Ejer­ci­cio, ra­zón y na­tu­ra­le­za di­gi­tal

La Vanguardia - Dinero - - NEWS - Jo­sep Ma­ria Gan­yet Et­nó­gra­fo di­gi­tal

Ha­ce unos días el ac­tor Ro­ger Co­ma col­ga­ba en su per­fil de Twit­ter una fo­to con un tex­to es­cri­to a mano que de­cía: “pri­mer prue­bo los tuits en pa­pel”. 27 re­tuits y 88 me gus­ta des­pués me si­gue fas­ci­nan­do. Des­co­noz­co la in­ten­ción que te­nía Ro­ger cuan­do lo es­cri­bió pe­ro es­te tuit es una es­pe­cie de es­pe­jo di­gi­tal de nues­tro ser analó­gi­co. Meex­pli­co.

Twit­ter es un me­dio de co­mu­ni­ca­ción que ha cam­bia­do nues­tra vo­ce­ci­ta in­te­rior por un me­gá­fono, don­de lo que cuen­ta es la con­sig­na y la in­me­dia­tez. El he­cho de co­ger pa­pel y bo­lí­gra­fo, es­cri­bir un men­sa­je cor­to, fo­to­gra­fiar­lo y pu­bli­car­lo —un dis­pen­dio de pre­me­di­ta­ción y re­fle­xión—, es en Twit­ter un ac­to re­vo­lu­cio­na­rio, un ma­ni­fies­to, que po­de­mos ha­cer ex­ten­si­vo a to­dos los me­dios di­gi­ta­les . Se­gui­mos en Twit­ter. La ae­ro­lí­nea Ro­yal Jor­da­nian reac­cio­na­ba a la prohi­bi­ción de la ad­mi­nis­tra­ción Trump de lle­var ta­ble­tas y or­de­na­do­res en ca­bi­na en los vue­los a los EE.UU. pro­ce­den­tes de Jor­da­nia en­tre otros paí­ses. Lo ha­cía en un tuit don­de re­co­men­da­ba has­ta do­ce co­sas que ha­cer du­ran­te el vue­lo: leer un li­bro, sa­lu­dar a la per­so­na de al la­do, ha­blar con ella co­mo en la era prein­ter­net, lu­char por tu es­pa­cio de re­po­sa­bra­zos , pen­sar en el sen­ti­do de la vi­da y apre­ciar el mi­la­gro de vo­lar. El tuit re­ma­cha­ba el cla­vo con un la­pi­da­rio “pien­sa los mo­ti­vos por los cuá­les no pue­des lle­var una ta­ble­ta o un por­tá­til”. Am­bos tuits tie­nen en co­mún una fi­na iro­nía y una crí­ti­ca su­til a nues­tra edu­ca­ción di­gi­tal, que por un la­do nos ha­cen gra­cia y por el otro nos in­ter­pe­lan da­do que nos re­fle­ja­mos en ellos; am­bos tuits nos po­nen de­lan­te del es­pe­jo di­gi­tal, y no siem­pre nos gus­ta lo que ve­mos.

Se­gui­mos via­jan­do.

El ve­rano pa­sa­do vo­lé por pri­me­ra vez con la ae­ro­lí­nea de ba­jo cos­te Nor­we­gian. Meha­bían ha­bla­do muy bien de ella y te­nía cu­rio­si­dad por el ser­vi­cio de Wi­Fi gra­tui­to a bor­do. Im­pre­sio­na. Im­pre­sio­na ver co­mo Goo­gle Maps va eti­que­tan­do las ciu­da­des, ríos y pue­blos que ves por la ven­ta­na en una ex­pe­rien­cia de reali­dad au­men­ta­da mien­tras mar­ca 800 ki­ló­me­tros por ho­ra.

El es­pe­jo di­gi­tal se em­pie­za a em­pa­ñar, sin em­bar­go, cuan­do el de al la­do lla­ma por What­sApp pa­ra ex­pli­car que es­tá en un avión lla­man­do por What­sApp. En ese mo­men­to per­ci­bes que la reali­dad au­men­ta­da de ver­dad es analó­gi­ca y que es­tá ahí fue­ra. Po­nes el mó­vil en mo­do avión —fotos sí—, te po­nes a cu­rio­sear por la ven­ta­na y “a apre­ciar el mi­la­gro de vo­lar” tal y co­mo re­co­men­da­ba Ro­yal Jor­da­nian en su tuit.

Lle­ga­do a Os­lo me alo­jé en un apar­ta­men­to que ha­bía al­qui­la­do en Aibnb en un ba­rrio de estudiantes cer­ca de la uni­ver­si­dad. Era un pi­so mo­derno, no de­ma­sia­do gran­de, con te­rra­za y bien co­mu­ni­ca­do. Me­dio la im­pre­sión de que era la re­si­den­cia ha­bi­tual del es­tu­dian­te que me lo al­qui­la­ba y que cuan­do te­nía una ofer­ta de Airbnb ce­rra­ba sus co­sas en un ar­ma­rio y se iba a ca­sa de al­guien (al­go que ya ha­bía vis­to en Cu­ba mu­cho an­tes de Airbnb). An­tes de que la lla­ve del apar­ta­men­to me dio la cla­ve del Wi­Fi y me hi­zo no­tar que en el apar­ta­men­to no lle­ga­ban ca­na­les de te­le con­ven­cio­na­les, que só­lo te­nía un Apple TV co­nec­ta­do a una te­le Sam­sung de al­ta de­fi­ni­ción y que po­día usar Net­flix o cual­quier ser­vi­cio de vi­deo por in­ter­net. In­tro­du­je mi usua­rio y mi cla­ve de Net­flix y an­tes de ir a dor­mir, en Os­lo, con­ti­nué mi­ran­do la se­rie que es­ta­ba mi­ran­do en ca­sa la no­che an­te­rior.

