Eco­no­mía ver­de.

Cre­ce el nú­me­ro de em­pre­sas que ha­ce moda sos­te­ni­ble

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Lorena Fa­rràs Pé­rez

No es ca­sual que la co­no­ci­da ac­triz Em­ma Wat­son ha­ya de­ci­di­do asis­tir a los ac­tos de la gi­ra de pre­sen­ta­ción de su úl­ti­mo fil­me La

Be­lla y la Bes­tia lu­cien­do pren­das sos­te­ni­bles. El que se co­no­ce co­mos­low fas­hion pi­sa ca­da vez más fuer­te tan­to den­tro co­mo fuera de la al­fom­bra ro­ja.

H&M, In­di­tex y más re­cien­te­men­te Man­go son al­gu­nas de las gran­des fir­mas de moda de ma­sas que han lan­za­do co­lec­cio­nes ‘eco’, in­te­gra­das por pren­das de ves­tir rea­li­za­das a ba­se de ma­te­ria­les co­mo el al­go­dón or­gá­ni­co, tex­ti­les bio­de­gra­da­bles, fi­bras na­tu­ra­les o ma­te­ria­les re­ci­cla­dos. H&Min­clu­so ha pro­me­ti­do que a par­tir del año 2030 só­lo usa­rá es­te ti­po de ma­te­ria­les. Pe­ro la esen­cia de la slow fa

shion se te­je le­jos de la al­fom­bra ro­ja y las gran­des fir­mas de dis­tri­bu­ción. Fir­mas co­mo Skun­kFunk, Ecoalf o El Na­tu­ra­lis­ta son al­gu­nos de los casos de moda sos­te­ni­ble ma­de in Spain que es­tán triun­fan­do tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal. Em­pe­za­ron cuan­do el mer­ca­do era in­ci­pien­te, pe­ro han ido cre­cien­do y co­se­chan­do éxi­tos a me­di­da que au­men­ta­ba la de­man­da.

Y el te­ji­do empresarial no pa­ra de am­pliar­se. Ca­da vez hay más fir­mas que apues­tan por la ‘slow fas­hion’. Con el ob­je­ti­vo de po­ner orden e im­pul­sar es­ta pu­jan­te moda, aca­ba de sa­lir de la pa­sa­re­la la pla­ta­for­ma Slow Fas­hion Next, crea­da por la em­pre­sa dis­tri­bui­do­ra y co­mer­cia­li­za­do­ra Moda en Po­si­ti­vo a tra­vés de la pla­ta­for­ma de crow­fun­ding Ver- ka­mi. Slow Fas­hion Next dis­po­ne de un di­rec­to­rio de moda sos­te­ni­ble integrado ya por más de cien em­pre­sas y ofre­ce apo­yo y ase­so­ra­mien­to a nue­vos pro­yec­tos de moda éti­ca y sos­te­ni­ble.

To­da es­ta apues­ta empresarial no se­ría po­si­ble sin una de­man­da cre­cien­te. El con­su­mi­dor se preo­cu­pa ca­da vez más por el im­pac­to me­dioam­bien­tal que su­po­ne la crea­ción de las pren­das que vis­te a diario, su país de pro­ce­den­cia o las con­di­cio­nes en las que tra­ba­jan las per­so­nas que se en­car­gan de con­fec­cio­nar­las.

Sin em­bar­go, las bue­nas in­ten­cio­nes cho­can a me­nu­do con la ba­rre­ra del pre­cio. A di­fe­ren­cia de la fast fas­hion, la slow fas­hion se de­can­ta por pren­das de ma­yor ca­li­dad, con­fec­cio­na­das con unas con­di­cio­nes la­bo­ra­les dig­nas y res­pe­tan­do el me­dio am­bien­te, lo que re­per­cu­te en un ma­yor pre­cio. Por otro la­do, en es­te nue­vo con­cep­to de moda, la ro­pa de­ja de ser un pro­duc­to ca­si de usar y ti­rar pa­ra per­ma­ne­cer más tiem­po en el ar­ma­rio. A aque­llos quie­nes no les gus­te la idea de re­pe­tir tan a me­nu­do de mo­de­li­to cuen­tan con la op­ción de acu­dir al mer­ca­do de se­gun­da mano o bien de re­ci­clar sus pren­das. Pe­ro el mer­ca­do de com­pra­ven­ta de pren­das usa­das ya es ha­ri­na de otro cos­tal que da­ría pa­ra otro ar­tícu­lo.

AN­GE­LA WEISS / AFP

La in­dus­tria tex­til, uno de los sec­to­res eco­nó­mi­cos más im­por­tan­tes, es tam­bién uno de los más con­ta­mi­nan­tes: des­de la ob­ten­ción de la ma­te­ria pri­ma, a su pro­ce­sa­do y el pos­te­rior trans­por­te del pro­duc­to fi­nal des­de paí­ses le­ja­nos. Por otro la­do, mu­chos pro­duc­tos tex­ti­les de­ri­van del pe­tró­leo, co­mo los acrí­li­cos, el po­liés­ter y las po­li­ami­das sin­té­ti­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.