es nom­bra­do mi­nis­tro de In­dus­tria e im­pri­me ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro a los pla­nes de li­be­ra­li­za­ción del sec­tor del mo­tor en Es­pa­ña, que cul­mi­na­rán con la en­tra­da

Mon­te­sa y Bul­ta­co en­car­nan la edad de oro de la in­dus­tria de la mo­to en Ca­ta­lun­ya El rally Mo­to­clá­si­ca reivin­di­ca la ne­ce­si­dad vi­tal de la mo­to en una ciu­dad co­mo Bar­ce­lo­na

de Ford en nues­tro país. Una po­lí­ti­ca in­dus­trial que to­da­vía si­gue dan­do fru­tos.

Enes­te­con­tex­to, Mon­te­sa­yBul­ta­co des­em­bar­can en el mer­ca­do ame­ri­cano. La pri­me­ra abre de­le­ga­cio­nes en Los Án­ge­les, Filadelfia y Atlan­ta; la se­gun­da, en Nueva York y San Fran­cis­co. Leo­pol­do Mi­là, el di­se­ña­dor bar­ce­lo­nés de la Im­pa­la, tu­vo que adap­tar­se a los gus­tos ame­ri­ca­nos. Lo re­cuer­da It­chart: “La nueva Im­pa­la se ins­pi­ró en las ca­rre­ras del de­sier­to de Ba­ja California: co­lor ama­ri­llo, co­mo los au­to­bu­ses es­co­la­res nor­te­ame­ri­ca­nos, ma­ni­llar ele­va­do, neu­má­ti­cos to­do te­rreno y es­ca­pe ele­va­do”.

El mer­ca­do ame­ri­cano exi­gió más ci­lin­dra­da: 250cc. Y jun­to a la Im­pa­la Te­xas, co­mer­cia­li­za­ron la Im­pa­la King y la Scor­pion. Unos mo­de­los que hi­cie­ron las de­li­cias de Holly­wood. Así lo re­me­mo­ra el in­ge­nie­ro Xavier Jor­di (Bar­ce­lo­na, 1946), de­le­ga­do de Mon­te­sa en EE.UU. entre 1970 y 1976. “Vi­va Mon­te­sa na­ció en Los Án­ge­les en 1973 y con­ta­mos con ar­tis­tas co­mo John Way­ne, Ja­mes Caan (Sonny Cor­leo­ne en El pa­drino), Allan Ar­kin ( Una ex­tra­ña pa­re­ja de po­lis) y Wi­lliam Shat­ner (Ca­pi­tán Kirk en

Star trek)”. El in­ge­nie­ro bar­ce­lo­nés, a la sa­zón 24 años, re­cuer­da que Mon­te­sa or­ga­ni­zó la pri­me­ra com­pe­ti­ción de trial de EE.UU: “Fue en 1971 en Sadd­le­back Park, sur de Los Angeles. Pe­te Nelson, je­fe de po­li­cía de Los Angeles, y un gru­po de agen­tes an­ge­li­nos ac­tua­ron de jue­ces”.

Oriol Puig Bul­tó (Bar­ce­lo­na 1935), co­fun­da­dor de la Com­pa­ñía Es­pa­ño­la de Mo­to­res S.A. (Bul­ta­co) en el año 1958 jun­to a su tío Pa­co Bul­tó, re­cuer­da que en 1973 y 1974 el 60% de la pro­duc­ción de la fac­to­ría de Sant Adrià se ex­por­ta­ba a los EE.UU. “No­so­tros en mo­tos to­do­te­rreno éra­mos los pri­me­ros del mun­do. Nues­tra fi­lial en Nueva York se lla­ma­ba C. Mo­to East y la de San Fran­cis­co, Bul­ta­co Ame­ri­can”.

