25 años de vue­lo ra­san­te del AVE

La lí­nea Madrid-Se­vi­lla, es­tre­na­da en abril de 1992, fue la pri­me­ra. Hoy, la red su­ma más de 3.000 ki­ló­me­tros, fru­to de una in­ver­sión mul­ti­mi­llo­na­ria. Pe­ro su uso es muy de­sigual

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - La al­ta ve­lo­ci­dad ha cam­bia­do la ima­gen del fe­rro­ca­rril en Es­pa­ña. Los via­je­ros pun­túan el AVE con un 8,07 so­bre 10. En 1991, los tre­nes de lar­ga dis­tan­cia se que­da­ban en un 5,7 Ós­car Muñoz Bar­ce­lo­na

Vein­ti­cin­co años des­pués del es­treno de su pri­me­ra lí­nea de al­ta ve­lo­ci­dad, Es­pa­ña cuen­ta con la se­gun­da red fe­rro­via­ria de es­te ti­po más ex­ten­sa del mun­do. Só­lo China la su­pera. Tie­ne 3.240 ki­ló­me­tros y des­plie­ga sus tre­nes por 47 es­ta­cio­nes de 27 pro­vin­cias que cu­bren el 67% de la po­bla­ción. En to­do es­te tiem­po, la cons­truc­ción de esta in­fra­es­truc­tu­ra ha cap­ta­do in­ver­sio­nes por va­lor de 51.775 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún da­tos del ges­tor de la in­fra­es­truc­tu­ra, Adif. Y eso sin con­tar la com­pra y man­te­ni­mien­to del ma­te­rial mó­vil, que co­rres­pon­de a Ren­fe. Ade­más, hay 1.600 ki­ló­me­tros en obras, que re­quie­ren una in­ver­sión de 12.000 mi­llo­nes adi­cio­na­les pa­ra com­ple­tar­los. Y en los des­pa­chos hay es­tu­dios y pro­yec­tos pa­ra eje­cu­tar 1.200 ki­ló­me­tros más.

En pa­ra­le­lo, Ren­fe si­gue in­vir­tien­do en tre­nes pa­ra dar res­pues­ta al au­men­to de la de­man­da pre­vis­to co­mo con­se­cuen­cia de la am­plia­ción de­la red. El pa­sa­do no­viem­bre, la ope­ra­do­ra pú­bli­ca ad­ju­di­có a Tal­go el ma­yor pe­di­do de al­ta ve­lo­ci­dad des­de an­tes de la cri­sis, un ma­cro­con­tra­to de 786 mi­llo­nes de eu­ros y op­ción a am­pliar­se has­ta 1.491 mi­llo­nes, can­ti­dad esta úl­ti­ma que el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, con­fir­mó el pa­sa­do vier­nes du­ran­te la ce­le­bra­ción del 25.º aniver­sa­rio del AVE. El an­te­rior en­car­go de tre­nes se hi­zo en 2005 y as­cen­dió a 4.096 mi­llo­nes. La com­pa­ñía que pre­si­de Juan Al­fa­ro tie­ne unas 200 uni­da­des que pue­den cir­cu­lar por lí­neas de al­tas pres­ta­cio­nes.

Las mag­ni­tu­des del AVE, las eco­nó­mi­cas y las de las obras son de in­far­to y dan cuen­ta de la apues­ta que los go­bier­nos han he­cho por es­te trans­por­te, que, sin ex­cep­ción, han pues­to co­mo ejem­plo del pro­gre­so del país. “Es un pro­yec­to de to­dos, una ini­cia­ti­va com­par­ti­da y con­ti­nua­da por go­bier­nos de co­lo­res bien dis­tin­tos”, di­jo el pre­si­den­te en el ac­to del vier­nes, pa­ra quien si el tren ve­loz “si es una his­to­ria de éxi­to, lo es, en bue­na par­te, por ha­ber sa­bi­do au­nar dis­tin­tas vo­lun­ta­des en torno a un ob­je­ti­vo co­mún y por ha­ber­se con­ver­ti­do, a des­pe­cho de la cri­sis, en una de las obras más co­lec­ti­vas, má­sim­por­tan­tes y exi­to­sas de la Es­pa­ña con­tem­po­rá­nea”.

