Es­pa­ña co­rre el ries­go de per­der el tren de las ener­gías re­no­va­bles

Las ener­gías re­no­va­bles son un fac­tor de pro­gre­so, de lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y de apues­ta por un nue­vo mo­de­lo ener­gé­ti­co más sos­te­ni­ble

La Vanguardia - Dinero - - FOROS - En­ric Tin­to­ré

Es­pa­ña, que en su mo­men­to fue lí­der mun­dial en la pro­mo­ción de las ener­gías re­no­va­bles, co­rre el ries­go de per­der el tren en la trans­for­ma­ción ener­gé­ti­ca que se es­tá pro­du­cien­do a es­ca­la glo­bal, se­gún coin­ci­den to­dos los par­ti­ci­pan­tes en los En­cuen­tros en La Van­guar­dia so­bre “La transición ener­gé­ti­ca ha­cia las re­no­va­bles”.

En los En­cuen­tros en La Van­guar­dia par­ti­ci­pa­ron Jor­di An­dreu Ba­ta­llé, pro­fe­sor del De­par­ta­ment de Fí­si­ca Apli­ca­da de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na; Vic­tor Cu­sí, pre­si­den­te de Eo­li­cCat; Assumpta Fa­rran, di­rec­to­ra del Ins­ti­tut Ca­ta­là d’Ener­gia de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya; Joan He­rre­ra, pa­trono de la Fun­da­ción Re­no­va­bles; Paz Na­chón, se­nior ma­na­ger res­pon­sa­ble del área desos­te­ni­bi­li­dad deAc­cen­tu­re Stra­tegy y Sal­va­dor Sa­mi­tier, je­fe de la Ofi­ci­na Ca­ta­la­na de Can­vi Cli­mà­tic de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya, jun­to con Jo­sé López-Ta­fall, director de Re­gu­la­ción de Ac­cio­na y Alberto Gi­meno, ad­jun­to a la Di­rec­ción Ge­ne­ral Co­mer­cial del Gru­po Go­dó, que ejer­cie­ron de an­fi­trio­nes.

To­dos los par­ti­ci­pan­tes en el de­ba­te coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de im­pul­sar nue­va­men­te las ener­gías re­no­va­bles en Es­pa­ña co­mo fac­tor de in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, de lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, de me­jo­ra de la com­pe­ti­ti­vi­dad y de apues­ta por un nue­vo mo­de­lo ener­gé­ti­co con im­por­tan­tes opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio y de crea­ción de em­pleo de ca­li­dad. Pe­ro, asi­mis­mo, coin­ci­den en­queel­mar­co­re­gu­la­to­rio ac­tual im­pi­de su desa­rro­llo y jue­ga a fa­vor de las ener­gías de­ri­va­das de los com­bus­ti­bles fó­si­les, que son las que ma­yo­res emi­sio­nes de ga­ses in­ver­na­de­ro pro­vo­can.

Jo­sé López-Ta­fall afir­ma que Es­pa­ña de­be pre­sen­tar es­te año a la Unión Eu­ro­pea su plan de ener­gía y cli­ma para el pe­rio­do 2020-2030 y de­be, asi­mis­mo, ela­bo­rar su ley de transición ener­gé­ti­ca, al­go que ya han he­cho Ale­ma­nia, Fran­cia y Gra­nB­re­ta­ña. Se­ña­la que­se­tra­ta de la ley más im­por­tan­te del país para los pró­xi­mos años y la­men­ta que ape­nas ha­ya de­ba­te pú­bli­co ni po­lí­ti­co al res­pec­to. “Es­ta au­sen­cia de de­ba­te lle­va­rá a man­te­ner el sta­tus quo, per­mi­ti­rá –en­tre otras co­sas– pro­lon­gar la vi­da del par­que de ge­ne­ra­ción fó­sil ac­tual e im­pe­di­rá la ne­ce­sa­ria apues­ta por el desa­rro­llo de las ener­gías re­no­va­bles que ne­ce­si­ta el país”.

Sal­va­dor Sa­mi­tier aña­de que un nue­vo mo­de­lo ener­gé­ti­co es el gran re­to de la mo­der­ni­dad y de la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca de las pró­xi­mas dé­ca­das en to­do el mun­do.

