VM­wa­re pro­me­te li­ber­tad de elec­ción de nu­be

El hard­wa­re ce­de el pa­so al soft­wa­re, y es­te re­pre­sen­ta una frac­ción cre­cien­te del va­lor ge­ne­ra­do por el mer­ca­do

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

“La ma­gia de VM­wa­re ha con­sis­ti­do en igua­lar la ro­bus­tez del hard­wa­re y el soft­wa­re”

Pat Gel­sin­ger, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de VM­wa­re, re­co­no­ce que el úl­ti­mo año y me­dio, en el que se ma­te­ria­li­zó la ad­qui­si­ción de EMC por Dell, y con ella la to­ma de con­trol del 80% de la com­pa­ñía que di­ri­ge, ha si­do “in­ten­so y un pun­to tu­mul­tuo­so”. Eje­cu­ti­vos va­lio­sos de­ja­ron la com­pa­ñía, los ac­cio­nis­tas mi­no­ri­ta­rios no es­ta­ban con­ven­ci­dos, la co­ti­za­ción era cues­tio­na­da. “Ha si­do la ma­yor ad­qui­si­ción en la his­to­ria del sec­tor T.I (más de 60.000 mi­llo­nes de dólares), pe­ro aho­ra cual­quie­ra pue­de ver que te­nía­mos ra­zón al de­cir que Dell se­ría un ace­le­ra­dor pa­ra VM­wa­re. Mi­chael (Dell) res­pe­ta nues­tra au­to­no­mía y com­par­te la es­tra­te­gia; la ac­ción de VM­wa­re ha subido más del 50% y los cua­tro úl­ti­mos tri­mes­tres han ido siem­pre a me­jor”. Bueno, ¿có­mo se sien­te Gel­sin­ger cuan­do Mi­chael di­ce en pú­bli­co que VM­wa­re es la jo­ya de su co­ro­na? “Or­gu­llo­so”.

Una con­se­cuen­cia in­di­rec­ta del buen en­ten­di­mien­to en­tre el di­rec­tor eje­cu­ti­vo y el nue­vo ac­cio­nis­ta de con­trol ha si­do el drás­ti­co gi­ro en la es­tra­te­gia cloud de VM­wa­re. Des­de el 2008, esta com­pa­ñía, que vir­tua­li­za el 80% de las car­gas de compu­tación en los cen­tros de da­tos, ha in­ten­ta­do com­pe­tir con Ama­zon Web Ser­vi­ces, pa­ra pro­te­ger su nu­be hí­bri­da y evi­tar así la migración de clien­tes ha­cia la nu­be pú­bli­ca do­mi­nan­te. “Ca­da carga que se va con Ama­zon es un ne­go­cio que per­de­mos”, dra­ma­ti­za­ba Gel­sin­ger en el 2015. Has­ta que, en oc­tu­bre del 2016, a la vis­ta de la dis­pa­ri­dad de fuer­zas, Gel­sin­ger de­ci­dió con­tem­po­ri­zar pa­ra con­ver­tir el ad­ver­sa­rio en alia­do: en ade­lan­te, la tec­no­lo­gía Cloud Air es­ta­rá dis­po­ni­ble pa­ra sus clien­tes a tra­vés de AWS, un­re­co­no­ci­mien­to mu­tuo­de que ca­da uno es lí­der en su es­fe­ra de ac­tua­ción.

Esta alian­za, to­da­vía en su fa­se al­fa, tu­vo la vir­tud de aflo­rar un di­le­ma: ¿te­nía sen­ti­do pa­ra VM­wa­re se­guir in­vir­tien­do mi­llo­nes en una in­fra­es­truc­tu­ra pro­pia? En un se­gun­do mo­vi­mien­to, anun­cia­do es­te mes, ha que­da­do re­suel­to con el acuer­do por el que VM­wa­re trans­fie­re al gru­po francés OVH­la clien­te­la pro­pia de vC­loud Air y los ac­ti­vos re­la­cio­na­dos: cin­co cen­tros de da­tos en Es­ta­dos Uni­dos, dos en Eu­ro­pa. A la vez, con­ser­va el do­mi­nio so­bre la tec­no­lo­gía. Se ig­no­ran otros de­ta­lles del pac­to. Esta ope­ra­ción li­be­ra a VM­wa­re pa­ra de­di­car re­cur­sos a una tran­si­ción que su CEO con­den­sa­ba en esta frase: “lo que es­tá ocu­rrien­do en la in­dus­tria T.I. es que el hard­wa­re ce­de el pa­so al soft­wa­re; en es­te con­tex­to, el soft­wa­re re­pre­sen­ta una frac­ción cre­cien­te del va­lor ge­ne­ra­do por el mer­ca­do”. En otras pa­la­bras, el soft­wa­re ce­rra­do–ad­je­ti­va­do co­mo‘ pro­pie­ta­rio ’– fue du­ran­te dé­ca­das muy ren­ta­ble, pe­ro su vi­gen­cia no hu­bie­ra per­mi­ti­do que ger­mi­na­ra el ac­tual mo­de­lo nu­be.

