Erics­son: las re­des 5G, otro ci­clo de in­ver­sión

No son los usua­rios los que pre­sio­nan en fa­vor de la nue­va ge­ne­ra­ción, sino in­dus­trias co­mo la del transporte

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Gallego

En la re­cien­te re­es­truc­tu­ra­ción de Erics­son, el nue­vo con­se­je­ro de­le­ga­do, Bör­je Ek­holm, ha asig­na­do al vi­ce­pre­si­den­te se­nior Ulf Ewalds­son la res­pon­sa­bi­li­dad cla­ve de di­ri­gir el ne­go­cio glo­bal de re­des. Ewalds­son, quien en su an­te­rior desem­pe­ño co­mo chief tech­no­logy of­fi­cer fue­ra un após­tol de la quin­ta ge­ne­ra­ción de­co­mu­ni­ca­cio­nes mó­vi­les (5G), coin­ci­de cuan­do se acer­can los pri­me­ros des­plie­gues pre­co­mer­cia­les de es­ta tec­no­lo­gía, pre­vis­tos pa­ra el 2018. Aun­que la me­ta es com­par­ti­da, no to­das las par­tes in­vo­lu­cra­das es­tán de acuer­do en el rit­mo que han de se­guir las in­ver­sio­nes; un de­ba­te que ha de re­sul­tar fa­mi­liar a los lec­to­res de Di­ne­ro.

Ewalds­son con­fir­ma que, así co­mo­la vi­gen­te cuar­ta ge­ne­ra­ción na­ció en el 2010 ba­jo la pre­mi­sa de su op­ti­mi­za­ción pa­ra los smartp­ho­nes, con el fin de ofre­cer a los usua­rios unaex­pe­rien­cia com­ple­ta­men­te nue­va y muy su­pe­rior a la 3G – que aún es ma­yo­ri­ta­ria en bue­na par­te del mun­do –, la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción ha si­do con­ce­bi­da en fun­ción del in­ter­net de las co­sas, con in­de­pen­den­cia de que la 4G tie­ne mu­cho ca­mino por de­lan­te.

“El tren va tan rá­pi­do –di­ce– que aun­que qui­sié­ra­mos no po­dría­mos pa­rar­lo”. Los es­tu­dios de Erics­son in­di­can que a fi­na­les de año, se cru­za­rá el lis­tón de 16.000 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos en to­do el mun­do; só­lo una fracción se­rán smartp­ho­nes. “Des­de el mis­mo mo­men­to en que em­pe­zó a ha­blar­se de 5G, es­ta ha ac­tua­do co­mo ace­le­ra­dor, ha crean­do la ne­ce­si­dad de sí mis­ma”, re­su­me.

No son los fa­bri­can­tes quie­nes pre­sio­nan a fa­vor del 5G. Ni los ope­ra­do­res quie­nes lo fre­nan: Erics­son in­te­gra un gru­po de 40 com­pa­ñías de am­bos la­dos que ha im­pul­sa­do la apro­ba­ción por el ór­gano in­ter­na­cio­nal 3GPP (el 9 de mar­zo) de un me­ca­nis­mo de ace­le­ra­ción, que con­sis­te en ini­ciar cuan­to an­tes las prue­bas de 5G so­bre la in­fra­es­truc­tu­ra 4G exis­ten­te, mien­tras avan­za el pro­ce­so de es­tan­da­ri­za­ción. “Es una pre­sión del mer­ca­do, pe­ro no vie­ne del con­su­mi­dor –co­mo en el trán­si­to de 3G a 4G, ha­ce unos diez años–, sino de otras in­dus­trias: la del transporte, por ejem­plo”. Des­de lue­go, no po­dría ha­blar­se de co­ches co­nec­ta­dos, o au­tó­no­mos en el fu­tu­ro, sin de­cir qué re­des los co­nec­ta­rán; no se­rán las ac­tua­les sino las si­guien­tes, en la pró­xi­ma dé­ca­da.

