“Una gran re­ce­sión aho­ra pro­vo­ca­ría una he­ca­tom­be”

La Vanguardia - Dinero - - POLÍTICA MONETARIA - La­lo Agus­ti­na

De­be­mos ce­rrar un ci­clo en el que he­mos in­su­fla­do cre­ci­mien­to en el sis­te­ma só­lo a tra­vés de más cré­di­to Los res­ca­tes pre­mia­ron la ma­la ges­tión del ries­go y su­pu­sie­ron un se­ve­ro cas­ti­go a los aho­rra­do­res pru­den­tes

Con una mo­de­ra­da au­to­crí­ti­ca por su pro­pia ac­tua­ción, pe­ro con el co­no­ci­mien­to de quien ha vi­vi­do, leído y re­fle­xio­na­do so­bre la gran re­ce­sión, el ban­que­ro Juan Ma­ría Nin se ha atre­vi­do a es­cri­bir un re­la­to so­bre las cau­sas de la cri­sis, la reac­ción ini­cial y la pos­te­rior de los po­lí­ti­cos del pri­mer mun­do y sus ban­cos cen­tra­les, así co­mo so­bre los dis­cu­ti­dos re­sul­ta­dos de la in­gen­te in­yec­ción de di­ne­ro en el sis­te­ma. En es­ta en­tre­vis­ta, el au­tor de Por un cre­ci­mien­to ra­cio­nal (Deus­to, 2017), ex­pli­ca en qué se ba­sa su re­tros­pec­ti­va y có­mo ve el fu­tu­ro en fun­ción de las de­ci­sio­nes que se to­men a par­tir de aho­ra en los cuar­te­les ge­ne­ra­les de la Re­ser­va Fe­de­ral y el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE). Aun­que aplau­de su ac­tua­ción, so­bre to­do en el 2008 y el 2009 –cuan­do la des­con­fian­za se­có to­dos los ca­na­les de li­qui­dez y se te­mió por el colapso del sis­te­ma–, el di­rec­ti­vo ad­vier­te: “Aho­ra mis­mo vi­vi­mos con una ri­que­za fic­ti­cia por la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y no te­ne­mos ni cre­ci­mien­to ni una bue­na circulación del di­ne­ro por­que to­da­vía per­sis­te una gran des­con­fian­za en el mun­do”.

Le­jos de cual­quier dog­ma­tis­mo y con un fuer­te sen­ti­do prác­ti­co, Nin se ali­nea cla­ra­men­te con las te­sis de Frie­drich Ha­yek, pre­mio No­bel de Eco­no­mía en 1974 y lí­der de la lla­ma­da Es­cue­la Aus­tría­ca, en con­tra del in­ter­ven­cio­nis­mo neo­key­ne­siano do­mi­nan­te, que ins­pi­ra des­de ha­ce mu­chos años la ma­yor fa­se de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va de la his­to­ria. La ban­ca es­pa­ño­la, co­mo la es­ta­dou­ni­den­se, la bri­tá­ni­ca, la ale­ma­na, la fran­ce­sa, la sui­za... to­do el sec­tor fi­nan­cie­ro mun­dial lo­gró evi­tar el mis­mo fi­nal que tu­vo Leh­man Brot­hers en sep­tiem­bre del 2008 por las ayu­das pú­bli­cas, ya sea en for­ma de ca­pi­tal o por la li­qui­dez pro­por­cio­na­da por los ban­cos cen­tra­les. Pe­ro es­to no al­te­ra al di­rec­ti­vo bar­ce­lo­nés, que sa­be que no ha­bía más re­me­dio que in­ter­ve­nir.

