La roads­ter pa­ra to­dos

BMW en­tra fuer­te en el seg­men­to de las na­ked de ba­ja ci­lin­dra­da con la pre­sen­ta­ción de la nue­va G 310 R

La Vanguardia - Dinero - - MOTOS - Al­bert Al­si­na

Que una mar­ca co­mo BMW­de un pa­so al fren­te y cree de la na­da su pri­me­ra na­ked de ci­lin­dra­da me­dia se de­be a que es­te seg­men­to es­tá en au­ge y tie­ne futuro. Así de sim­ple. De es­te mo­do, la nue­va G 310 R es una mo­to na­ci­da ba­jo el acuer­do de co­la­bo­ra­ción en­tre la mar­ca mu­ni­que­sa y el fa­bri­can­te in­dio de Ban­ga­lo­re, TVS Mo­tor Com­pany. Eso sí, con una lí­nea de pro­duc­ción pro­pia, di­se­ño pro­pio de Ale­ma­nia y con los me­jo­res con­tro­les de ca­li­dad mar­ca de la ca­sa. Esta na­ked mo­no­ci­lín­dri­ca es ideal pa­ra aque­llos jó­ve­nes que bus­can su pri­me­ra mo­to, co­mo tam­bién lo es pa­ra usua­rios ya más ex­pe­ri­men­ta­dos que no quie­ren cir­cu­lar por la ciu­dad con un es­cú­ter, sino que quie­ren una mo­to de me­di­das com­pac­tas, hor­qui­lla in­ver­ti­da, mo­no­amor­ti­gua­dor con bas­cu­lan­te de cor­te lar­go y rue­das y llan­tas de gran­des di­men­sio­nes. ¿Por qué? Pues por­que con la G 310 R se sien­te lo mis­mo que con una mo­to gran­de. Evi­den­te­men­te con las res­tric­cio­nes im­plí­ci­tas de un mo­tor de 313 cc, de 4 tiem­pos y 34 CV de po­ten­cia, pe­ro que trans­mi­te una bue­na ca­pa­ci­dad de em­pu­je.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas es­pe­cia­les de es­te mo­tor ha­cen de esta BMW un mo­de­lo real­men­te dis­tin­to y que bri­lla con luz pro- pia en el seg­men­to, ya que el ci­lin­dro es­tá in­cli­na­do ha­cia atrás y la cu­la­ta gi­ra­da 180 gra­dos. Con esta dis­po­si­ción, la ad­mi­sión, do­ta­da del sis­te­ma Dia­mond Li­ke Car­bon, es de­lan­te­ra, mien­tras que la sa­li­da se ha­ce más na­tu­ral por la par­te tra­se­ra. Con es­te mo­tor, cir­cu­lar por la ciu­dad se ha­ce de for­ma ágil y ame­na, mien­tras que si sa­li­mos de la ur­be per­mi­te una bue­na ve­lo­ci­dad má­xi­ma y de cru­ce­ro y ha­cer es­ca­pa­das de fin de se­ma­na de for­ma hol­ga­da.

Con una gran ca­li­dad de aca­ba­dos, esta G 310 R es la vi­va ima­gen –pe­ro en for­ma­to con­te­ni­do– de la S 1000 R, con una es­té­ti­ca trans­gre­so­ra y una ca­rro­ce­ría mi­ni­ma­lis­ta pe­ro con per­fi­les ras­ga­dos y qui­lla de­por­ti­va de­ba­jo del mo­tor. Su cha­sis es una do­ble viga de ace­ro aco­pla­do a un bas­cu­lan­te muy lar­go y de cor­te rí­gi­do, do­ta­do de hor­qui­lla in­ver­ti­da de 41 mm, mo­no­amor­ti­gua­dor tra­se­ro y sis­te­ma de fre­na­do ABS (de se­rie, evi­den­te­men­te).

A sus man­dos, el con­duc­tor per­ci­be una es­ta­bi­li­dad ex­tra­or­di­na­ria, un pa­so por cur­va fir­me y li­neal y una no­ta­ble agi­li­dad pa­ra sor­tear el in­ten­so trá­fi­co de las ciu­da­des. Su po­si­ción de con­duc­ción es muy na­tu­ral y el tac­to de sus man­dos muy sua­ve. Asi­mis­mo, ad­mi­te una con­duc­ción de­por­ti­va y se­gu­ra.

La G 310 R es una na­ked de me­di­das más bien com­pac­tas, pe­ro li­ge­ra, fuer­te y ágil In­cor­po­ra al­gu­nas cua­li­da­des po­co ha­bi­tua­les que la ha­cen ap­ta pa­ra to­dos

Di­se­ño Su con­duc­ción es de­por­ti­va, pe­ro có­mo­da. La po­si­ción es no­ble y re­la­ja­da con cha­sis y sus­pen­sio­nes pen­sa­das pa­ra un uso dia­rio. El con­duc­tor per­ci­be una es­ta­bi­li­dad ex­tra­or­di­na­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.