Em­pu­ria­bra­va se adap­ta al si­glo XXI

La ma­yor ma­ri­na re­si­den­cial de Eu­ro­pa cum­ple 50 años y po­ten­cia su sin­gu­la­ri­dad en la Cos­ta Bra­va

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Mar Cla­ra­mon­te

Na­ció en 1967 co­mo una ur­ba­ni­za­ción de ve­ra­neo pa­ra cen­troeu­ro­peos y me­dio si­glo des­pués cuen­ta con 6.916 ha­bi­tan­tes cen­sa­dos (el 58% ex­tran­je­ros, de 73 na­cio­na­li­da­des di­fe­ren­tes), que quie­ren dis­fru­tar de su vi­vien­da bue­na par­te del año, se­gún da­tos del Ayun­ta­mien­to de Cas­te­lló d'Em­pú­ries, al que per­te­ne­ce, aun­que ca­si du­pli­ca el nú­me­ro de re­si­den­tes del nú­cleo an­ti­guo.

Y si bien Em­pu­ria­bra­va si­gue ofre­cien­do co­mo re­cla­mo prin­ci­pal 23 ki­ló­me­tros de ca­na­les ar­ti­fi­cia­les en la desem­bo­ca­du­ra del río Mu­ga (en el Alt Em­por­dà), con la po­si­bi­li­dad de vi­vir en una vi­vien­da con un ya­te ama­rra­do a la en­tra­da, aho­ra los ve­ci­nos pi­den que las in­fra­es­truc­tu­ras se adap­ten a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les.

Me­jo­rar el es­pa­cio ur­bano

Así, la ce­le­bra­ción de sus 50 años pue­de ser una opor­tu­ni­dad de oro pa­ra un des­tino que bus­ca con­so­li­dar su re­po­si­cio­na­mien­to co­mo “fa­mi­liar, de­por­ti­vo y de na­tu­ra­le­za, con un es­pa­cio ur­bano más ama­ble y ade­cua­do a la gen­te, y un sec­tor náu­ti­co muy po­ten­te”, co­mo des­ta­ca Sal­vi Güell, el al­cal­de de Cas­te­lló d'Em­pú­ries, que de­ta­lla que “nos he­mos te­ni­do que po­ner las pi­las pa­ra do­tar a la Ma­ri­na de una se­rie de ser­vi­cios no pre­vis­tos ini­cial­men­te, em­pe­zan­do por el al­can­ta­ri­lla­do (que no se com­ple­tó has­ta 2014), las ace­ras, equi­pa­mien­tos mu­ni­ci­pa­les... Aho­ra es­ta­mos ha­cien­do un pa­seo ma­rí­ti­mo nue­vo pre­vis­to pa­ra el fi­nal de 2018 que cree­mos que se­rá un po­lo de atrac­ción im­por­tan­te, ne­go­cia­mos con la Ge­ne­ra­li­tat y la ac­tual con­ce­sio­na­ria de los ca­na­les pa­ra po­der gestionar el man­te­ni­mien­to, lim­pie­za y vi­gi­lan­cia, y qui­sié­ra­mos mo­der­ni­zar la zo­na co­mer­cial de San Mo­ri”.

Los fran­ce­ses, prin­ci­pa­les clien­tes

Pe­ro las me­jo­ras anun­cia­das aún no se per­ci­ben en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, se­gún Ale­xan­dra Her­mi­da, pro­pie­ta­ria de la agen­cia lo­cal Her­ca­sa, quien ar­gu­men­ta que “tra­ba­ja­mos pa­ra ven­der el lu­jo de los ca­na­les y las ca­sas, pe­ro pa­ra que los clien­tes se que­den ne­ce­si­ta­mos más ser­vi­cios y co­mer­cios del ni­vel que qui­sie­ran. A me­nu­do se que­jan de que se que­da­rían to­do el año pe­ro no lo ha­cen por­que se abu­rri­rían”.

Por su par­te, Markus Thoe­ne, so­cio de la in­mo­bi­lia­ria Barcelona & Cos­ta Bra­va Sot­heby's In­ter­na­tio­nal Realty, sos­tie­ne que “no se ha he­cho su­fi­cien­te in­ver­sión y por eso no tie­ne el mis­mo caché que otros lu­ga­res del Me­di­te­rrá­neo, pe­ro hay clien­tes muy vin­cu- la­dos, hi­jos o nie­tos de los pri­me­ros pro­pie­ta­rios, y tam­bién gen­te que quie­re te­ner la ca­sa jun­to al bar­co, cer­ca del Cap de Creus”.

Los ex­per­tos con­sul­ta­dos coin­ci­den en que los com­pra­do­res fran­ce­ses pre­do­mi­nan los úl­ti­mos años, se­gui­dos de bri­tá­ni­cos, bel­gas, ale­ma­nes y es­can­di­na­vos.

En cuan­to al ti­po de ca­sa de ga­ma al­ta más de­man­da­da, “sue­le es­tar en­tre los 500.000 y 600.000 eu­ros”, se­gún Thoe­ne, mien­tras que los clien­tes con más pre­su­pues­to se de­can­tan por “pro­pie­da­des en los ca­na­les más gran­des, de más de un mi­llón de eu­ros, que re­nue­van, am­plían o in­clu­so de­rri­ban pa­ra ha­cer una más mo­der­na”, ex­pli­ca Her­mi­da.

AJUN­TA­MENT DE CAS­TE­LLÓ D'EM­PÚ­RIES

SOT­HEBY'S

SOT­HEBY'S

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.