La bo­nan­za se de­bi­li­ta

Ra­joy pier­de la ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca que ha­bía lo­gra­do con los bue­nos da­tos de cre­ci­mien­to y de crea­ción de em­pleo por los ca­sos de co­rrup­ción de su par­ti­do

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Madrid

Con la in­ne­ga­ble me­jo­ra eco­nó­mi­ca, ha­cer rui­do so­bre la co­rrup­ción es la úni­ca vía pa­ra da­ñar al PP

En cier­ta oca­sión pre­gun­té a Ma­riano Ra­joy qué pe­sa­ba más elec­to­ral­men­te: los ca­sos de co­rrup­ción o la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. En su opi­nión, la crea­ción de em­pleo y el cre­ci­mien­to del con­su­mo de­ci­dían el vo­to ciu­da­dano con ma­yor ni­ti­dez queel rui­do crea­do por los an­ti­guos ca­sos de co­rrup­ción en los que se en­con­tra­ba im­pli­ca­do el P P, aun­que am­bas cues­tio­nes re­sul­ta­ran de­ter­mi­nan­tes pa­ra los vo­tan­tes a la ho­ra de to­mar par­ti­do.

Es­te di­le­ma es exac­ta­men­te el que se es­tá pro­du­cien­do en es­te mo­men­to. Por una par­te te­ne­mos una in­ne­ga­ble bo­nan­za eco­nó­mi­ca: los da­tos de con­su­mo y de em­pleo del mes de abril son sen­ci­lla­men­te es­pec­ta­cu­la­res, co­mo tam­bién lo son los de tu­ris­mo. Tal es así que el FMI ha re­co­no­ci­do en el in­for­me de pri­ma­ve­ra que Es­pa­ña es el país que más cre­ce de las gran­des eco­no­mías desa­rro­lla­das. Pe­ro por otra par­te, te­ne­mos un fuer­te rui­do me­diá­ti­co pro­vo­ca­do por los an­ti­guos ca­sos de co­rrup­ción en los que se ha vis­to im­pli­ca­do el PP.

En la úl­ti­ma se­ma­na, el Pre­si­den­te del Go­bierno ha si­do lla­ma­do a de­cla­rar co­mo tes­ti­go por la tra­ma Gür­tel,l oque su­po­ne un sal­to cua­li­ta­ti­vo que po­dría cam­biar el signo de la le­gis­la­tu­ra. El Con­gre­so de los Dipu­tados ha abier­to una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre la fi­nan­ciac ión­del­part ido­gu­bern amen­tal. Ig­na­cio Gon­zá­lez, ex pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Madrid y“mano de­re­cha” du­ran­te na­da me­nos que dos dé­ca­das de Es­pe­ran­za Agui­rre, ha si­do de­te­ni­do por un su­pues­to de­li­to de apro­pia­ción in­de­bi­da cuan­do pre­si­día una em­pre­sa pú­bli­ca ma­dri­le­ña: el Ca­nal de Isa­bel II. Ro­dri­go Ra­to ha­bría si­do in­vi­ta­do a di­mi­tir del FMI por un gra­ve ca­so de co­rrup­ción, se­gún el in­for­me ju­di­cial ela­bo­ra­do por la Uni­dad Cen­tral Ope­ra­ti­va (UCO) de la Guar­dia Ci­vil.

To­dos es­tos he­chos con­ca­te­na­dos po­nen de ma­ni­fies­to an­te la opi­nión pú­bli­ca que el PPe­sun­par­ti­do co­rrup­to. Cier­to ono, lo im­por­tan­te es que han tor­pe­dea­do la ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca que Ma­riano Ra­joy ha­bía lo­gra­do con­quis­tar en los úl­ti­mos me­ses a tra­vés de la bo­nan­za eco­nó­mi­ca.

Los úl­ti­mos son­deos de opi­nión han re­sul­ta­do con­tun­den­tes. Des­de las úl­ti­mas elec­cio­nes, el PP es el úni­co par­ti­do que con­si­gue me­jo­rar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te sus re­sul­ta­dos, y ga­na­ría más de vein­te es­ca- ños si en es­tos mo­men­tos se con­vo­ca­sen unos nue­vos co­mi­cios. El PSOE se hun­de, Po­de­mos se em­pie­za a di­luir y Ciu­da­da­nos da cla­ros sín­to­mas de ago­ta­mien­to.

De ta­les son­deos se des­pren­de con cla­ri­dad que una bue­na par­te de la po­bla­ción con­si­de­ra que el Par­ti­do Po­pu­lar es la úni­ca for­ma­ción que en es­tos mo­men­tos pue­de ges­tio­nar con ga­ran­tías la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía. Lo mis­mo pa­sa con Ma­riano Ra­joy. Ape­sar de su fal­ta de li­de­raz­go y de su ma­la ima­gen es el úni­co lí­der po­lí­ti­co que da con­fian­za a una ma­yo­ría cre­cien­te de vo­tan­tes.

Pa­re­ce ló­gi­co que sea así tras el hun­di­mien­to del PSOE. ¿Quién pue­de ser la al­ter­na­ti­va a Ra­joy? ¿Pe­dro Sán­chez o Su­sa­na Díaz? Has­ta que no se pon­ga fin a la lu­cha fra­tri­ci­da que man­tie­nen los so­cia­lis­tas, la res­pues­ta es ob­via: Nin­guno de los dos. Fue­ra de los dos gran­des par­ti­dos tra­di­cio­na­les, ni Pa­blo Igle­sias ni Po­de­mos trans­mi­ten con­fian­za a la ma­yo­ría del país pa­ra ha­cer­se con la je­fa­tu­ra del Go­bierno. Por el con­tra­rio, pro­du­cen una enor­me des­con­fian­za, no so­la­men­te a los agen­tes eco­nó­mi­cos sino a una gran par­te de la po­bla­ción. Y lo mis­mo se pue­de de­cir de Ciu­da­da­nos y de Al­bert Ri­ve­ra, a quien los en­cues­ta­dos no con­si­de­ra pre­pa­ra­dos pa­ra go­ber­nar al mar­gen del P P.

La úni­ca es­tra­te­gia que le que­da a la opo­si­ción es uti­li­zar el rui­do me­diá­ti­co pa­ra des gas­tar al par­ti­do gu­ber­na­men­tal. Tra­ta de evi­tar que la me­jo­ra de la eco­no­mía se con­vier­ta en más vo­tos que per­mi­tan al PP acer­car­se a la ma­yo­ría ab­so­lu­ta an­te la fal­ta de al­ter­na­ti­va.

Por esta ra­zón, re­sul­ta vi­tal qui­tar­le la ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca a Ra­joy, por­que no exis­te ni la me­nor mí­ni­ma du­da de que si Pe­dro Sán­chez ga­na­se las pri­ma­rias del PSOE, no tar­da­ría ni un cuar­to de ho­ra en con­vo­car­nue­va se­lec­cio­nes. El mo­ti­vo no es otro que no de­ja­ría ni el mí­ni­mo res­qui­cio pa­ra que le pre­sen­ten una mo­ción de cen­su­ra.

El aná­li­sis que ha­ce el Go­bierno es que cuan­do hay bo­nan­za, el im­pac­to de la co­rrup­ción en el vo­to es me­nor que cuan­do hay cri­sis. Aun­que, co­moad­mi­te un­des­ta­ca­do mi­nis­tro, “cuan­do al­guien me­te la mano en la ca­ja es co­mo cuan­do pi­sas un ex­cre­men­to de pe­rro, por­que el mal olor te per­si­gue por mu­cho­que te lim­pies”.

EMILIA GU­TIÉ­RREZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.