Puig Bul­tó tie­ne una ex­pli­ca­ción pa­ra la de­ba­cle del ain­dus­tri aca­ta­la­na de­la mo­to de los se­ten­ta .“No su­pi­mos eva­luar con ra­pi­dez la en­tra­da de los ja­po­ne­ses en el mer­ca­do de mo­tos to­do te­rreno. Los ja­po­ne­ses se hi­cie­ron con­la tec­no­lo­gía de dos tiem­pos e inun­da­ron el mer­ca­do- ame­ri­cano con mo­tos tan bue­nas co­mo las es­pa­ño­las y a pre­cios in­fe­rio­res”. Y el res­pon­sa­ble, se­gún el co­fun­da­dor de Bul­ta­co, fue el fa­mo­so pi­lo­to Ernst Deg­ner, que se fu­gó de Ale­ma­nia del Es­te y pa­só la tec­no­lo­gía de dos tiem­pos de la mar­ca MZ(or­gu­llo del co­mu­nis­mo y del in­ge­nie­ro Walter Kaa­den) a la com­pa­ñía Su­zu­ki.

Xavier Jor­di, aña­de un ter­cer fac­tor cla­ve: la cri­sis del pe­tró­leo. Yam­bos­coin­ci­den en que nohu­bo ayu­das ofi­cia­les es­pa­ño­las al sec­tor, co­mo hoy.

Mon­te­sa y Bul­ta­co bri­lla­ron ayer en el rally Mo­to­clá­si­ca, un re­co­rri­do de 50 km. por es­ce­na­rios tan bar­ce­lo­ne­ses co­mo Mont­juïc, Vall­vi­dre­ra o La Ra­bas­sa­da. Allí es­ta­ban las Triumph, las Nor­ton, las Hon­da, las Ves­pa, entre mu­chas otras. Un fes­ti­val de be­lle­za, di­se­ño y tac­to.

Jesús Mo­reno (Lo­gro­ño, 1952) es el res­tau­ra­dor de con­fian­za de Mu­seu de la Mo­to. Par­ti­ci­pó con su Nor­ton PR de 1971 (4 ve­lo­ci­da­des y 750cc) “Es muy fi­na, ele­gan­te, con llan­tas de alu­mi­nio, con un rui­do pre­cio­so”. Mo­reno tie­ne 4 Nor­ton. “Son­de­li­ca­das. Son­mo­tos pa­ra sa­ber de me­cá­ni­ca”. Tam­po­co fal­tó Car­los Re­boll (Bar­ce­lo­na, 1955), con una es­ti­li­za­da Triumph de 500cc de 1948. “Es una clá­si­ca con la que pue­do ir don­de quie­ra”.

A Al­bert Vi­vet (Te­rras­sa, 1971) su Ves­pa con si­de­car de 1963, la pri­me­ra fa­bri­ca­da enEs­pa­ña­con4 mar­chas y 150cc, lo lle­va de va­ca­cio­nes con su mu­jer a Me­nor­ca y For­men­te­ra. “A ve­ces se po­ne un co­che al la­do, ha­cen la fo­to y se van”. Un rally que es, an­te to­do, un en­cuen­tro de apa­sio­na­dos del ar­te del mo­tor de las dos rue­das en el con­tex­to de un sa­lón que rin­de ho­me­na­je a la tra­di­ción in­dus­trial del sec­tor en Ca­ta­lun­ya.

Pe­re It­chart, jun­to a la Im­pa­la Te­xas de su pa­dre, Pep It­chart, que par­ti­ci­pó en el rally Mo­to­clá­si­ca ARCHIVO IT­CHART

ARCHIVO PUIG BUL­TÓ

Oriol Puig Bul­tó ga­nó el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de Mo­to­cross de Bur­gos en 1964 con es­ta Pur­sang

ARCHIVO PUIG BUL­TÓ

Pa­co Bul­tó (iz­quier­da) con su so­brino Oriol Puig Bul­tó, co­fun­da­do­res de Bul­ta­co en 1958 Xavier Jor­di (arri­ba a la de­re­cha) or­ga­ni­zó el pri­mer cam­peo­na­to de trial de EE.UU. en 1971

Jesús Mo­reno, uno de los gran­des res­tau­ra­do­res del país, con la Nor­ton con la que par­ti­ci­pó en el rally

ARCHIVO XAVIER JOR­DI

EE.UU. aco­gió muy bien la Mon­te­sa Scor­pion 250cc

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.