Abo­ga­do y eco­no­mis­ta por la Uni­ver­si­dad de Deus­to, Nin se for­jó en el His­pano y el San­tan­der, pe­ro fue co­mo con­se­je­ro de­le­ga­do de Banc Sa­ba­dell y vi­ce­pre­si­den­te de Cai­xa­Bank don­de vi­vió la bur­bu­ja cre­di­ti­cia e in­mo­bi­lia­ria y bue­na par­te de la cri­sis. Re­ti­ra­do de la pri­me­ra lí­nea de fue­go en ju­nio del 2014, cree que ya es ho­ra de po­ner fin a la era de los in­fra­ti­pos de in­te­rés, la crea- ción de di­ne­ro, el hi­per­en­deu­da­mien­to, la in­fla­ción ar­ti­fi­cial y el cre­ci­mien­to inane de la eco­no­mía. Ur­ge, en cam­bio, vol­ver a apos­tar por una eco­no­mía sa­na y sos­te­ni­ble, ba­sa­da en el apo­yo de las ga­nan­cias de pro­duc­ti­vi­dad, las re­for­mas para me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas y apro­ve­char el im­pul­so del aho­rro y el ca­pi­tal.

“Te­ne­mos la ne­ce­si­dad de ce­rrar un ci­clo lar­go en el que se ha abu­sa­do de la po­lí­ti­ca de de­man­da para in­su­flar cre­ci­mien­to en el sis­te­ma a tra­vés del cré­di­to”, sos­tie­ne Nin. No se re­fie­re só­lo a la úl­ti­ma dé­ca­da, sino al lar­go pe­rio­do que va des­de los acuer­dos de Bret­ton Woods (New Ham­ps­hi­re, Es­ta­dos Uni­dos, 1944), cuan­do las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les apos­ta­ron por el dó­lar co­mo di­vi­sa de re­fe­ren­cia ba­jo el pa­trón oro. La dro­ga de la crea­ción ar­ti­fi­cial de cre­ci­mien­to se apo­ya en la ar­qui­tec­tu­ra fi­nan­cie­ra oc­ci­den­tal, don­de los ban­cos ope­ran, por de­fi­ni­ción, con un fon­do de ma­nio­bra ne­ga­ti­vo –to­man pres­ta­do a cor­to y pres­tan a lar­go– y don­de sa­ben que, ha­gan lo que ha­gan, tie­nen el aval de que el Es­ta­do cui­da­rá de ellos si vie­nen mal da­das.

“Tras­la­dar al era­rio pú­bli­co los ro­tos de los inversores im­pru­den­tes, ha­yan si­do en­ga­ña­dos o no, pue­de ser po­pu­lar y po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, pe­ro es una ma­la re­ce­ta para el fu­tu­ro del sis­te­ma y un ries­go mo­ral inacep­ta­ble”. Es lo que ha ocu­rri­do en es­ta cri­sis. La ban­ca se hun­dió y la ban­ca ha te­ni­do du­ran­te años ca­pi­tal, en unos ca­sos, y ba­rra libre de li­qui- dez, dis­po­ni­ble para to­dos, para se­guir ade­lan­te.

Aun­que las gran­des cri­sis sis­té­mi­cas se pro­du­cen por la su­ma de mi­les de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, em­pre­sa­ria­les y personales equi­vo­ca­das –que pro­vo­can des­equi­li­brios que hay que co­rre­gir an­tes o des­pués–, Nin no se re­pro­cha na­da. “Co­mo ges­tor [en el Sa­ba­dell o Cai­xa­Bank], mi ba­lan­ce es su­pe­rior al de la me­dia. Tra­ba­jé con muy bue­nos equi­pos, con mu­cho acen­to en la in­no­va­ción y pen­san­do en el lar­go pla­zo, y la po­lí­ti­ca de cré­di­to pu­do ser más arries­ga­da o me­nos, pe­ro ya ha ha­bi­do san­ción por los erro­res”, ad­mi­te. To­dos los ban­cos, tam­bién aque­llos en los que Nin tu­vo al­tas res­pon­sa­bi­li­da­des, se han vis­to arras­tra­dos en los úl­ti­mos años a lim­piar sus ba­lan­ces por bi­llo­nes de eu­ros de cré­di­tos in­co­bra­bles y ac­ti­vos im­pro­duc­ti­vos.

