El mer­ca­do la­bo­ral más allá del pa­ro

Mu­je­res, in­mi­gran­tes, em­plea­dos del sec­tor ser­vi­cios, de me­dia­na edad y con suel­dos ba­jo. Es­tos son al­gu­nos de los nue­vos per­fi­les del mer­ca­do

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Eduar­do Ma­ga­llón Bar­ce­lo­na

La in­cor­po­ra­ción de la mu­jer al mer­ca­do es uno de los prin­ci­pa­les cam­bios, pe­ro si­guen co­bran­do me­nos

Des­de el arran­que del nue­vo mi­le­nio, el mer­ca­do la­bo­ral ha cam­bia­do en mu­chos as­pec­tos. Los tra­ba­ja­do­res se han ba­ja­do del an­da­mio y han sa­li­do de las fá­bri­cas para em­plear­se en el sec­tor ser­vi­cios. Las mu­je­res se han in­cor­po­ra­do ma­si­va­men­te al mer­ca­do de tra­ba­jo, en un pe­rio­do en que la pre­sen­cia de mano de obra in­mi­gran­tes eh a mul­ti­pli­ca­do por tres y ha en­ve­je­ci­do de for­ma preo­cu­pan­te la po­bla­ción ac­ti­va. Ymien­tras su­ce­dían esos cam­bios, el cre­ci­mien­to de cer­ca de tres mi­llo­nes de ocu­pa­dos no ha evi­ta­do que ha­ya dos mi­llo­nes más de pa­ra­dos. Aun­que la ta­sa de tem­po­ra­li­dad se ha re­du­ci­do li­ge­ra­men­te, los tra­ba­ja­do­res más pre­ca­rios se dis­tri­bu­yen en to­das las fran­jas de edad mientras cre­ce el por­cen­ta­je de per­so­nas que pe­se a te­ner un tra­ba­jo son po­bres, un 13%. El aná­li­sis del mer­ca­do la­bo­ral des­de el 2000 se de­be di­vi­dir en dos gran­des pe­rio­dos se­pa­ra­dos por el arran­que de la cri­sis en el 2007: el pri­me­ro de fuer­te ex­pan­sión al ca­lor del boom in­mo­bi­lia­rio y el se­gun­do de rá­pi­da con­trac­ción del que –con al­ti­ba­jos– se va sa­lien­do.

Hoy los em­plea­dos tra­ba­jan en bue­na par­te en em­pleos dis­tin­tos a los que te­nían en el año 2000. Tres de ca­da cua­tro tra­ba­ja­do­res (el 76%) es­tá en­glo­ba­do en el sec­tor ser­vi­cios ya sea en una em­pre­sa re­la­cio­na­da con el tu­ris­mo o en una com­pa­ñía nue­va sur­gi­da de la di­gi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía. En el 2000 ese por­cen­ta­je era del 63%. Los sec­to­res que más pe­so han per­di­do son la in­dus­tria (su pe­so pa­sa del 19,6% al 13,8%) y la cons­truc­ción (del 11,2% al 5,9%).

La desin­dus­tria­li­za­ción que vi­ve Es­pa­ña se de­be tan­to a fac­to­res in­ter­nos (au­men­to de los cos­tes la­bo­ra­les y la con­se­cuen­te pér­di­da de pro­duc­ti­vi­dad) co­mo fac­to­res ex­ter­nos (glo­ba­li­za­ción o el efec­to de las divisas). Lau­ra Pe­lay, de UGT Ca­ta­lun­ya y tra­ba­ja­do­ra de Seat, apun­ta tam­bién que en los úl­ti­mos años mu­chos­de­los em­pleos ads­cri­tos a la in­dus­tria co­mo la lim­pie­za o la se­gu­ri­dad han pa­sa­do a ma­nos de sub­con­tra­tas en­glo­ba­das en el sec­tor ser­vi­cios.

El director de Co­yun­tu­ra y Es­ta­dís­ti­ca de Fun­cas, Ray­mond To­rres, apun­ta otras ra­zo­nes de esa ter­cia­ri­za­ción y del man­te­ni­mien­to de la tem­po­ra­li­dad: “cam­bia por la di­gi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía, que pro­vo­ca que mu­cho del em­pleo que se crea nue­vo se ba­se en la di­gi­ta­li­za­ción. Y sue­le ser em­pleo de ser­vi­cios de mer­ca­do y no tu­rís­ti­cos”. En ese sec­tor se en­glo­ba­rían des­de las ac­ti­vi­da­des de con­sul­to­ría que hoy día es in­se­pa­ra­ble de las nue­vas tec­no­lo­gías has­ta las ac­ti­vi­da­des de pro­gra­ma­ción. To­rres aña­de que “el mer­ca­do la­bo­ral cam­bia de la mano de la eco­no­mía”.