“La ma­gia de VM­wa­re, la ra­zón de su exis­ten­cia ha con­sis­ti­do en igua­lar la ro­bus­tez del hard­wa­re y el soft­wa­re y así he­mos lle­ga­do a una si­tua­ción en la que el hard­wa­re ac­tual no es en mu­chos ca­sos otra co­sa que­soft­wa­re em­be­bi­doe­nu­na pie­za de si­li­cio [...] Con es­to no nie­go los avan­ces que se ha­cen en el hard­wa­re, pe­ro no hay du­da de que la in­no­va­ción en el soft­wa­re es hoy el pri­mer fac­tor de in­no­va­ción [...]”. La frase sue­na a con­ver­sión en al­guien que hi­zo gran par­te de su ca­rre­ra co­mo di­rec­tor de tec­no­lo­gía de In­tel.

VM­wa­re –7.000 mi­llo­nes de in­gre­sos anua­les, 8% de cre­ci­mien­to en el 2016– tie­ne su pro­pia jo­ya en ca­sa. NSX, que ya tie­ne 2.400 clien­tes y es­te año se es­pe­ra que apor­te un ne­go­cio de 1.000 mi­llo­nes de dólares: na­ci­do co­mo soft­wa­re de vir­tua­li­za­ción de re­des, ha in­cor­po­ra­do fun­cio­nes vi­ta­les de se­gu­ri­dad. “De he­cho, es una pla­ta­for­ma por­que so­bre NSX las em­pre­sas es­tán desa­rro­llan­do sus pro­pias apli­ca­cio­nes y ser­vi­cios”. El futuro de NSX –y, por lo que pa­re­ce, el de VM­worl d–es una co­rrien­te ge­ne­ral fa­vo­ra­ble a los en­torno smul ti­cloud, úl­ti­mo neo­lo­gis­mo en la jer­ga de es­te sec­tor pro­pen­so a ellos. “Lo que VM­wa­rehahe­cho en el pa­sa­do ha si­do dar li­ber­tad de elec­ción de hard­wa­re; en el futuro, va­mos a dar li­ber­tad pa­ra ele­gir nu­be”, re­su­me. La pre­sen­cia de Gel­sin­ger en Bar­ce­lo­na du­ran­te el re­cien­te Mo­bi­le World Con­gress obe­de­cía a sus en­cuen­tros con di­rec­ti­vos de ope­ra­do­res. NFV–si­gla de Vir­tua­li­za­ción de Fun­cio­nes de Red– es un cam­po emer­gen­te en el que prác­ti­ca­men­te to­da la in­dus­tria es­tá in­vo­lu­cra­da. Cuan­do el cro­nis­ta se­ña­la que al ca­bo de con­ver­gen­cias y con­so­li­da­cio­nes, la in­ver­sión en re­des si­gue sin des­pe­gar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, el di­rec­tor deVMw are re­to­ma su ar­gu­men­to :“no es exac­ta­men­te co­mo di­ce; la pre­emi­nen­cia del soft­wa­re en las nue­vas ar­qui­tec­tu­ra s de red es­tá con­si­guien­do que una mis­ma cuan­tía de in­ver­sión mul­ti­pli­que su im­pac­to”. En apo­yo de su te­sis, des­ta­ca que los fa­bri­can­tes de hard­wa­re pre­sen­tan cre­ci­mien­tos pla­nos o ne­ga­ti­vos, mien­tras que la del soft­wa­re con­si­gue re­sul­ta­dos cla­ra­men­te su­pe­rio­res.

ARCHIVO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.