Y eso lo pa­ga­ron só­lo los ac­cio­nis­tas en el ca­so de las en­ti­da­des más fuer­tes y to­dos los con­tri­bu­yen­tes, a tra­vés de los res­ca­tes pú­bli­cos, en las peo­res. Con el con­si­guien­te re­pro­che mo­ral que Nin re­co­ge en el li­bro: “Los res­ca­tes, de al­gu­na ma­ne­ra pre­mia­ron la ma­la ges­tión del ries­go y su­pu­sie­ron un se­ve­ro cas­ti­go a los aho­rra­do­res pru­den­tes”.

Aho­ra, afor­tu­na­da­men­te, es­ta eta­pa de la his­to­ria ya es pa­sa­do y la con­tun­den­te ac­ción de los ban­cos cen­tra­les ha lo­gra­do una pax tem­po­ral, no exen­ta, eso sí, de ries­gos ni de in­cer­ti­dum­bres. Nin, que si­gue en ban­ca só­lo co­mo con­se­je­ro no eje­cu­ti­vo de So­cie­te Ge­ne­ra­le, cree que es un acier­to exi­gir más ca­pi­tal a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, aun­que eso les va a po­ner en di­fi­cul­ta­des para ser ren­ta­bles. “El sis­te­ma fi­nan­cie­ro va a su­frir, ten­drá que ser di­fe­ren­te, con un ne­go­cio mu­cho me­nos ba­sa­do en el cré­di­to”, ase­gu­ra. Las em­pre­sas ten­drán que apoyarse en su cre­ci­mien­to en los re­cur­sos pro­pios, para lo que hará fal­ta –se­gún Nin– “un mer­ca­do de ca­pi­ta­les mu­cho más desa­rro­lla­do”.

Pe­ro la ban­ca, tras el tra­ba­jo rea­li­za­do, no es ya la ma­yor ame­na­za, que re­si­de aho­ra en el man­te­ni­mien­to de la ex­pan­sión mo­ne­ta­ria, avi­sa Nin. “Los ban­cos cen­tra­les nos han sal­va­do, pe­ro la bur­bu­ja es­tá ahí”, di­ce Nin en re­fe­ren­cia al gran en­deu­da­mien­to pú­bli­co, el mer­ca­do de bo­nos, las bol­sas... Ur­ge ace­le­rar la subida de ti­pos, el fin del in­ter­ven­cio­nis­mo y tro­car la ob­se­sión por cre­cer vía in­fla­ción por las aban­do­na­das re­for­mas y las me­jo­ras en la pro­duc­ti­vi­dad. Es­to pue­de pro­vo­car una re­ce­sión, pe­ro la al­ter­na­ti­va es una dé­ca­da o qui­zás más de es­tan­ca­mien­to a la ja­po­ne­sa.

“No se­ría bue­na una gran re­ce­sión aho­ra por la fra­gi­li­dad de la que ve­ni­mos; por eso, hay que ha­cer­lo bien y yo es­toy con­ven­ci­do de que se­rá así”, con­clu­ye Nin. Tan­to la Re­ser­va Fe­de­ral co­mo el BCE apues­tan por la gra­dua­li­dad. Has­ta aho­ra, han con­tro­la­do la si­tua­ción y con­vie­ne que lo si­gan ha­cien­do por­que “una gran re­ce­sión aho­ra se­ría una he­ca­tom­be”.

Juan Ma­ría Nin Gé­no­va

Au­tor de ‘Por un cre­ci­mien­to ra­cio­nal’ Abo­ga­do, eco­no­mis­ta, ban­que­ro, di­rec­ti­vo y, aho­ra, en­sa­yis­ta. Juan Ma­ría Nin, eje­cu­ti­vo del sec­tor fi­nan­cie­ro en las úl­ti­mas dé­ca­das, di­ser­ta en un vo­lu­mi­no­so li­bro so­bre la gran re­ce­sión

ÀLEX GAR­CIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.