Due­lo en El Prat

Nor­we­gian y Sin­ga­po­re es­tre­nan flo­ta

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Fran­cis­co Tus­quets Trias de Bes Abo­ga­do y pro­fe­sor de De­re­cho Mer­can­til UB

Cam­bio le­gal El nue­vo ar­tícu­lo 348 bis obli­ga­rá a mu­chas so­cie­da­des a re­plan­tear su po­lí­ti­ca de dis­tri­bu­ción de re­sul­ta­dos

Las jun­tas ge­ne­ra­les or­di­na­rias de las so­cie­da­des mer­can­ti­les no co­ti­za­das que se ce­le­bren es­te año pue­den ser muy con­flic­ti­vas. Al me­nos –y pa­ra­dó­ji­ca­men­te- las de aqué­llas cu­ya cuen­ta de pér­di­das y ga­nan­cias arro­je un re­sul­ta­do po­si­ti­vo.

En efec­to, tras más de cua­tro años sus­pen­di­do, el con­tro­ver­ti­do ar­tícu­lo 348 bis de la Ley de So­cie­da­des de Ca­pi­tal es­tá en vi­gor des­de el 1 de enero de es­te año, y ello no pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­do.

Di­cho ar­tícu­lo con­ce­de, a par­tir del quinto ejer­ci­cio de ac­ti­vi­dad de la so­cie­dad, al so­cio que ha­ya vo­ta­do a fa­vor de la dis­tri­bu­ción de be­ne­fi­cios, el de­re­cho de se­pa­ra­ción, en el ca­so de que la jun­ta ge­ne­ral no acuer­de la dis­tri­bu­ción co­mo di­vi­den­do de, co­mo mí­ni­mo, un ter­cio de los be­ne­fi­cios pro­pios de la ex­plo­ta­ción ob­te­ni­dos du­ran­te el ejer­ci­cio an­te­rior, que sean le­gal­men­te re­par­ti­bles. Lo que sig­ni­fi­ca con­ce­der a di­cho so­cio el de­re­cho a per­ci­bir de la so­cie­dad el va­lor ra­zo­na­ble de sus ac­cio­nes o par­ti­ci­pa­cio­nes.

Por tan­to, en las jun­tas en que se aprue­be un ba­lan­ce con be­ne­fi­cios, si un ter­cio co­mo mí­ni­mo de los mis­mos no se re­par­te co­mo di­vi­den­do, los socios mi­no­ri­ta­rios dis­cre­pan­tes po­drán exi­gir el de­re­cho a que la so­cie­dad ad­quie­ra sus ac­cio­nes o par­ti­ci­pa­cio­nes, por el va­lor que sea fi­ja­do por un experto in­de­pen­dien­te de­sig­na­do por el re­gis­tro mer­can­til.

El pre­cep­to que ha en­tra­do en vi­gor cons­ti­tu­ye una de las mo­di­fi­ca­cio­nes de la le­gis­la­ción so­cie­ta­ria más im­por­tan­te de los úl­ti­mos años, y ha si­do re­ci­bi­da de for­ma muy po­lé­mi­ca y de­sigual, con par­ti­da­rios y de­trac­to­res.

La ra­tio de la nor­ma la cons­ti­tu­ye la pro­tec­ción de la mi­no­ría frente a los su­pues­tos de abu­so de la ma­yo­ría, por re­ten­ción in­jus­ti­fi­ca­da y reite­ra­da de di­vi­den­dos. Sin em­bar­go, el tex­to del pre­cep­to no con­tie­ne re­fe­ren­cia al­gu­na a su apli­ca­ción úni­ca­men­te en casos de abu­so, por lo que po­drá ser apli­ca­ble a la ge­ne­ra­li­dad de las so­cie­da­des mer­can­ti­les.

Pe­ro tam­bién es cier­to que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca ac­tual no es la más fa­vo­ra­ble pa­ra la dis­tri­bu­ción in­dis­cri­mi­na­da de di­vi­den­dos, y pue­de pro­vo­car problemas a com­pa­ñías con de­pen­den­cia de fi­nan­cia­ción ban­ca­ria o con pla­nes de rein­ver­sión de sus be­ne­fi­cios.

En to­do ca­so, es evi­den­te que es­ta­mos an­te una si­tua­ción que obli­ga­rá a mu­chas so­cie­da­des mer­can­ti­les a re­plan­tear su po­lí­ti­ca de dis­tri­bu­ción de re­sul­ta­dos, va­lo­ran­do la con­ve­nien­cia de re­par­tir o no di­vi­den­dos; y a sus ad­mi­nis­tra­do­res a ana­li­zar ri­gu­ro­sa­men­te el con­te­ni­do de los acuer­dos a pro­po­ner en las pró­xi­mas jun­tas ge­ne­ra­les y pre­ver sus con­se­cuen­cias.

No ha­cer­lo pue­de re­sul­tar muy ca­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.