Re­cuer­do que ha­ce años cuan­do via­ja­ba a un país ex­tran­je­ro lo pri­me­ro que ha­cía al lle­gar a la ha­bi­ta­ción del ho­tel, an­tes de abrir las ma­le­tas, era po­ner la te­le y ver qué ca­na­les ha­bía y qué ha­cían (men­ción especial pa­ra el ca­nal Ban­da­max de Mé­xi­co o pa­ra los de mú­si­ca schla­ger en Ale­ma­nia). Aho­ra no. Aho­ra lo úni­co que me preo­cu­pa es la cla­ve del wi­fi pa­ra con­ti­nuar vien­do mi Net­flix, pa­ra ha­cer un Fa­ceti­me con los de ca­sa o pa­ra no per­der­me nin­gún tuit so­bre el Pro­cés™.

“La na­tu­ra­le­za re­quie­re la ra­zón, y el ejer­ci­cio si no lo go­bier­na la ra­zón es­tá ex­pues­to a un mon­tón de pe­li­gros y erro­res”. Lo po­día ha­ber di­cho Yo­da en El

Im­pe­rio Con­tra­ata­ca pe­ro lo es­cri­bió Eras­mo de Rot­ter­dam en su li­bro Edu­cad

a los ni­ños muy pron­to en las le­tras, don­de en 1529 ya ha­bla­ba de dis­tin­guir en­tre lo nue­vo y lo bueno. Eras­mo des­com­po­ne la fe­li­ci­dad hu­ma­na en tres fac­to­res: la na­tu­ra­le­za, la ra­zón y el ejer­ci­cio. La na­tu­ra­le­za ha­ce re­fe­ren­cia a la ap­ti­tud pa­ra apren­der y la ten­den­cia in­na­ta al bien; la ra­zón a la for­ma­ción in­te­lec­tual, sus re­co­men­da­cio­nes y sus pre­cep­tos; y el ejer­ci­cio a la pues­ta en prác­ti­ca de las cua­li­da­des que nos ha da­do la na­tu­ra­le­za y que la ra­zón pro­mue­ve.

Ca­si 500 años des­pués, los ar­gu­men­tos de Eras­mo si­guen más vi­gen­tes que nun­ca aun­que su re­fle­xión, el es­pe­jo di­gi­tal nos los mues­tre in­ver­ti­dos. En nues­tra edu­ca­ción di­gi­tal he­mos em­pe­za­do por el ejer­ci­cio —nos he­mos en­con­tra­do en un mun­do di­gi­tal— y he­mos ido ha­cia atrás bus­can­do ra­zo­nes pa­ra en­ten­der nues­tro com­por­ta­mien­to —na­die nos ha da­do el ma­nual— has­ta que he­mos lle­ga­do a nues­tra na­tu­ra­le­za que he­mos re­des­cu­bier­to analó­gi­ca.

So­mos se­res analó­gi­cos que cuan­do nos mi­ra­mos en el es­pe­jo di­gi­tal no siem­pre nos gus­ta lo que ve­mos. La re­vo­lu­ción di­gi­tal nos ha da­do nue­vas opor­tu­ni­da­des de co­mu­ni­ca­ción, de apren­di­za­je, de tra­ba­jo y de ocio pe­ro no nos ha traí­do to­da la fe­li­ci­dad que el fu­tu­ro nos pro­me­tía. Pe­ro la re­vo­lu­ción di­gi­tal no es la úl­ti­ma re­vo­lu­ción de la in­for­ma­ción, nos que­da aún la re­vo­lu­ción cuán­ti­ca, la que ex­ten­de­rá nues­tras ca­pa­ci­da­des más allá de lo que po­de­mos ima­gi­nar, la que cam­bia­rá lo que so­mos y el mun­do en que vi­vi­mos. La es­pe­ran­za es que la re­fle­xión de la re­vo­lu­ción di­gi­tal ac­tual en el es­pe­jo de la re­vo­lu­ción cuán­ti­ca nos vuel­va a mos­trar los fac­to­res de Eras­mo en su or­den co­rrec­to: na­tu­ra­le­za, ra­zón y ejer­ci­cio. Y en­ton­ces se­re­mos fe­li­ces de ver­dad.

El es­pe­jo Fren­te al es­pe­jo di­gi­tal nos cues­ta dis­tin­guir lo nue­vo de lo bueno. Es­pe­re­mos sa­lir más fa­vo­re­ci­dos en el es­pe­jo cuán­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.