Erro­res de de­ci­sión

Mi­chael Le­wis na­rra la fas­ci­nan­te his­to­ria de Kah­ne­man, Tversky y la eco­no­mía del com­por­ta­mien­to

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Tversky y Kah­ne­man aca­ba­ron sus años de tra­ba­jo jun­tos se­pa­ra­dos por los ce­los

Des­de que en 1989 de­jó el mun­do de la Bol­sa por la es­cri­tu­ra con El pó­quer del men­ti­ro­so, re­cuen­to se­mi­au­to­bio­grá­fi­co de­lWall Street de los ochen­ta, su vi­to­rea­da co­di­cia y sus bo­nos ba­su­ra, Mi­chael Le­wis no ha pa­ra­do de con­tar gran­des his­to­rias con no­ta­ble for­tu­na. Ha abor­da­do tan­to la re­cien­te cri­sis eco­nó­mi­ca – Boo­me­rang– co­mo el mun­do del de­por­te enMo­ney­ball, que­pro­ta­go­ni­zó en el ci­ne Brad Pitt. Una obra en la que mos­tra­ba có­mo el­má­na­ger de un club de béis­bol real, el modesto Oa­klan­dAth le tics, re­ta­ba con éxi­to la sa­bi­du­ría con­ven­cio­nal del sec­tor –que se­lec­cio­na­ba a los ju­ga­do­res a par­tir del jui­cio de ex­per­tos y de da­tos co­mo la ve­lo­ci­dad de las ca­rre­ras o el as­pec­to atlé­ti­co y atrac­ti­vo– a la ho­ra de crear un equi­po com­pe­ti­ti­vo. En su opi­nión los da­tos que se em­plea­ban eran re­li­quias del XIX y él pro­pu­so bus­car otras mé­tri­cas pa­ra ana­li­zar a los ju­ga­do­res que le per­mi­tie­ra fi­char a ta­len­tos mi­nus­va­lo­ra­dos y lu­char con­tra los gran­des. Lo lo­gró. Y si el mer­ca­do no era ca­paz de eva­luar a los em­plea­dos de una in­dus­tria tan vi­si­ble y bien pa­ga­da co­mo el béis­bol, qué no su­ce­de­ría en otras.

En­tre las re­se­ñas so­bre Mo­ney­ball una lla­mó la aten­ción de Le­wis: la de los pro­fe­so­res Richard Tha­ler y Cass Suns­tein –au­to­res del li­bro Nud­ge, que ins­pi­ró a Oba­ma–, que le ha­cían no­tar que las ra­zo­nes pro­fun­das de la in­efi­cien­cia en el mer­ca­do de ju­ga­do­res de béis­bol sur­gían de los ses­gos de fun­cio­na­mien­to de­la men­tehu­ma­na. Unos­ses­gos que ya ha­bían des­cri­to ha­cía años dos psi­có­lo­gos is­rae­líes: Da­niel Kah­ne­man y Amos Tversky.

Tversky mo­ri­ría en 1996 y Kah­ne­man con­se­gui­ría el No­bel de Eco­no­mía en el 2002 por sus in­ves­ti­ga­cio­nes en eco­no­mía del com­por­ta­mien­to, y Le­wis les de­di­ca aho­ra a am­bos un li­bro adic­ti­vo, Des­ha­cien­do erro­res, en el que tra­za el ca­mino de dos hom­bres que se pre­gun­ta­ron có­mo lle­ga­mos a con­clu­sio­nes an­te la in­cer­ti­dum­bre, có­mo pro­ce­sa­mos las evi­den­cias. Y su his­to­ria es la de dos hom­bres tan fas­ci­nan­tes co­mo su tiem­po: su­per­vi­vien­te del Ho­lo­caus­to Kah­ne­man, que na­ció en Fran­cia y es­ta­ba in­tere­sa­do por la psi­co­lo­gía de la Ges­talt; hi­jo de pio­ne­ros sio­nis­tas Tversky, va­lien­te pa­ra­cai­dis­ta con­de­co­ra­do.

Am­bos bus­ca­ron có­mo de­ci­di­mos y los me­ca­nis­mos de la men­te que ge­ne­ran fa­llos. Vie­ron que las de­ci­sio­nes que to­ma­mos de­pen­den de nues­tros jui­cios so­bre la pro­ba­bi­li­dad de acon­te­ci­mien­tos que son in­cier­tos. Y que el me­jor tru­co de la men­te con­sis­te en ofre­cer a su due­ño sen­sa­ción de cer­ti­dum­bre so­bre co­sas in­cier­tas. Ve­mos lo que es­pe­ra­mos ver y tar­da­mos en per­ca­tar­nos de lo que no he­mos vis­to an­tes, nos con­ta­mos siem­pre his­to­rias pa­ra to­mar de­ci­sio­nes y ve­mos­cau­sa y efec­to don­de hay alea­to­rie­dad, so­bre­va­lo­ra­mos lo pro­pio, te­ne­mos aver­sión al ries­go, ten­de­mos a que nos gus­te o dis­gus­te to­do de una per­so­na –el efec­to ha­lo–, nos que­da­mos an­cla­dos a da­tos que con­di­cio­nan los que vie­nen des­pués...

Y so­mos ce­lo­sos: Kah­ne­man y Tversky aca­ba­ron se­pa­ra­dos. An­tes de mo­rir, Tversky le di­jo a Kah­ne­man que na­die le ha­bía he­cho tan­to da­ño en su vi­da. Él se mor­dió la len­gua pa­ra no de­cir­le lo mis­mo.

CRAIG BARRITT / GETTY

DES­HA­CIEN­DO ERRO­RES

Mi­chael Le­wis Debate. Bar­ce­lo­na, 2017 396 p. | Pa­pel 22,90 € |

e-book, 11,99 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.