La al­ta ve­lo­ci­dad hoy si­gue cap­tan­do bue­na par­te de los re­cur­sos de Fo­men­to. El pro­yec­to de pre­su­pues­tos del 2017 pre­vé des­ti­nar 2.283 mi­llo­nes, el 51% de las in­ver­sio­nes en­fe­rro­ca­rril, ala con­clu­sión de los co­rre­do­res que se es­tán cons­tru­yen­do. Irán al del Me­di­te­rrá­neo, a Ga­li­cia, a las co­ne­xio­nes des­de el cen­tro ha­cia el nor­te (As­tu­rias, Can­ta­bria y el País Vas­co) y a Ex­tre­ma­du­ra. El mi­nis­tro Íñi­go De la Ser­na ga­ran­ti­zó en la pre­sen­ta­ción de las cuen­tas que to­das las lí­neas en eje­cu­ción “con­ta­rán con la in­ver­sión ne­ce­sa­ria en el ejer­ci­cio 2017 y los si­guien­tes pa­ra con­cluir su cons­truc­ción en el pla­zo fi­ja­do”.

Des­de el 21 de abril de 1992, cuan­do se pu­so en ser­vi­cio la pri­me­ra lí­nea del AVEen­tre Madrid y Se­vi­lla, has­ta el pa­sa­do vier­nes, cuan­do se cum­plie­ron 25 años de esa fe­cha, 357,5 mi­llo­nes de per­so­nas han via­ja­do en es­te y el res­to de co­rre­do­res que se han ido aña­dien­do, se­gún Ren­fe. De es­te to­tal, 267,6 mi­llo-

nes lo han he­cho en los ser­vi­cios co­mer­cia­les de lar­go re­co­rri­do en al­ta ve­lo­ci­dad (los AVE pro­pia­men­te di­chos) olos ul­tra­rrá­pi­dos de­me­dia dis­tan­cia que tie­nen sub­ven­cio­nes pú­bli­cas (Avant). Los 89,9 mi­llo­nes res­tan­tes co­rres­pon­den a con­vo­yes de gran dis­tan­cia que ha­cen par­te de su ru­ta en al­ta ve­lo­ci­dad y par­te en vías con­ven­cio­na­les (Al­via o si­mi­la­res).

En lí­nea con el men­sa­je de los go­bier­nos que se han su­ce­di­do des­de 1992, ya sean so­cia­lis­tas o po­pu­la­res, unos con­si­de­ran que el AVE ha con­tri­bui­do a la mo­der­ni­za­ción y a la ver­te­bra­ción te­rri­to­rial del país, ha do­ta­do al fe­rro­ca­rril de unos ni­ve­les de­ca­li­dad an­tes des­co­no­ci­dos –los usua­rios lo pun­túan con un no­ta­ble al­to– y ha im­pul­sa­do una in­dus­tria es­pa­ño­la, la fe­rro­via­ria, que ha lo­gra­do im­por­tan­tes con­tra­tos en el ex­tran­je­ro. Ren­fe es­ti­ma que los ser­vi­cios de al­ta ve­lo­ci­dad han aho­rra­do a la so­cie­dad 4.286 mi­llo­nes en im­pac­tos re­la­cio­na­dos con el cam­bio­cli­má­ti­co, la con­ta­mi­na­ción y los ac­ci­den­tes. El mi­nis­tro De la Ser­na ha des­ta­ca­do esta se­ma­na que “los da­tos son ex­tra­or­di­na­rios, en las ciu­da­des don­de se im­plan­ta el AVE, por ca­da eu­ro in­ver­ti­do hay un re­torno del do­ble tam­bién en tér­mi­nos de PIB, de crea­ción de em­pleo y de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, de vo­lu­men de ne­go­cio”.

Otros, en cam­bio, de­nun­cian que es­te tren es uno de los ejem­plos más elo­cuen­tes de des­pil­fa­rro de re­cur­sos pú­bli­cos, al­go pro­pio de “nue­vos­ri­cos” que, ade­más, ha­si­do­sem­bra­do de se­mi­llas de co­rrup­ción, co­mo se ha vis­to en ca­sos re­cien­tes co­moel de la Sa­gre­ra, en Bar­ce­lo­na. La apues­ta por esta in­fra­es­truc­tu­ra, aña­den los crí­ti­cos, ha de­ja­do de la­do­las cer­ca­nías, que tie­nen mu­chos más usua­rios y ne­ce­si­da­des, y las mer­can­cías, que si­guen de­pen­dien­do de la ca­rre­te­ra. La con­tro­ver­sia se acen­túa cuan­do el asun­to se usa co­mo ar­ma po­lí­ti­ca te­rri­to­rial. Si unos tie­nen AVE, otros lo re­cla­man...

