Atra­pa­dos por el tiem­po

Wajc­man acha­ca a cam­bios sociales y a nues­tras de­ci­sio­nes y no a la tec­no­lo­gía la sen­sa­ción de fal­ta de tiem­po

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

La tec­no­lo­gía pue­de li­be­rar­nos, pe­ro aún se­gui­mos con eu­fo­ria por la ve­lo­ci­dad

Ha­ce ca­si cien años Key­nes ima­gi­nó que en el si­glo XXI só­lo ten­dría­mos que tra­ba­jar tres ho­ras dia­rias de­bi­do al cons­tan­te in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad. La ac­ti­tud es­pon­tá­nea y ale­gre an­te la vi­da que se atri­buía a los ar­tis­tas po­dría ex­ten­der­se a to­da la so­cie­dad. Y sin em­bar­go, pa­re­ce ha­ber ocu­rri­do lo con­tra­rio. La ve­lo­ci­dad de las nue­vas tec­no­lo­gías, que de­bía li­be­rar el tiem­po hu­mano, ha ve­ni­do acom­pa­ña­da de una cre­cien­te sen­sa­ción de fal­ta de tiem­po. La ima­gen ha­bi­tual es la del ciu­da­dano fre­né­ti­co ata­do a la tec­no­lo­gía, adic­to al mó­vil, in­ca­paz de des­co­nec­tar. Y el enig­ma de una so­cie­dad en la que re­cu­rri­mos a dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les para ali­viar la fal­ta de tiem­po y a la vez los cul­pa­mos de au­men­tar­la es el que ex­plo­ra la so­ció­lo­ga de la Lon­don School of Eco­no­mics Judy Wajc­man en Esclavos del tiem­po.

Ysus ha­llaz­gos son que el pro­ble­ma­noes­la­tec­no­lo­gía sino nues­tras prác­ti­cas sociales con­cre­tas. Son nues­tras prio­ri­da­des y pa­rá­me­tros sociales y eco­nó­mi­cos las que ge­ne­ran esas cua­li­da­des de las tec­no­lo­gías. El ca­pi­ta­lis­mo na­ció li­ga­do al re­loj. Aho­rrar tiem­po su­po­nía ob­te­ner be­ne­fi­cios. Y la idea de que el rit­mo de­vi­da se ace­le­ra­ba ya exis­tía a ini­cios del si­glo XX con las enor­mes trans­for­ma­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y sociales del mo­men­to. La vi­da ur­ba­na vi­vi­da a al­ta ve­lo­ci­dad se iden­ti­fi­ca­ba con el pro­gre­so. Y de he­cho nues­tra in­ge­nie­ría es­tá orien­ta­da al aho­rro y la or­de­na­ción del tiem­po, a una con­cep­ción de­ter­mi­na­da de la efi­ca­cia. Hay un im­pe­ra­ti­vo con­tem­po­rá­neo a la ve­lo­ci­dad.

Wajc­ma­no­fre­ceen­suen­sa­you­na vi­sión am­plia­de­los­múl­ti­ples fac­to­res por los que hoy mu­chos sien­ten que les fal­ta tiem­po. El tiem­po es di­fe­ren­te para gru­pos dis­tin­tos. Hoy hay gru­pos con jor­na­das muy­lar­gas y otros que tra­ba­jan po­cas ho­ras o nin­gu­na: la se­ma­na­de50ho­ras­pre­do­mi­na en la cla­se pro­fe­sio­nal y ge­ren­cial, que con­fi­gu­ra los tér­mi­nos del de­ba­te pú­bli­co. Lue­go, tras su in­te­gra­ción ma­si­va en el mer­ca­do la­bo­ral, las mu­je­res es­tán mu­cho más ata­rea­das por­que aún or­ques­tan la vi­da fa­mi­liar. Ae­so se le su­ma la hi­per­pa­ter­ni­dad: se pa­sa más tiem­po que nun­ca con los hi­jos, pe­ro la bue­na pa­ter­ni­dad es hoy dis­tin­ta. Ade­más, es­tán los ele­va­dos ni­ve­les de con­su­mo y los dis­cur­sos cul­tu­ra­les que dan va­lor a las vi­das lle­nas de ac­ción, que ayu­dan a sen­tir más aje­treo. Un aje­treo que para unos es es­trés y para otros fe­li­ci­dad. A di­fe­ren­cia de ha­ce un si­glo, no es la vi­da ocio­sa sino la aje­trea­da la li­ga­da a los gru­pos más pri­vi­le­gia­dos y sig­ni­fi­ca más es­ta­tus so­cial.

En el pues­to de tra­ba­jo, hay más para ha­cer con me­nos gen­te y los em­pleos in­ter­co­nec­ta­dos son más com­ple­jos y exi­gen­tes. El rit­mo de tra­ba­jo se ace­le­ra y la tec­no­lo­gía ayu­da a di­fu­mi­nar la dis­tin­ción en­tre tiem­po per­so­nal y la­bo­ral. A ve­ces no se tra­ta de fal­ta de ho­ras sino de su dis­per­sión y có­mo pro­gra­mar­las bien. Y al re­vés, la mul­ti­ta­rea ha­ce sen­tir fal­ta de tiem­po.

A la tec­no­lo­gía, aca­ba Wajc­man, se le cul­pa de la fal­ta de tiem­po pe­ro tam­bién pue­de dar más au­to­no­mía y ayu­dar­nos a so­cia­li­zar y cui­dar a los otros me­jor. La cues­tión es qué prio­ri­za­mos y si se­gui­mos en­gan­cha­dos a la eu­fo­ria por la ve­lo­ci­dad.

CH­RIS JACK­SON / GETTY

ESCLAVOS DEL TIEM­PO Judy Wajc­man

Pai­dós. Bar­ce­lo­na, 2017 302 p. | Pa­pel 24 € |

e-book, 13,99 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.