Se­ña­la Ewalds­son que la ma­yo­ría de los usua­rios no es cons­cien­te de las ven­ta­jas que les apor­ta­rán las re- des 5G. En la con­ver­sa­ción con Di­ne­ro sur­ge un asun­to que in­tere­sa­rá di­rec­ta­men­te a los con­su­mi­do­res. Las­re­des exis­ten­tes es­tán pen­sa­das pa­ra dar prio­ri­dad al trá­fi­co en sen­ti­do des­cen­den­te [ downs­tream] pe­ro la de­man­da apun­ta en la di­rec­ción de subida [ ups­tream].

El vi­ce­pre­si­den­te de Erics­son ti­ra de es­ta­dís­ti­cas que ela­bo­ra su com­pa­ñía. “Aho­ra, el 55% del trá­fi­co que pa­sa por las re­des mó­vi­les es­tá com­pues­to por ví­deo, pe­ro una pro­por­ción cre­cien­te de ese 55% es ups­tream, y po­dría con­ges­tio­nar­las [...] ca­da día más y más gen­te gra­ba ví­deos y los sube a Fa­ce­book, Ins­ta­gram o Snap­chat pa­ra com­par­tir­los, y mu­chos de ellos es­pe­ran que a su vez sean com­par­ti­dos. Es­ta prác­ti­ca tie­ne con­se­cuen­cias”.

Otro fe­nó­meno de de­man­da in­ten­si­va es el Wi­Fi, por ra­zo­nes de efi­cien­cia de cos­tes en en­tor­nos de cor­to al­can­ce. ¿Po­dría 5Gsus­ti­tuir a Wi­Fi? No po­dría, res­pon­de, por­que de nin­gu­na ma­ne­ra igua­la su efi­cien­cia; y des­de lue­go Wi­Fi no po­dría ser una al­ter­na­ti­va a las re­des ce­lu­la­res sal­vo en cier­tos usos. “No ima­gino que na­die va­ya a re­nun­ciar a su sus­crip­ción mó­vil por muy a mano que ten­ga una co­ne­xión Wi­Fi; usa­rá una u otra se­gún las cir­cuns­tan­cias”.

Con el au­ge de la virtual iza ción, la in­dus­tria de las T.I. [an­tes lla­ma­da in­for­má­ti­ca] es­tá com­pi­tien­do en un te­rreno que pa­re­cía re­ser­va­do a com­pa­ñías co­mo Erics­son, su­mi­nis­tra­do­ras de los ope­ra­do­res. ¿Cree que son in­tru­sos en su jar­dín? En­tre ri­sas, Ewalds­son re­pli­ca: “Con esa ló­gi­ca, po­dría pre­gun­tar­les si los in­tru­sos so­mos no­so­tros [...] En se­rio: la nu­be es un fe­nó­meno muy dis­rup­ti­vo, y no hay más que ver lo que es­tán su­frien­do las em­pre­sas de hard­wa­re y soft­wa­re. No di­go que no nos es­té afec­tan­do, al con­tra­rio, por­que es la mis­ma dis­rup­ción. Ellos, co­mo no­so­tros, lo úni­co que po­de­mos ha­cer es ser rá­pi­dos en la adap­ta­ción”.

¿Quién va a pre­va­le­cer ?“Es pron­to, pe­ro nues­tros clien­tes, los ope­ra- do­res, tie­nen una am­bi­ción le­gí­ti­ma de ser ac­to­res en el mer­ca­do cloud [...] A ve­ces se ha­bla de cloud con una cier­ta li­ge­re­za, co­mo sino ne­ce­si­ta­ra n co­nec­ti­vi­dad. En es­te pun­to con­cre­to hay que plan­tear­se dos pre­gun­tas: ¿qué re­des van a dar esa co­nec­ti­vi­dad? y ¿có­mo se­va a fi­nan­ciar el plus de ca­pa­ci­dad? Cree­mos que 5G pue­de ser una fuen­te de in­gre­sos pro­por­cio­na­dos por el ac­ce­so mó­vil a la nu­be”. Por es­to, pe­se a las di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras que atra­vie­sa la com­pa­ñía sue­ca, Ewalds­son di­ce ser op­ti­mis­ta: “5G es­tá a pun­to de lle­gar, se abri­rá otro ci­clo de in­ver­sión y nues­tra tec­no­lo­gía se­gui­rá sien­do ne­ce­sa­ria”.

.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.