Cam­po y ciu­dad: cul­tu­ras po­lí­ti­cas en­fren­ta­das

El úl­ti­mo ci­clo elec­to­ral re­ve­la la dis­tan­cia en­tre las gran­des ciu­da­des y el in­te­rior que se sien­te aban­do­na­do

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ramon Ay­me­rich Bar­ce­lo­na

Las ciu­da­des nun­ca han vo­ta­do las mis­mas op­cio­nes que el mun­do ru­ral. Es una cons­tan­te de la so­cio­lo­gía po­lí­ti­ca que el vo­to ru­ral es­tá más pre­dis­pues­to a las so­lu­cio­nes con­ser­va­do­ras en con­tra­po­si­ción con los ha­bi­tan­tes de las gran­des ur­bes, que son más pro­cli­ves a pro­pues­tas po­lí­ti­cas de signo li­be­ral. Sin em­bar­go, la glo­ba­li­za­ción y la ace­le­ra­ción tec­no­ló­gi­ca han da­do a es­te fe­nó­meno una nue­va di­men­sión y han am­pli­fi­ca­do la dis­tan­cia cul­tu­ral y po­lí­ti­ca en­tre am­bos mun­dos.

En­tre el mun­do que se sien­te co­nec­ta­do con el ex­te­rior, en el que es más fá­cil en­con­trar opor­tu­ni­da­des de em­pleo en aque­llas ac­ti­vi­da­des que hoy go­zan de ma­yor pro­yec­ción: des­de la hos­te­le­ría y el tu­ris­mo a las start-ups sur­gi­das de la di­fu­sión de las nue­vas tec­no­lo­gías. Y al otro la­do, el de un mun­do que se sien­te ol­vi­da­do y aban­do­na­do, del que han de­ser­ta­do los jó­ve­nes y el pe­que­ño co- mer­cio, y en el que el vo­tan­te se in­cli­na por po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas que pro­me­ten la res­tau­ra­ción del pa­sa­do.

El ci­clo de gran­des con­sul­tas ini­cia­do con la vo­ta­ción del Bre­xit el 23 de ju­nio del 2016, ha si­do un buen re­fle­jo de es­ta ten­den­cia. El ca­so bri­tá­ni­co fue el pri­me­ro en plas­mar la dis­tan­cia en­tre unos y otros. En­tre el gran Lon­dres, la ca­pi­tal fi­nan­cie­ra del pla­ne­ta, que sal­vo en los ca­sos de Es­co­cia y de Ir­lan­da del Nor­te, fue la úni­ca gran área del país en la que el re­main, la vo­lun­tad de per­ma­ne­cer en la Unión Eu­ro­pea, ga­nó, con por­cen­ta­jes de ca­si el 60%. En el res­to de áreas, el lea­ve ga­nó có­mo­da­men­te por go­lea­da. El de­to­nan­te de ese vo­to de re­cha­zo a la Unión Eu­ro­pea fue una reac­ción a la in­mi­gra­ción, pe­ro so­bre to­do, el co­ro­la­rio de dos dé­ca­das de pér­di­das de em­pleo y de cie­rres en las ac­ti­vi­da­des de la in­dus­tria tra­di­cio­nal y la mi­ne­ría

La dis­tan­cia en­tre las ciu­da­des de la cos­ta y los dis­tri­tos del in­te­rior fue to­da­vía más pa­ten­te cua­tro me­ses más tar­de, cuan­do Hi­llary Clin­ton y Do­nald Trump se en­fren­ta­ron por la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos. La can­di­da­ta de­mó­cra­ta ga­nó en nú­me­ro ab­so­lu­to de vo­tos y ob­tu­vo los ma­yo­res éxi­tos en los es­ta­dos del no­res­te, en Nue­va York o en Ca­li­for­nia. Pe­ro el cons­truc­tor y can­di­da­to re­pu­bli­cano se im­pu­so fi­nal­men­te por el ma­yor pe­so a la ho­ra de con­ta­bi­li­zar los vo­tos de los es­ta­dos del Me­dio Oes­te.

La can­di­da­ta de la eli­te li­be­ral ob­tu­vo el vo­to de las áreas eco­nó­mi­ca­men­te más di­ná­mi­cas (en especial los de la ubé­rri­ma Ca­li­for­nia del Si­li­con Va­lley). En con­tras­te, fue­ron los vo­tos de la mi­no­ría blan­ca, mu­chos de los cua­les an­ti­guos vo­tan­tes del par­ti­do de­mó­cra­ta en zo­nas muy cas­ti­ga­das por la des­lo­ca­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des ha­cia Chi­na, los que in­cli­na­ron el fiel de Trump.

Du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, Trump uti­li­zó el es­lo­gan “Ma­ke Ame­ri­ca great again” y pro­me­tió lo que cual­quier eco­no­mis­ta ob­ser­va­ría con per­ple­ji­dad: re­ver­tir la ten­den­cia de pér­di­da de em­pleos en los sec­to­res ma­nu­fac­tu­re­ros y ce­rrar las puer­tas al ex­te­rior, una vo­lun­tad ejem­pla­ri­za­da con el pro­yec­to de le­van­tar un gran mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co.

El cre­do pro­tec­cio­nis­ta y an­ti­in­mi­gra­ción ha si­do tam­bién el ca­ba­llo de ba­ta­lla de la can­di­da­ta de la ul­tra­de­re­cha fran­ce­sa, Ma­ri­ne Le Pen, en la cam­pa­ña a la pre­si­den­cia de ese país que hoy se di­ri­me. Co­mo en los ca­sos de Es­ta­dos Uni­dos y el Reino Uni­do, el in­te­rior ru­ral ha si­do el bas­tión de los vo­tos del Fren­te Na­cio­nal. Y las cla­ses pro­fe­sio­na­les ur­ba­nas y los jó­ve­nes los que nu­tren el apo­yo a Em­ma­nuel Ma­cron. Pe­ro la cam­pa­ña fran­ce­sa ha si­do, se­gu­ra­men­te, la que más abier­ta­men­te ha po­la­ri­za­do el vo­to en­tre de­trac­to­res y par­ti­da­rios de la glo­ba­li­za­ción. Una elec­ción a ca­ra o cruz en la que las fron­te­ras po­lí­ti­cas tra­di­cio­na­les en­tre de­re­cha e iz­quier­da han des­apa­re­ci­do.

En Fran­cia, la glo­ba­li­za­ción ha po­la­ri­za­do el vo­to has­ta unos ni­ve­les nun­ca an­tes ob­ser­va­dos

La dis­tan­cia en el per­fil de vo­to en­tre gran­des ciu­da­des y su in­te­rior no es pri­va­ti­vo de las vie­jas de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les. Un país de re­cien­te cre­ci­mien­to co­mo Tur­quía (una de las eco­no­mías emer­gen­tes) ha ex­pe­ri­men­ta­do el mis­mo fe­nó­meno en la re­cien­te con­sul­ta plan­tea­da por su pre­si­den­te, Re­cep Tay­yip Erdogan. Las tres gran­des ciu­da­des (Es­tam­bul, An­ka­ra y Es­mir­na) vo­ta­ron to­das en con­tra. El in­te­rior anato­lio, a fa­vor

BLEND IMAGES - HILL STREET STU­DIOS / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.