Fal­si­fi­ca­cio­nes

La OCDE ci­fra en 143.000 mi­llo­nes las pér­di­das en el mer­ca­do de las TIC

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Blan­ca Gis­pert

Cui­da­do: hay ca­si un 20% de pro­ba­bi­li­da­des que el te­lé­fono que lle­va en el bol­si­llo sea fal­so. Lo más pro­ba­ble es que ven­ga vo­lan­do de Hong Kong (55%), Chi­na (40%) o, en me­nor me­di­da, de los Emi­ra­tos Árabes. Son­da­tos que pu­bli­có la se­ma­na pa­sa­da la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OCDE) enelin­for­me El­co­mer­cio de los bie­nes fal­si­fi­ca­dos en las TIC, ela­bo­ra­do en ba­se a las úl­ti­mas ci­fras dis­po­ni­bles del mer­ca­do mun­dial de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción (TIC), en­tre los años 2011 y 2013. Los mó­vi­les son só­lo una par­te del es­tu­dio, que in­clu­ye da­tos de ar­tícu­los co­mo con­so­las de vi­deo­jue­gos, ba­te­rías de­los mó­vi­les, car­ga­do­res otar­je­tas de­me­mo­ria. En­to­tal, di­ce la OCDE, el 6,5% de los ar­tícu­los TIC del mun­do son fal­sos y la pér­di­da que es­tos crean en el mer­ca­do (por­que los con­su­mi­do­res los com­pran a pre­cio ofi­cial) se en­cuen­tra en tor­no­de­los 143.000 mi­llo­nes de eu­ros. Piotr Strys­zows­ki, ana­lis­ta de la OCDE, ex­pli­ca que los pro­duc­tos fal­sos en­tran por cua­tro vías. “La pri­me­ra, el co­mer­cio en lí­nea, de por­ta­les co­mo Amazon o eBay, que en­la­zan con pá­gi­nas po­co se­gu­ras; la se­gun­da, tien­das de re­pa­ra­ción, que sus­ti­tu­yen par­tes del te­lé­fono por pro­duc­tos fal­sos; la ter­ce­ra, com­pa­ñías ase­gu­ra­do­ras de dis­po­si­ti­vos, y la cuar­ta, los mis­mos fal­si­fi­ca­do­res, que “de­vuel­ven” los dis­po­si­ti­vos a los fa­bri­can­tes ale­gan­do que no fun­cio­nan”. Se­gún el in­for­me, los paí­ses que su­fren más las con­se­cuen­cias son Es­ta­dos Uni­dos, Ara­bia Sau­dí y Es­pa­ña. En con­cre­to, en el Es­ta­do se ven­die­ron unos 2.000 te­lé­fo­nos mó­vi­les fal­sos, que ge­ne­ra­ron una pér­di­da de más de 27 mi­llo­nes de eu­ros si se in­clu­yen ac­ce­so­rios fal­sos del mó­vil, co­mo­pan­ta­llas, te­cla­dos o mo­ni­to­res. Strys­zows­ki cree que las ci­fras son tan ele­va­das en Es­pa­ña por­que “es un pun­to geo­grá­fi­co es­tra­té­gi­co, al en­con­trar­se cer­ca de Áfri­ca, y una re­gión don­de el con­su­mo de mó­vi­les es ele­va­do”.

Hay da­tos más re­cien­tes, del 2015, de la Ofi­ci­na Eu­ro­pea de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual (OEPI), só­lo re­fe­ren­tes a te­lé­fo­nos mó­vi­les y no a los ac­ce­so­rios, don­de hay más frau­de. La OEPI di­ce­queen Eu­ro­pa las em­pre­sas de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes per­die­ron 4.200 mi­llo­nes de eu­ros con un 8,3% de mó­vi­les fal­sos. Y que en el mun­do la ci­fra fue de 45.300 mi­llo­nes, con el 13% de dis- po­si­ti­vos fal­sos. En Es­pa­ña, di­ce, la pér­di­da fue de 386 mi­llo­nes, con un 10% de te­lé­fo­nos frau­du­len­tos.

Así, la pro­ba­bi­li­dad de que el te­lé­fono que lle­va en el bol­si­llo sea fal­so es, se­gún la Ofi­ci­na Eu­ro­pea de Pa­ten­tes, deun10% y no de un 20% co­mo di­ce la OCDE. Las ci­fras son igual­men­te “alar­man­tes” y co­mo sub­ra­ya Strys­zows­ki, las fal­si­fi­ca­cio­nes “no só­lo ge­ne­ran pér­di­das­sino que de­va­lúan el ser­vi­cio frau­du­len­ta­men­te y per­ju­di­can la sa­lud del con­su­mi­dor”.

Es­pa­ña ha per­di­do unos 27 mi­llo­nes de eu­ros en­tre te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y sus ac­ce­so­rios fal­sos

QILAI SHEN / BLOOM­BERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.