Con­tes­ta­da la pre­gun­ta de dón­de se tra­ba­ja, aho­ra se de­be res­pon­der quién tra­ba­ja. Las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que tra­ba­jan más mu­je­res, más in­mi­gran­tes y me­nos jó­ve­nes. La ta­sa de ac­ti­vi­dad fe­me­ni­na cre­ció inin­te­rrum­pi­da­men­te en­tre el 2000 y el 2013 mientras en los úl­ti­mos tres años ha re­tro­ce­di­do unas dé­ci­mas, has­ta si­tuar­se en el 53,6%. “La in­cor­po­ra­ción de las mu­je­res es por la lle­ga­da al mer­ca­do la­bo­ral de unas nue­vas ge­ne­ra­cio­nes con ma­yor ni­vel educativo”, di­ce To­rres. No obs­tan­te el co­lec­ti­vo si­gue su- frien­do una fuer­te dis­cri­mi­na­ción pues­to que sus sa­la­rios son cla­ra­men­te in­fe­rio­res a los de sus com­pa­ñe­ros va­ro­nes. Las mu­je­res de co­bran de me­dia un 14% me­nos que los hom­bres pe­ro en de­ter­mi­na­dos car­gos esa di­fe­ren­cia pue­de ser aún ma­yor. “Ade­más­si­gue exis­tien­do el te­cho de cristal” para las mu­je­res, re­cuer­da Car­los Obe­so, pro­fe­sor de Esade.

La en­tra­da de mano de obra in­mi­gran­te ha he­cho que su pe­so res­pec­to al­to tal pa­se del 5.1% en el 2000 al 15,1% el año pa­sa­do. Mu­chos de los in­mi­gran­tes lle­ga­ron en el ci­ta­do pe­rio­do ex­pan­si­vo que va del

2000 al 2007 fun­da­men­tal­men­te para ocu­par pues­tos de ba­ja ca­li­fi­ca­ción que no eran cu­bier­tos por los na­ti­vos co­mo la cons­truc­ción o los ser­vi­cios a las per­so­nas. Pe­lay avi­sa que las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les no mues­tran la im­por­tan­te bol­sa de in­mi­gran­tes queha­yen­lae­co­no­mía su­mer­gi­da y que po­drían in­cre­men­ta­rel­pe­so­res­pec­toal­to­tal. Afi­na­les del 2016, la EPA (En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va) mos­tra­ba­queha­bía 2,9 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes mientras que en el 2000 só­lo ha­bía 795.000.

En cuan­to a los jó­ve­nes, si en el 2000 el 42,3% de los em­plea­dos te­nían me­nos­de34años, hoy­los jó­ve­nes re­pre­sen­tan el 24,9%. Laa­na­lis­ta de AFI, Ma­ría Ro­me­ro, di­ce que “en los úl­ti­mos años ha apa­re­ci­do el fe­nó­meno nue­vo de los ni­nis que an­tes o no exis­tía o no se evi­den­cia­ba tan­to por la ola de cre­ci­mien­to del em­pleo en el que es­tá­ba­mos in­mer­sos”. Por ni­nis se co­no­ce a aque­llos jó­ve­nes que “ni” es­tu­dian “ni” tra­ba­jan. Se­gún la OCDE, si en el 2005 el por­cen­ta­je de jó­ve­nes de en­tre 15 y 29 años que ni es­tu­dia­ban ni tra­ba­ja­ban era del 15,9% (un­pun­to por en­ci­ma del pro­me­dio de los paí­ses de la OCDE), en 2015 es­ta ta­sa se ele­va­ba has­ta el 22,8%.

