Ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Xavier Fe­rràs De­cano de la fa­cul­tad de Em­pre­sa de la UVIc-UCC

Ima­gi­ne­mos que nos ofre­cen el equi­va­len­te a 1.000 eu­ros men­sua­les de por vi­da, por el sim­ple he­cho de ser ciu­da­da­nos, e in­de­pen­dien­te­men­te de nues­tras con­di­cio­nes la­bo­ra­les (tan­to si tra­ba­ja­mos co­mo si no). ¿Có­mo nos com­por­ta­ría­mos? Es­te es el prin­ci­pio de la Ren­ta Bá­si­ca Uni­ver­sal (RBU), un mí­ni­mo garantizado que nos per­mi­ta man­te­ner­nos so­bre la lí­nea de po­bre­za, una pro­pues­ta de in­no­va­ción so­cial que em­pie­za a to­mar fuer­za cre­cien­te en el mun­do del ca­pi­ta­lis­mo pos­cri­sis. Pa­re­ce una lo­cu­ra, pe­ro más y más ex­per­tos se in­tere­san por el te­ma, mien­tras la au­to­ma­ti­za­ción ma­si­va ex­pul­sa mi­llo­nes de per­so­nas de sus em­pleos. La eco­no­mía or­to­do­xa nos di­ce que an­te un cam­bio tec­no­ló­gi­co que ani­qui­la vie­jos sec­to­res, el in­ge­nio em­pren­de­dor siem­pre con­si­gue ge­ne­rar fuen­tes equi­va­len­tes de em­pleo. Ya, pe­ro, ¿y si es­to no pa­sa?

La eco­no­mía no es una cien­cia pu­ra. Las le­yes eco­nó­mi­cas no son co­mo la ley de la gra­ve­dad. El he­cho de que siem­pre ha­ya pa­sa­do no sig­ni­fi­ca que vuel­va a pa­sar. Es­pe­cial­men­te, an­te un es­ce­na­rio de ver­ti­gi­no­so cam­bio tec­no­ló­gi­co. Só­lo hay que mi­rar los re­cien­tes da­tos de cie­rres ma­si­vos de es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les en Es­ta­dos Uni­dos. Em­pre­sas co­mo The Li­mi­ted, J.C Pen­ney, Sears, Kmart, Macy’s o Aber­crom­bie es­tán ba­jan­do de­fi­ni­ti­va­men­te las per­sia­nas de cen­te­na­res de sus pun­tos de ven­ta, en lo que la re­vis­ta Bu­si­ness In­si­der ha ve­ni­do a lla­mar apo­ca­lip­sis co­mer­cial. Un ter­cio de las an­ta­ño vi­bran­tes gran­des su­per­fi­cies co­mer­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nas se en­cuen­tran en pe­li­gro de des­man­te­la­mien­to, con las im­pli­ca­cio­nes que ello tie­ne en la geo­gra­fía y en la di­ná­mi­ca ur­ba­na. Mu­chas de las gran­des mar­cas de dis­tri­bu­ción in­ten­tan cam­biar a la de­ses­pe­ra­da sus mo­de­los de ven­ta al ca­nal digital, mien­tras Ama­zon se con­vier­te en la gran in­ter­faz co­mer­cial glo­bal. El apo­ca­lip­sis in­dus­trial que vi­vió Es­ta­dos Uni­dos por los efec­tos de la cri­sis, la glo­ba­li­za­ción y el cam­bio tec­no­ló­gi­co se ha tras­la­da­do aho­ra al co­mer­cio. Las gran­des pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas se ex­pan­den a la prác­ti­ca to­ta­li­dad de los sec­to­res eco­nó­mi­cos, y se con­vier­ten en las ma­yo­res em­pre­sas del mun­do, des­ban­can­do a pe­tro­le­ras, far­ma­céu­ti­cas o au­to­mo­vi­lís­ti­cas. Los cin­co gi­gan­tes di­gi­ta­les (Ap­ple, Goo­gle, Mi­cro­soft, Ama­zon y Fa­ce­book), tu­vie­ron en 2016 unos as­tro­nó­mi­cos in­gre­sos de 1,2 mi­llo­nes de dó­la­res por em­plea­do, unos be­ne­fi­cios de 284.000 dó­la­res por em­plea­do, y una ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til de 8,1 mi­llo­nes de dó­la­res por em­plea­do. Mu­cho di­ne­ro y muy po­co em­pleo. El mun­do digital es un mun­do de unos po­cos ga­na­do­res. La di­ná­mi­ca que se es­ta­ble­ce en los mer­ca­dos di­gi­ta­les es co­no­ci­da co­mo

