Ur­ba­na sí, Har­ley tam­bién

La Street Rod da una in­yec­ción de po­ten­cia y ca­li­dad a la fa­mi­lia más jo­ven y ur­ba­na de la mar­ca ame­ri­ca­na

La Vanguardia - Dinero - - MOTOS - Da­vid Prats

Cuan­do ha­ce tres años Har­ley-Da­vid­son lan­zó la Street 750, se es­pe­ra­ba que fue­ra un re­vul­si­vo de ven­tas en­tre sus fans más jó­ve­nes y tam­bién en­tre los más ur­ba­ni­tas. No obs­tan­te, du­ran­te es­te tiem­po la mar­ca nor­te­ame­ri­ca­na ha vis­to co­mo otros de sus mo­de­los con más his­to­ria y un pre­cio si­mi­lar fa­go­ci­ta­ban a la Street e im­pe­dían que tu­vie­ra el pa­pel que de es­ta se es­pe­ra­ba. Pri­me­ro fue una reor­de­na­ción de pre­cios lo que per­mi­tió su ver­da­de­ro lan­za­mien­to y aho­ra es la lle­ga­da de la Street Rod lo que pre­ten­de co­lo­car a es­ta fa­mi­lia en la po­si­ción del mer­ca­do que se me­re­ce.

El pri­mer pun­to en el que se ha de­ci­di­do ac­tuar pa­ra me­jo­rar la Street han si­do, di­rec­ta­men­te, en to­dos. Prác­ti­ca­men­te no hay ni un só­lo as­pec­to de la mo­to que no ha­ya evo­lu­cio­na­do de for­ma no­ta­ble, em­pe­zan­do por el motor, si­guien­do por la par­te ci­clo y aca­ban­do por los com­po­nen­tes. A sim­ple vis­ta, la pre­sen­cia del mo­de­lo cum­ple con lo que se es­pe­ra de una Har­ley-Da­vid­son, con una mar­ca­da per­so­na­li­dad y unos ni­ve­les de ca­li­dad equi­pa­ra­bles a los de sus her­ma­nas ma­yo­res.

El pro­pul­sor es bá­si­ca­men­te el mis­mo que el de la Street, un V Twin de 749cc con in­yec­ción elec­tró­ni­ca, cu­la­tas de cua­tro vál­vu­las y re­fri­ge­ra­ción lí­qui­da, aun­que es­ta evo­lu­ción ha si­do bau­ti­za­da co­mo High Out­put Re­vo­lu­tion Xy cuen­ta con ár­bo­les de le­vas más cru­za­dos, una ma­yor re­la­ción de com­pre­sión de los ci­lin­dros y un ré­gi­men má­xi­mo de gi­ro que sube has­ta las 9.000 rpm.

El re­sul­ta­do de to­do ello es que la po­ten­cia se in­cre­men­te en un 20 por cien­to res­pec­to a la Street y el par má­xi­mo au­men­te un 10 por cien­to. La ali­men­ta­ción tam­bién se ha me­jo­ra­do con un nue­vo air­box de ma­yor vo­lu­men y con nue­vos cuer­pos do­bles de in­yec­ción de 42 mm, ade­más de un es­ca­pe de gran vo­lu­men que me­jo­ra el flu­jo de ga­ses y la efi­cien­cia del con­jun­to.

Las me­jo­ras no ter­mi­nan en el motor, ya que se ha mo­di­fi­ca­do la geo­me­tría del cha­sis y aho­ra dis­po­ne de una di­rec­ción más pre­ci­sa y de una po­si­ción de con­duc­ción más agre­si­va. El com­ple­men­to a es­te pun­to ha lle­ga­do con nue­vas sus­pen­sio­nes (una hor­qui­lla in­ver­ti­da de ma­yor diá­me­tro en el tren de­lan­te­ro y un do­ble amor­ti­gua­dor mul­ti­rre­gu­la­ble de gas en el tra­se­ro), jun­to con nue­vas llan­tas de alea­ción y un equi­po de fre­nos más po­ten­tes.

Má­sa­llá de to­dos los cam­bios me­cá­ni­cos, un as­pec­to pri­mor­dial de­la Street Rod ha si­do el pa­so ade­lan­te que ha da­do a ni­vel de aca­ba­dos, con atrac­ti­vos de­ta­lles co­mo los re­tro­vi­so­res adap­ta­bles por en­ci­ma o por de­ba­jo del ma­ni­llar ylos nue­vos es­tri­bos y le­vas.

Las me­jo­ras in­clu­yen el motor, la sus­pen­sión, los fre­nos y el cha­sis, to­do un sal­to en ca­li­dad Aho­ra no hay ni un só­lo as­pec­to de la mo­to que no ha­ya me­jo­ra­do de for­ma no­ta­ble

Me­jo­ras La nue­va hor­qui­lla, amor­ti­gua­do­res y fre­nos ofre­cen más con­sis­ten­cia y se­gu­ri­dad, mien­tras que el motor rin­de un 20 por cien­to más. Aho­ra los aca­ba­dos, co­mo los re­tro­vi­so­res y es­tri­bos, son más atrac­ti­vos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.