Los­jó­ve­nes enel mer­ca­do­la­bo­ral ac­tual tam­bién su­fren de una di­fe­ren­cia res­pec­to a ha­ce ca­si dos dé­ca­das: la so­bre­cua­li­fi­ca­ción. Se­gún un in­for­me de Esade, el 40% de los uni­ver­si­ta­rios es­tá ocu­pa­do en pues­tos que re­quie­ren un ni­vel pro­fe­sio­nal in­fe­rior. “Es­te es un fe­nó­meno que ape­nas exis­tía en el año

Los tra­ba­ja­do­res han sa­li­do de las fá­bri­cas y se han ba­ja­do del an­da­mio para tra­ba­jar en los ser­vi­cios El nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res po­bres ha cre­ci­do y ha aflo­ra­do la fi­gu­ra de los ni­nis

2000”, di­ce Ray­mond To­rres. Lau­ra Pe­lay avi­sa que hay pro­fe­sio­nes que se han des­pres­ti­gia­do y otras en las que no hay una co­rres­pon­den­cia en­tre la for­ma­ción y el mer­ca­do de tra­ba­jo. “¿Por qué no hay un FP es­pe­cia­li­za­do en for­mar ca­ma­re­ros?”, se pe­gun­ta Pe­lay.

La sin­di­ca­lis­ta de UGTa­ña­de que un ele­men­to nue­vo en el mer­ca­do de tra­ba­jo y que no exis­tía en el 2000 son las em­pre­sas mul­ti­ser­vi­cios, que per­mi­ten pa­gar el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal pe­se a que el ne­go­cio en el que tra­ba­jan ten­ga un­con­ve­nio sectorial co­nun­suel­do ma­yor. El ca­so má­se­vi­den­te es el de las au­to­de­no­mi­na­das ke­llis, que son las ca­ma­re­ras de pi­so que lim­pian ha­bi­ta­cio­nes del ho­tel por sa­la­rios de mi­se­ria. Des­pués de que en los pri­me­ros años del nue­vo mi­le­nio se es­ta­ble­cie­ra que el suel­do de un tra­ba­ja­dor de ETT (em­pre­sa de tra­ba­jo tem­po­ral) de­bía co­brar lo mis­mo que uno de plan­ti­llas, la re­for­ma la­bo­ral del PPe­nel2012abrió­la­puer- ta a las mul­ti­ser­vi­cios.

Los tra­ba­ja­do­res de esas em­pre­sas co­bran suel­dos muy por de­ba­jo de los 1.000 eu­ros que si bien ya fue una ban­de­ra an­tes de la cri­sis, aún no se ha con­se­gui­do. Las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que el cos­te sa­la­rial me­dio es de 2.010 eu­ros, ca­si un 40% más que el del año 2000. Ese in­cre­men­to es prác­ti­ca­men­te el mis­mo que el que se ha da­do en el IPC. No obs­tan­te es evi­den­te que la cri­sis ha pa­sa­do fac­tu­ra a mu­chas per­so­nas in­cre­men­tan­do la fi­gu­ra del tra­ba­ja­dor que pe­se a re­ci­bir un suel­do es po­bre. Eu­ros­tat con­si­de­ra po­bres a aque­llos tra­ba­ja­do­res que co­bran me­nos del 60% del sa­la­rio me­dio. EnEs­pa­ña hoy hay en esa si­tua­ción un13% de los ocu­pa­das, dos pun­tos más que lo que ha­bía en el año 2004. Un in­for­me del Ban­co de Es­pa­ña mues­tra tam­bién que en los úl­ti­mos años ha cre­ci­do li­ge­ra­men­te la di­fe­ren­cia en­tre el sa­la­rio que co­bran los nue­vos con­tra­ta­dos res­pec­to a los que es­tán en ac­ti­vo y que es hoy del 25% me­nos. Esa bre­cha que en el 2008 es­ta­ba en el 20%.

So­bre la tem­po­ra­li­dad, Jor­di Gar­cía, de CEOE, re­co­no­ce que “el stock de tem­po­ra­li­dad si­gue sien­do el do­ble de los paí­ses del en­torno” y apues­ta po­rre­for­ma­rel­con­tra­to in­de­fi­ni­do para ata­jar­lo.

Car­los Obe­so cree que el ver­da­de­ro cam­bio­del mer­ca­do­la­bo­ral en los úl­ti­mos años es que los tra­ba­ja­do­res han pa­sa­do de la idea de que un em­pleo era para to­da la vi­da a la in­cer­ti­dum­bre so­bre el fu­tu­ro del pues­to de tra­ba­jo ocu­pa­do. Aun­que es di­fí­cil me­dir­lo con es­ta­dís­ti­cas.

OWEN FRANKEN / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.