El con­jun­to de lí­neas de lar­ga dis­tan­cia de R en fe an­te­rio­res al pri­mer AVE te­nían un uso modesto. En 1991, el año pre­vio al es­treno del tren ve­loz Madrid-Se­vi­lla, trans­por­ta­ron 15,7 mi­llo­nes de­pa­sa­je­ros. En 2016, la cifra de to­dos los ser­vi­cios que cu­bren gran­des dis­tan­cias –los que cir­cu­lan por al­ta ve­lo­ci­dad y los que no– fue al­go más del do­ble, 31,8 mi­llo­nes, de los que 20,4 co­rres­pon­die­ron al AVE . Cier­ta­men­te, es un sal­to, pe­ro qui­zá no tan gran­de co­mo las abul­ta­das cifras de in­ver­sión po­drían su­ge­rir. Y el re­par­to por co­rre­do­res es muy de­sigual. La lí­nea Bar­ce­lo­na-Madrid, pues­ta en ser­vi­cio 16 años des­pués que la de Se­vi­lla, en 2008, es la más tran­si­ta­da. La­re­la­ción pun­to a pun­to en­tre las dos prin­ci­pa­les ciu­da­des es­pa­ño­las tu­vo el año­pa­sa­do3,9 mi­llo­nes de via­je­ros, lo que da al tren ve­loz una cuo­ta de mer­ca­do del 62,7% fren­te al avión. Un buen re­sul­ta­do que, sin em­bar­go, no es ca­paz de ren­ta­bi­li­zar la in­ver­sión rea­li­za­da ni eco­nó­mi­ca ni so­cial­men­te, se­gún un es­tu­dio de la Fedea del 2015. Y si es­te co­rre­dor, el más con­cu­rri­do, no pue­de cua­drar los nú­me­ros, los otros ni se lo plan­tean. Se­gún los da­tos del IN E del 2016, en el con­jun­to de Es­pa­ña el tren tie­ne una cuo­ta del 48,4% en tra­yec­tos lar­gos fren­te al trans­por­te aé­reo.

“La al­ta ve­lo­ci­dad tie­ne un cos­te muy ele­va­do y ne­ce­si­ta sub­si­dios pú­bli­cos, del 100% en la in­fra­es­truc­tu­ra y en bue­na par­te de la ope­ra­ción”, ex­po­ne Xavier Fa­ge­da, pro­fe­sor de Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca, de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na, una de las vo­ces aca­dé­mi­cas más crí­ti­cas con el des­plie­gue del tren ve­loz. “Si se tie­nen en cuen­ta la geo­gra­fía y la de­mo­gra­fía del país, las ru­tas no tie­nen su­fi­cien­te de­man­da pa­ra cu­brir los cos­tes reales con­los­bi­lle­tes –ex­pli­ca–; en cam­bio, la ma­yo­ría de ciu­da­des es­tá a una dis­tan­cia ade­cua­da pa­ra el trans­por­te aé­reo, que es me­nos cos­to­so”. Fa­ge­da cree, ade­más, que es­te fe­rro­ca­rril no ha equi­li­bra­do los te­rri­to­rios. “Be­ne­fi­cia más a las ciu­da­des gran­des que a las pe­que­ñas –ex­pli­ca– y de­ja fue­ra a las in­ter­me­dias que no tie­nen es­ta­ción”. Y, re­ma­ta, “el ob­je­ti­vo es co­nec­tar en me­nos de cua­tro ho­ras las ca­pi­ta­les de pro­vin­cia con Madrid, con lo que, al fi­nal, en gran me­di­da aca­ba sir­vien­do pa­ra que las éli­tes lo­ca­les via­jen a la ca­pi­tal”.

Ra­joy: “Es una de las obras más co­lec­ti­vas, más im­por­tan­tes y exi­to­sas de la Es­pa­ña con­tem­po­rá­nea” Las crí­ti­cas al AVE se cen­tran en su ele­va­do cos­te eco­nó­mi­co y que en reali­dad no ayu­da a ver­te­brar el te­rri­to­rio

DE­NIS DOYLE / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.