Do­sis de op­ti­mis­mo

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Fran­cesc Ra­ven­tós

Pri­vi­le­gia­dos La ma­yo­ría te­ne­mos ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va, un buen sis­te­ma de sa­lud, ni­vel cul­tu­ral e in­fra­es­truc­tu­ras muy no­ta­bles

El op­ti­mis­mo es un sen­ti­mien­to per­so­nal. Al­gu­nos eco­no­mis­tas con­fun­den el ni­vel de sa­tis­fac­ción de los ciu­da­da­nos con la mar­cha de la eco­no­mía. Esta co­rre­la­ción no ne­ce­sa­ria­men­te exis­te. Hay otros as­pec­tos de la vi­da que son tan o más im­por­tan­tes.

Si in­ten­ta­mos ser ob­je­ti­vos, hay que ha­cer una va­lo­ra­ción de con­jun­to del en­torno en el cual vi­vi­mos. La con­clu­sión es que los eu­ro­peos, a pe­sar de las co­sas que no van lo bas­tan­te bien, so­mos unos pri­vi­le­gia­dos. Unos mu­cho, otros no tan­to, pe­ro so­mos unos pri­vi­le­gia­dos. La ma­yo­ría dis­po­ne­mos de una cier­ta ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va, un buen sis­te­ma de sa­lud, ni­vel cul­tu­ral, es­ta­do de bie­nes­tar e in­fra­es­truc­tu­ras, en con­jun­to, muy su­pe­rio­res a otros paí­ses. Pe­ro se nos ha in­cul­ca­do la cul­tu­ra de “que­rer siem­pre más”, y eso nos trae frus­tra­cio­nes. Si no, no se en­tien­de es­te am­bien­te de pe­si­mis­mo do­mi­nan­te en la Unión Eu­ro­pea.

Ve­mos el ca­so de Es­pa­ña o de Ca­ta­lun­ya. La eco­no­mía tie­ne pro­ble­mas: ele­va­do pa­ro, fuer­te en­deu­da­mien­to, se­gu­ri­dad so­cial de­fi­ci­ta­ria, o precariedad la­bo­ral, pe­ro tam­bién tie­ne sus pun­tos fuer­tes: ta­sa de cre­ci­mien­to su­pe­rior a la me­dia eu­ro­pea, re­duc­ción del pa­ro, ca­pa­ci­dad ex­por­ta­do­ra o ele­va­do tu­ris­mo. La si­tua­ción no es ideal pe­ro tam­po­co desas­tro­sa.

Más allá de la eco­no­mía hay mu­chos as­pec­tos que las per­so­nas va­lo­ran. En sa­lud so­mos afor­tu­na­dos. Ape­sar de los re­cor­tes, te­ne­mos un buen sis­te­ma sa­ni­ta­rio pú­bli­co que atien­de a 47 mi­llo­nes de per­so­nas. Los ín­di­ces de mor­ta­li­dad in­fan­til o de tras­plan­tes son ex­ce­len­tes. El sis­te­ma de sa­lud y el pla­cer de la die­ta me­di­te­rrá­nea con­tri­bu­yen a te­ner una ex­pec­ta­ti­va de vi­da de las más al­tas del mun­do: 83,2 años.

Si mi­ra­mos un po­co atrás, el ni­vel cul­tu­ral del país ha me­jo­ra­do. En edu­ca­ción, los re­sul­ta­dos del in­for­me PI­SA mues­tran que no es­ta­mos don­de que­rría­mos, pe­ro la edu­ca­ción obli­ga­to­ria que ya se plan­tea que sea has­ta los 18 años y un am­plio sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio, con la in­ves­ti­ga­ción y Eras­mus in­clui­dos, son es­pe­ran­za­do­res.

El sis­te­ma po­lí­ti­co, de una ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca cues­tio­na­ble, ofre­ce a los ciu­da­da­nos ele­gir sus go­bier­nos. Ser miem­bro de la Unión Eu­ro­pea, a pe­sar de su fal­ta de lí­de­res, no de­ja de ser una gran suer­te. Y aun­que no es por mé­ri­tos pro­pios, te­ne­mos una na­tu­ra­le­za es­plén­di­da y un cli­ma en­vi­dia­ble, con­ta­mos con la fa­mi­lia, las amis­ta­des, la co­mu­ni­dad y sa­be­mos dis­fru­tar de los pe­que­ños gran­des pla­ce­res de la vi­da.

Re­su­mien­do, pro­ble­mas mil, pe­ro opor­tu­ni­da­des, tam­bién. Hay que en­ca­rar los tiem­pos con­fu­sos ac­tua­les con rea­lis­mo y op­ti­mis­mo. Ha­ce fal­ta adap­tar­nos a la nue­va reali­dad, ser exi­gen­tes y de­ci­dir­nos por go­bier­nos va­lien­tes que se­pan re­sol­ver pro­ble­mas y apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que los nue­vos tiem­pos ofre­cen. Con op­ti­mis­mo rea­lis­ta y exi­gen­cia, to­do se­rá más fá­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.