JO­YAS UNA PIEDR RA DEL DE­SIER­TO ENE UN JAR­DÍN IM MAGINARIO

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Ana Do­mín­guez

The Queen of Ka­laha­ri Co­lec­ción | Pa­seo de Gra­cia, 78, Bar­ce­lo­na y Ca­lle Se­rrano, 51, M Madrid Pre­cios a con­sul­tar | Tel. 91 431 12525 | www.cho­pard.es Que un dia­man­te ten­ga ell ta­ma­ño apro­xi­ma­do de unaa pe­lo­ta de tenis es en sí mis­mo un ca­so di­fí­cil de ima­gi­nar, pe­ro que ade­más de ese ta­ma­ñoo sea de una pu­re­za inigua­la­blee, eso es por aña­di­du­ra pun­to me­nos­meos que im­po­si­ble. Pe­ro sí, na­da me­nos que 342 qui­la­tes es el ta­ma­ño del lla­ma­do The queen of Ka­laha­ri ( La rei­na del Ka­laha­ri) que to­ma su nom­bre del de­sier­to en el que fue en­con­tra­do en Bots­wa­na, pe­ro es que ade­más en esta pie­dra in­creí­ble se com­bi­na el co­lor D, que es el más be­llo de los co­lo­res del dia­man­te (el más blan­co po­si­ble), con la pu­re­za de gra­do F (ab­so­lu­ta­men­te sin má­cu­la) en cues­tión de cla­ri­dad. En po­cas pa­la­bras, un milagro de la na­tu­ra­le­za, una ra­re­za ex­cep­cio­nal que me­re­cía el me­jor tra­ta­mien­to por par­te de un jo­ye­ro. Así lo pen­só Ca­ro­li­ne Scheu­fe­le –co­pre­si­den­ta de la com­pa­ñía sui­za, con ba­se en Gi­ne­bra, la fir­ma de al­ta jo­ye­ría Cho­pard–, cuan­do le pre­sen­ta­ron por pri­me­ra vez es­te dia­man­te sa­li­do de la mi­na de Ka­ro­we, que es ver­dad que ya an­tes ha­bía da­do otros dia­man­tes enor­mes, pe­ro no de esta mis­ma pu­re­za. Ella de­ci­dió in­me­dia­ta­men­te que­dar­se con él, pe­ro tam­bién rea­li­zar con es­te dia­man­te en bru­to al­go que tu­vie­ra in­te­rés des­de el pun­to de vis­ta ar­tís­ti­co. Ha­cer al­go que no só­lo con­sis­tie­ra en va­lo­rar la pie­dra en el sen­ti­do mo­ne­ta­rio, co­mo si de un me­ro tro­feo se tra­ta­se, sino apor­tar­le el va­lor aña­di­do del di­se­ño. De es­te mo­do, lle­gó a la con­clu­sión de con­ver­tir el Queen of Ka­laha­ri en to­da una co­lec­ción de seis pie­zas de jo­ye­ría, en la que es­tu­vie­sen re­pre­sen­ta­dos to­dos los cor­tes de los dia­man­tes: co­jín, bri­llan­te, co­ra­zón, es­me­ral­da y pe­ra.

Los ex­per­tos de Am­be­res con­si­guie­ron a par­tir de la pie­dra ori­gi­nal un nú­me­ro de 3 da a an­tes tes fa­bu­lo­sos, a bu osos, de va­rios ta­ma­ños y for­mas, de los cua­les cin­co de ellos pe­san más de vein­te qui­la­tes ca­da uno, son el cen­tro de esta co­lec­ción que lle­va por nom­bre The gar­den of Ka­laha­ri ( El jar­dín del Ka­laha­ri). Pa­ra su rea­li­za­ción Ca­ro­li­ne Scheu­fe­le –que es el al­ma crea­ti­va de la fir­ma y que su­per­vi­só to­do el pro­ce­so per­so­nal­men­te–, con­tó por su­pues­to, con los maes­tros ex­per­tos de los ta­lle­res de la Mai­son Cho­pard co­no­ci­dos por el vir­tuo­sis­mo de su tra­ba­jo y sus téc­ni­cas de­pu­ra­dí­si­mas. Pa­ra ella, el dia­man­te de 50 qui­la­tes de ta­lla bri­llan­te sim­bo­li­za un gi­ra­sol, el de 26 qui­la­tes en ta­lla co­ra­zón es un pen­sa­mien­to, el de 25 qui­la­tes en ta­lla pe­ra le re­cuer­da una flor del plá­tano, el de 20 qui­la­tes en ta­lla co­jín sím­bo­lo de la ama­po­la y el de 2 qui­la­tes de ta­lla es­me­ral­da, un li­rio. To­do una jar­dín ima­gi­na­rio pa­ra una pie­dra na­ci­da en el de­sier­to. La co­lec­ción es­tá for­ma­da por dos sor­ti­jas, un co­llar, un bra­za­le­te, unos pen­dien­tes y un re­loj se­cre­to. Su ver­sa­ti­li­dad lla­ma la aten­ción ya que el co­llar se pue­de usar co­mo sim­ple gar­gan­ti­lla, se le pue­de aña­dir una flor pa­ra oca­sio­nes más so­fis­ti­ca­das y, aún más, de esa flor se pue­den col­gar tres es­pec­ta­cu­la­res col­gan­tes. Por si fue­ra po­co, dos de esos col­gan­tes se pue­den aña­dir a los pen­dien­tes pa­ra trans­for­mar­los en lar­gos, dan­do otro look to­tal­men­te dis­tin­to a la ver­sión más dis­cre­ta. Esta fle­xi­bi­li­dad es un gran acier­to que per­mi­te per­so­na­li­zar las jo­yas se­gún la oca­sión y el gus­to per­so­nal.

El dia­man­te, de 342 qui­la­tes, fue en­con­tra­do en el de­sier­to de Bots­wa­na y tie­ne una pu­re­za F en cues­tión de cla­ri­dad

En la co­lec­ción, de seis pie­zas, es­tán re­pre­sen­ta­dos to­dos los cor­tes de dia­man­tes: co­jín, bri­llan­te, co­ra­zón, es­me­ral­da y pe­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.