“Lo im­por­tan­te para el desa­rro­llo de las ener­gías re­no­va­bles –di­ce

Cla­ve para el fu­tu­ro El plan de ener­gía y cli­ma para el pe­río­do 2020-2030 y la ley de transición ener­gé­ti­ca que de­be ela­bo­rar Es­pa­ña tie­nen una

im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca

Jor­di An­dreu– es que ha­ya una re­gu­la­ción ener­gé­ti­ca efi­caz, pe­ro en Es­pa­ña es ne­fas­ta. Ac­tual­men­te en el país ha­yu­nau­tén­ti­co­caos re­gu­la­to­rio que ge­ne­ra mu­cha in­cer­ti­dum­bre y, en es­te mar­co, es im­po­si­ble el desa­rro­llo de las ener­gías re­no­va­bles. Eso su­po­ne un des­pil­fa­rro enor­me por­que el país tie­ne las con­di­cio­nes idea­les para un ma­yor desa­rro­llo de la ener­gía so­lar y de la eó­li­ca”.

“Es­pa­ña –se­ña­la Joan He­rre­ra– es ri­ca en sol y vien­to pe­ro po­bre en vo­lun­tad po­lí­ti­ca para apro­ve­char es­ta ri­que­za”. De­nun­cia que el pro­ble­ma en es­te país es que el re­gu­la­dor es­tá cap­ta­do por el re­gu­la­do. “La po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca –di­ce– de­be ha­cer­se en fun­ción del in­te­rés co­mún y no del in­te­rés de los gran­des pro­duc­to­res, co­mo su­ce­de en la ac­tua­li­dad. Es­to se tra­du­ce en el he­cho de que en Es­pa­ña el cos­te del me­ga­va­tio sea el más ca­ro de la Unión Eu­ro­pea, lo que afec­ta muy ne­ga­ti­va­men­te a la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas”. Des­ta­ca Joan He­rre­ra en es­te sen­ti­do que el sis­te­ma de fi­ja­ción de pre­cios eléc­tri­cos que se apli­ca enEs­pa­ñae­sin­cohe­ren­tey pro­vo­ca unos so­bre cos­tes ex­tra­or­di­na­rios de 5.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les por ma­la re­gu­la­ción

“El mun­do –aña­de Joan He­rre­ra– evo­lu­cio­na ha­cia un cam­bio ra­di­cal del mix ener­gé­ti­co, co­mo de­mues­tra el he­cho de que la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía de­tec­te ya una ma­yor in­ver­sión en ener­gías re­no­va­bles que en las tra­di­cio­na­les. Por tan­to –afir­ma– hay que ha­cer una nue­va pla­ni­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca en Es­pa­ña en la que ten­gan ma­yor ca­bi­da las ener­gías re­no­va­bles”.

Jo­sé López-Ta­fall afir­ma que las ener­gías re­no­va­bles en el mun­do han pa­sa­do de ser tec­no­lo­gías mar­gi­na­les a con­ver­tir­se, hoy en día, en la prin­ci­pal fuen­te de ge­ne­ra­ción glo­bal. “Bas­te de­cir –aña­de– que el 70% de la in­ver­sión en ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca del mun­do en el 2015 se con­cen­tró en ellas. Las ener­gías re­no­va­bles con­fi­gu­ran una nue­va re­vo­lu­ción ener­gé­ti­ca que se perfila co­mo uno de los vec­to­res de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía mun­dial, de la crea­ción de em­pleo, de la in­no­va­ción­tec­no­ló­gi­cay­de­lu­cha­con­tra­el cam­bio cli­má­ti­co”.

“La­se­ner­gías­re­no­va­bles, co­mo­la so­lar y la eó­li­ca, es­tán des­ti­na­das a ju­gar un pa­pel fun­da­men­tal en el es­ce­na­rio ener­gé­ti­co mun­dial”, coin­ci­de en se­ña­lar Jor­di An­dreu.

Sal­va­dor Sa­mi­tier in­di­ca que cer­ca del 70% de las emi­sio­nes de ga­ses in­ver­na­de­ro es­tán re­la­cio­na­das con la ener­gía y afir­ma que hay que ata­car de raíz es­te pro­ble­ma por­que la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co apre­mia. “Lo que se ha­ga en la pró­xi­ma dé­ca­da se­rá de­ter­mi­nan­te y ello de­pen­de de las de­ci­sio­nes que se adop­ten aho­ra”, di­ce.