the win­ner ta­kes it all, nom­bre ins­pi­ra­do en la fa­mo­sa can­ción ho­mó­ni­ma de ABBA: to­do se lo lle­va el ga­na­dor. El nue­vo es­ce­na­rio eco­nó­mi­co es­tá do­mi­na­do por gi­gan­tes di­gi­ta­les, con im­ba­ti­bles eco­no­mías de es­ca­la y de al­can­ce, re­co­no­ci­das mar­cas, po­ten­tes y ubi­cuos in­ter­fa­ses de lle­ga­da al usua­rio fi­nal, ac­ce­so a ba­ses de da­tos ma­si­vos y pro­ce­sos au­to­ma­ti­za­dos di­ri­gi­dos por al­go­rit­mos de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial cre­cien­te. Eso, y plan­tas de ma­nu­fac­tu­ra po­bla­das por ro­bots. Los salarios, el prin­ci­pal me­ca­nis­mo de dis­tri­bu­ción de ri­que­za del ca­pi­ta­lis­mo pre­cri­sis, es­tán des­apa­re­cien­do a me­di­da que dis­mi­nu­ye la ofer­ta de em­pleo. Téc­ni­ca­men­te, pa­re­ce posible un mun­do don­de el tra­ba­jo es­té re­ser­va­do a las má­qui­nas, no a los hu­ma­nos. Pe­ro si no bus­ca­mos me­ca­nis­mos de re­dis­tri­bu­ción del va­lor, co­mo aler­tó Tho­mas Pic­ketty, co­rre­mos el ries­go de vol­ver a épo­cas don­de la acu­mu­la­ción del ca­pi­tal en unas po­cas ma­nos, y su he­ren­cia, de­ter­mi­na­ban los des­ti­nos so­cia­les y las po­si­bi­li­da­des de pros­pe­rar de los in­di­vi­duos.

Por to­do ello, des­de los ce­nácu­los de la in­no­va­ción y la tec­no­lo­gía emer­ge la idea de la Ren­ta Bá­si­ca Uni­ver­sal. La ex­ten­sión de la de­sigual­dad, el es­tan­ca­mien­to de los salarios y el em­po­bre­ci­mien­to de las cla­ses me­dias re­quie­ren abrir es­te de­ba­te. No se tra­ta de cri­ti­car el ca­pi­ta­lis­mo, sis­te­ma que nos ha per­mi­ti­do lle­gar a co­tas de desa­rro­llo ja­más vis­tas, y que si­gue ex­tra­yen­do de la po­bre­za a mi­llo­nes de per­so­nas. Se tra­ta de ad­mi­tir que nos ha­lla­mos an­te un nue­vo y des­co­no­ci­do pa­ra­dig­ma. Tam­po­co es un te­ma pa­tri­mo­nio de iz­quier­das o de de­re­chas. Pa­ra las iz­quier­das, la RBU se­ría el me­ca­nis­mo fi­nal de erra­di­ca­ción de la po­bre­za. Pa­ra las de­re­chas, una opor­tu­ni­dad de do­tar al in­di­vi­duo de li­ber­tad y res­pon­sa­bi­li­dad de au­to­ges­tión, pues la RBU sig­ni­fi­ca­ría tam­bién el des­man­te­la­mien­to de cos­to­sas e in­efi­cien­tes re­des de asis­ten­cia so­cial (el Ame­ri­can En­ter­pri­se Ins­ti­tu­te, un po­de­ro­so think tank con­ser­va­dor ame­ri­cano pi­dió una ren­ta de 13.000 dó­la­res anua­les pa­ra to­do ame­ri­cano). Mo­ney for not­hing. Una ren­ta in­con­di­cio­nal a cam­bio de na­da.

¿Tie­ne sen­ti­do? Los es­tu­dios en cur­so in­di­can que una par­te de la po­bla­ción re­nun­cia­ría a tra­ba­jar. Pe­ro, ¿no es esa la par­te de po­bla­ción me­nos pro­duc­ti­va, y que ya sal­ta de sub­si­dio en sub­si­dio? Otra par­te equi­va­len­te, vien­do su ries­go re­du­ci­do, de­ci­di­ría em­pren­der sus pro­pios ne­go­cios, fo­men­tan­do la in­no­va­ción y crean­do em­pleo. Ade­más, la RBU eli­mi­na­ría in­con­ta­bles gas­tos sa­ni­ta­rios, edu­ca­ti­vos, y so­cia­les aso­cia­dos a la po­bre­za y la ex­clu­sión. La RBU sus­ti­tui­ría pen­sio­nes y pres­ta­cio­nes de des­em­pleo. De­sa­pa­re­ce­rían los in­cen­ti­vos per­ver­sos (sub­si­dios só­lo a quien no tra­ba­ja, in­cen­ti­ván­do­lo a no tra­ba­jar). ¿Y si, ade­más, la RBU vi­nie­ra acom­pa­ña­da de fle­xi­bi­li­za­ción del mer­ca­do la­bo­ral? ¿RBU más des­pi­do li­bre? ¿No ten­dría­mos así eco­no­mías más com­pe­ti­ti­vas? Hoy, en un es­ce­na­rio re­ple­to de Trumps y Bre­xits nin­gún de­ba­te de­be ser ta­bú. Sa­be­mos que aho­ra es im­po­si­ble, y que los problemas co­la­te­ra­les son mu­chos. Pe­ro la RBU es al­go que con­tem­plar en el ho­ri­zon­te de un mun­do de exu­be­ran­cia tec­no­ló­gi­ca, em­pre­sas hi­per­pro­duc­ti­vas y pe­li­gro de re­torno a tiem­pos re­vo­lu­cio­na­rios.

Cam­bian­te La eco­no­mía no es una cien­cia pu­ra, no es la ley de la gra­ve­dad. He­chos que siem­pre han pa­sa­do no tie­nen por qué vol­ver a pa­sar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.