Raül Ro­me­va

Nue­vo país, nueva con­tra­ta­ción

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Raül Ro­me­va Con­se­ller de Ex­te­rio­res, Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les y Trans­pa­ren­cia

Com­pro­mi­so La nueva ley de Me­di­das Fis­ca­les re­fuer­za la ca­ra más éti­ca de la con­tra­ta­ción pú­bli­ca y for­ma la so­cie­dad de ma­ña­na

La ma­ne­ra co­mo la Ad­mi­nis­tra­ción ha­ce con­tra­tos con el sec­tor em­pre­sa­rial re­sul­ta to­da­vía hoy con­fu­sa pa­ra una ciu­da­da­nía exi­gen­te que quie­re ser in­for­ma­da. So­mos cons­cien­tes, y es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad cam­biar es­ta per­cep­ción. Po­de­mos afir­mar, sin em­bar­go, que la con­tra­ta­ción ya ocu­pa un lu­gar des­ta­ca­do den­tro de las nue­vas po­lí­ti­cas de trans­pa­ren­cia del Go­vern de la Ge­ne­ra­li­tat. Por­que es­ta­mos con­ven­ci­dos de que las he­rra­mien­tas que nos ofre­ce la trans­pa­ren­cia, tam­bién apli­ca­das en es­te ám­bi­to, son una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra for­ta­le­cer la con­fian­za de la ciu­da­da­nía.

En es­te sen­ti­do, la Ley de Me­di­das Fis­ca­les y Fi­nan­cie­ras apro­ba­da la se­ma­na pa­sa­da, es­ta­ble­ce, por un la­do, me­ca­nis­mos de con­trol pa­ra evi­tar pró­rro­gas, mo­di­fi­ca­cio­nes, pro­ce­di­mien­tos de ur­gen­cia y con­flic­tos de in­tere­ses, y pa­ra ase­gu­rar que la con­tra­ta­ción me­nor (es de­cir, la ad­ju­di­ca­ción di­rec­ta) cum­ple es­cru­pu­lo­sa­men­te los re­qui­si­tos le­ga­les.

Por otra par­te, con res­pec­to a la éti­ca y la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de las em­pre­sas, la nueva Ley ase­gu­ra la trans­pa­ren­cia fis­cal y pro­mue­ve la in­tro­duc­ción de cláu­su­las so­cia­les en los con­tra­tos. Son cláu­su­las que va­lo­ran el cum­pli­mien­to de unos re­qui­si­tos mí­ni­mos sa­la­ria­les, de es­ta­bi­li­dad y salud la­bo­ral, de res­pon­sa­bi­li­dad am­bien­tal y de me­di­das de fo­men­to de la igual­dad de gé­ne­ro y de la con­ci­lia­ción per­so­nal.

Es­tas me­di­das re­fuer­zan la apues­ta de­ci­di­da del Go­bierno por pro­fun­di­zar en la ver­tien­te más so­cial y éti­ca de la con­tra­ta­ción pú­bli­ca. Por­que es­ta­mos con­ven­ci­dos de que tam­bién exi­gien­do de­ter­mi­na­dos es­tán­da­res so­cia­les, me­dioam­bien­ta­les y éti­cos, po­de­mos se­guir trans­for­man­do la so­cie­dad.

Des­de el Go­vern de la Ge­ne­ra­li­tat se han lle­va­do a ca­bo va­rias ini­cia­ti­vas pa­ra fo­men­tar la con­tra­ta­ción con res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Ac­tual­men­te, ya se pro­mue­ven cláu­su­las so­cia­les, se re­ser­va un por­cen­ta­je de con­tra­tos a fa­vor de cen­tros es­pe­cia­les de tra­ba­jo y em­pre­sas de rein­ser­ción, y tam­bién se im­pul­san có­di­gos de bue­nas prác­ti­cas en de­ter­mi­na­dos ser­vi­cios. Los in­for­mes anua­les de se­gui­mien­to y su­per­vi­sión de­mues­tran que es­tas ac­tua­cio­nes ya tie­nen re­sul­ta­dos cla­ra­men­te sa­tis­fac­to­rios.

Así pues, los hi­tos al­can­za­dos y el mu­cho tra­ba­jo que que­da pa­ra ha­cer nos em­pu­jan a se­guir ade­lan­te en la cons­truc­ción de una nueva cul­tu­ra pa­ra un nue­vo país, con ser­vi­cios pú­bli­cos in­clu­si­vos, de ca­li­dad, y que pon­gan por de­lan­te de to­do el bien co­mún.

Es evi­den­te que la trans­pa­ren­cia y la éti­ca tie­nen un gran po­ten­cial pa­ra cam­biar la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Des­de el Go­bierno te­ne­mos cla­ro que, im­pul­sán­do­las, no só­lo es­ta­mos cam­bian­do las ins­ti­tu­cio­nes de hoy, sino que ya em­pe­za­mos a cons­truir la so­cie­dad de ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.