Se­ña­la Sal­va­dor Sa­mi­tier que el gra­ve pro­ble­ma al que­se en­fren­ta el mun­do es có­mo sa­tis­fa­cer las cre­cien­tes ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas sin in­cre­men­tar las emi­sio­nes de ga­ses in­ver­na­de­ro. Eso pa­sa por el in­cre­men­to de las ener­gías re­no­va­bles y de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Ad­vier­te quee­nu­nes­ce­na­rio­mun­dial­de­ma­yor con­su­mo ener­gé­ti­co, una re­duc­ción en el por­cen­ta­je de la uti­li­za­ción de los com­bus­ti­bles fó­si­les es com­pa­ti­ble con un ma­yor con­su­mo de los mis­mos en va­lor ab­so­lu­to y por tan­to de ma­yo­res emi­sio­nes. “En el ca­so de Es­pa­ña y Ca­ta­lun­ya –afir­ma– re­sul­ta cla­ve in­cre­men­tar la pre­sen­cia de las ener­gía re­no­va­bles para re­du­cir la ele­va­da de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca que exis­te”.

Assumpta Fa­rran cree que, pe­se a la re­sis­ten­cia de los sec­to­res tra­di­cio­na­les, el cam­bio de mo­de­lo es im­pa­ra­ble co­mo con­se­cuen­cia de la cre­cien­te pre­sión so­cial. Joan He­rre­ra, al res­pec­to, apun­ta que hay que avan­zar ha­cia la de­mo­cra­ti­za­ción de la ener­gía, tan­to en la pro­duc­ción co­mo en el ac­ce­so, a tra­vés de abrir la puer­ta al au­to­con­su­mo”.

“En mu­chos paí­ses –ex­pli­ca Assumpta Fa­rran– los ciudadanos se han pues­to al fren­te de la re­vo­lu­ción ener­gé­ti­ca”. Po­ne co­mo ejem­plo el ca­so de Aus­tra­lia, en don­de el au­to­con­su­mo­fo­to­vol­tai­co se haim­plan­ta­do en el 11% del par­que de edi­fi­cios. Oel de Ale­ma­nia., en dón­de se es­tá ge­ne­ra­li­zan­do el uso de ba­te­rías do­més­ti­cas. O en No­rue­ga, en don­de uno de ca­da dos co­ches nue­vos es eléc­tri­co. Tam­bién ex­pli­ca que es­tán sur­gien­do nue­vos mo­de­los de­ne­go­cio enEE.UU. co­moel ser­vi­cio so­lar, el ser­vi­cio de mo­vi­li­dad eléc­tri­ca, el ser­vi­cio de al­ma­ce­na­je así co­mo­nue­vos mo­de­los de fi­nan­cia­ción co­lec­ti­va. “El cam­bio –con­clu­ye– se­rá ra­di­cal y obli­ga­rá a una nue­va re­gu­la­ción que no só­lo afec­ta­rá al sec­tor eléc­tri­co sino que exi­gi­rá cam­bios en las nor­ma­ti­vas de edi­fi­ca­ción, de pro­pie­dad ho­ri­zon­tal y ur­ba­nís­ti­cas”.

Con­si­de­ra Assumpta Fa­rran que los avan­ces que apor­ta la di­gi­ta­li­za­ción de las redes de dis­tri­bu­ción y el al­ma­ce­na­je eléc­tri­co dis­tri­bui­do per­mi­ti­rá ges­tio­nar las ener­gías re­no­va­bles con me­ca­nis­mos de fle­xi­bi­li­dad y de ges­tión de la de­man­da. “Es­to –di­ce– su­pon­drá un sal­to di­fe­ren­cial. Es­ta­mos abrien­do la puer­ta al in­ter­net de la ener­gía; del su­mi­nis­tro al abo­na­do al ser­vi­cio para el smart­con­su­mer. Has­ta aho­ra las ener­gías re­no­va­bles se han ges­tio­na­do, a fal­ta de vien­to y sol, con el res­pal­do de cen­tra­les de car­bón y ci­clos com­bi­na­dos de gas na­tu­ral, que ape­nas ope­ran al 15% de su­ca­pa­ci­dad. Esun­mo­de­lo­muy­ca- ro y fó­sil pe­ro el úni­co po­si­ble has­ta hoy. Las nue­vas tec­no­lo­gías, sin em­bar­go, per­mi­ti­rán afron­tar el 100% re­no­va­ble para el año 2050”.

