Es­pe­jos in­te­li­gen­tes se su­man al ca­rro de la ‘smart ho­me’ y en­tran en los pro­ba­do­res de ro­pa

El es­pe­jo in­te­li­gen­te se su­ma al ca­rro de la ‘smart ho­me’ y tam­bién lle­ga a los pro­ba­do­res de las tien­das de ro­pa

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Blan­ca Gis­pert

En lu­gar de lle­var­nos un sus­to al ver la ca­ra de dor­mi­dos que ha­ce­mos por la ma­ña­na (y en­se­gui­da, apar­tar la vis­ta en otro lu­gar), sue­na bien la idea de po­der con­sul­tar la pre­vi­sión del tiem­po, la agen­da del día o las no­ti­fi­ca­cio­nes que no he­mos leí­do cuan­do nos la­va­mos los dien­tes de­lan­te del es­pe­jo del ba­ño. A los que se ma­qui­llan tam­bién los pue­de se­du­cir un es­pe­jo que si­mu­le luz na­tu­ral, de ofi­ci­na o de dis­co­te­ca pa­ra po­der adap­tar el look pa­ra la oca­sión. Por no ha­blar ya de es­pe­jos que ana­li­zan los po­ros, las arru­gas o el im­pac­to del sol en la piel y des­pués re­co­mien­dan pro­duc­tos de cos­mé­ti­ca pa­ra me­jo­rar la sa­lud y el as­pec­to. (Aquí, otro ne­go­cio).

La tec­no­lo­gía avan­za, y del mis­mo mo­do que un al­ta­voz ya no es un sim­ple re­pro­duc­tor de mú­si­ca, el es­pe­jo ya no es un me­ro re­fle­jo de la reali­dad sino una pan­ta­lla con vi­da pro­pia que se su­ma al ca­rro de los ob­je­tos que con­fi­gu­ran la smart

ho­me, la ca­sa in­te­li­gen­te del futuro. Por­que cla­ro es­tá, es­te es­pe­jos, es­tán do­ta­dos de co­ne­xión wi­fi y pue­den co­mu­ni­car­se con los otros apa­ra­tos in­te­li­gen­tes de la ca­sa, co­mo la ne­ve­ra, el tos­ta­dor o el al­ta­voz que ha­ce de asis­ten­te vir­tual.

A la fe­ria más im­por­tan­te del sec­tor, el Con­su­mer Elec­tro­nic Show, ce­le­bra­da anual­men­te en Las Ve­gas, se ex­pu­sie­ron mar­cas de es­tos es­pe­jos in­te­li­gen­tes co­mo Grif­fin Tech­no­logy, Haier, Ek­ko o HiMi­rror con mo­de­los más o me­nos gran­des, más o me­nos es­té­ti­cos y más o me­nos ca­ros. Los pre­cios os­ci­lan en­tre los 190 y los 1.000 dólares. Esu­na­tec­no­lo­gía to­da­vía in­ci­pien­te, que es­pe­ra que la pro­duc­ción sea ma­si­va pa­ra que sea más ase­qui­ble.

Quien ya em­pie­za a pro­bar los es­pe­jos in­te­li­gen­tes –y po­dría com­prar gran­des ti­ra­das– son las mar­cas Ralph Lau­ren y Re­bec­ca Min­koff. No pa­ra ha­cer un uso per­so­nal, cla­ro es­tá, sino pa­ra im­plan­tar­los en­los pro­ba­do­res de­las tien­das. Es­tas mar­cas prue­ban las pro­pues­tas de la em­pre­sa ca­li­for- nia­na Oak Labs, que ha crea­do un es­pe­jo que, con sen­so­res, ana­li­za la ro­pa que lle­va pues­ta el clien­te y le re­co­mien­da pie­zas com­ple­men­ta­rias, co­mo un cin­tu­rón o unos za­pa­tos. El es­pe­jo tam­bién emi­te lu­ces de va­rios am­bien­tes y per­mi­te al clien­te pe­dir a los de­pen­dien­tes otra ta­lla si la que se ha pro­ba­do no le va bien. Ade­más, la em­pre­sa es­tu­dia in­cor­po­rar la op­ción de com­prar los pro­duc­tos que no se en­cuen­tran en stock a tra­vés del es­pe­jo y el mó­vil. Laem­pre­sa de­fien­de quees­ta tec­no­lo­gía pue­de ser­vir a las tien­das fí­si­cas co­mo re­cla­mo pa­ra lu­char con­tra el co­mer­cio en lí­nea ade­más de ser una for­ma de con­tro­lar el éxi­to o el fra­ca­so de los pro­duc­tos.

¿Pe­ro nos acos­tum­bra­re­mos a te­ner un es­pe­jo in­te­li­gen­te en es­pa­cios tan ín­ti­mos co­mo el la­va­bo o el pro­ba­dor?

HAIER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.