Paz Na­chón coin­ci­de con to­do lo di­cho y se­ña­la que po­co a po­co la gen­te em­pe­za­rá a ges­tio­nar su con­su­mo eléc­tri­co, por­que ten­drá la op­ción­dees­co­ger. Pa­rael­ne­ce­sa­rio im­pul­so de las ener­gías re­no­va­bles, sin em­bar­go, a su jui­cio, hay que di­se­ñar nue­vas me­di­das de im­pul­so de las mis­mas jun­to a una ma­yor trans­pa­ren­cia de ca­ra a la opi­nión pú­bli­ca y los con­su­mi­do­res.

Re­afir­ma Paz Na­chón que es ra­ro el país que no ha­ya pues­to en mar­cha –o no es­té es­tu­dian­do ha­cer­lo– un mar­co es­pe­cí­fi­co para desa­rro­llar las ener­gías re­no­va­bles. “In­clu­so paí­ses co­mo Ara­bia Sau­dí –di­ce– tie­nen en mar­cha un gran plan de ener­gías re­no­va­bles. Es­pa­ña no pue­de que­dar­se atrás. El mo­de­lo ener­gé­ti­co tra­di­cio­nal es­tá ago­ta­do y hay que reac­cio­nar para po­ner­se al día. La transición ener­gé­ti­ca su­po­ne, ade­más, una gran opor­tu­ni­dad de nue­vos ne­go­cios, con in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca y em­pleos de ca­li­dad, que pue­de lle­gar a re­pre­sen­tar un pun­to por­cen­tual adi­cio­nal del pro­duc­to in­te­rior bru­to de la Unión Eu­ro­pea”.

Vic­tor Cu­sí tam­bién es­tá con­ven­ci­do que­la­pre­sión­so­cial pro­pi­cia­rá un ma­yor desa­rro­llo de las ener­gía re­no­va­bles, jun­to con el cam­bio ge­ne­ra­cio­nal y la irrup­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías. “Pe­ro –aña­de– la trans­for­ma­ción ener­gé­ti­ca de­be ace­le­rar­se y los go­bier­nos son los res­pon­sa­bles de im­pul­sar ya cam­bios ur­gen­tes. Si Es­pa­ña­no­reac­cio­na a tiem­po para vol­ver a liderar el desa­rro­llo de las ener­gías re­no­va­bles lue­go lo ten­drá que ha­cer por obli­ga­ción, are­mol­que­de­los­de­más paí­ses, y en­ton­ces se­rá mu­cho más di­fí­cil y cos­to­so. Para ello es ne­ce­sa­ria una pla­ni­fi­ca­ción a lar­go pla­zo, que ofrez­ca se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, y que com­por­te una re­for­ma del ac­tual sis­te­ma de retribución a las re­no­va­bles, ga­ran­ti­zan­do una es­ta­bi­li­dad de pre­cios y eli­mi­nan­do la si­tua­ción de mer­ca­doac­tual que ha­ce que la eó­li­ca per­ci­ba una retribución me­dia me­nor a la de las otras fuen­tes de ge­ne­ra­ción con­ta­mi­nan­tes”.

Se­ña­la Víc­tor Cu­sí que ac­tual­men­te las ener­gías re­no­va­bles han de­mos­tra­do que son com­pe­ti­ti­vas y que no ne­ce­si­tan gran­des es­tí­mu­los. “Bas­ta­ría só­lo con un mar­co re­gu­la­to­rio equi­li­bra­do y no dis­cri­mi­na­to­rio, la sim­pli­fi­ca­ción de­los pro­ce­sos de tra­mi­ta­ción, una pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial que per­mi­ta la ins­ta­la­ción de las plan­tas don­de real­men­te hay re­cur­so dis­po­ni­ble y una ade­cua­da pla­ni­fi­ca­ción de las redes”.

El 70% de la in­ver­sión en ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca del mun­do en el 2015 fue en el sec­tor de re­no­va­bles Es­pa­ña tie­ne con­di­cio­nes idea­les para un ma­yor desa­rro­llo de la ener­gía so­lar y de la eó­li­ca La se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y la pla­ni­fi­ca­ción a lar­go pla­zo son cla­ves para el fu­tu­ro del sec­tor

XA­VIER GÓ­MEZ

En­cuen­tros

en ‘La Van­guar­dia’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.