De­sigual­dad ex­plo­si­va

El li­bro póstumo de Ul­rich Beck bus­ca las nue­vas nor­mas de la ra­di­cal me­ta­mor­fo­sis del mun­do ac­tual

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Hoy vi­vi­mos un gi­ro co­per­ni­cano: el mun­do es el cen­tro y las na­cio­nes bus­can su lu­gar

El 1 de enero del 2015, el teó­ri­co de la so­cie­dad del ries­go, Ul­rich Beck, pa­sea­ba por Mu­nich con su mu­jer, la tam­bién so­ció­lo­ga Elisabeth Beck-Gerns­heim, dis­cu­tien­do las te­sis de su nue­vo li­bro, Me­ta­mor­fo­sis, del que ha­bía aca­ba­do una ver­sión pre­li­mi­nar. Mien­tras de­ba­tían nue­vos ca­pí­tu­los, Ul­rich Beck fa­lle­ció de un in­far­to a los 70 años. Sin em­bar­go, tras un lar­go pro­ce­so a car­go de su es­po­sa y nu­me­ro­sos co­la­bo­ra­do­res, La me­ta­mor­fo­sis del mun­do ha aca­ba­do pu­bli­cán­do­se co­mo tes­ta­men­to de Beck. Un tes­ta­men­to que aún tie­ne un sabor de ver­sión pre­li­mi­nar en­ri­que­ci­da a la que el au­tor ha­bría con­fe­ri­do otro cuer­po –y evi­ta­do re­pe­ti­cio­nes– pe­ro que es­tá re­ple­to de en­ri­que­ce­do­ras re­fle­xio­nes sobre el mun­do.

Un­mun­do­que, afir­ma­ba el so­ció­lo­go, no vi­ve un cam­bio ni una trans­for­ma­ción, sino una­me­ta­mor­fo­sis. Un­gi­ro co­per­ni­cano en el que ya noes el mun­doel­que­gi­ra al­re­de­dor de los Es­ta­dos na­ción sino al re­vés: las na­cio­nes ne­ce­si­tan en­con­trar su lu­gar “en el ame­na­za­do mun­do di­gi­tal don­de las fron­te­ras se han vuel­to lí­qui­das y fle­xi­bles”. Un mun­do en el que lo glo­bal no es­tá ahí fue­ra, sino que es la reali­dad es­tra­té­gi­ca que vi­ven in­clu­so los que­no­sa­len nun­ca­de­su­pue­blo: es­tán cos­mo­po­li­ti­za­dos y se ven afec­ta­dos por los riesgos glo­ba­les.

Da igual lo que pen­se­mos: si ac­tua­mos de ma­ne­ra na­cio­nal o lo­cal, nos que­da­mos atrás. Si los po­bres no ac­túan de ma­ne­ra trans­na­cio­nal y emi­gran co­rren el ries­go deem­po- bre­cer­se más. Los ri­cos se ha­cen más ri­cos por­que in­vier­ten su di­ne­ro don­de pue­den ob­te­ner más be­ne­fi­cios y eva­dir im­pues­tos. Los fun­da­men­ta­lis­tas an­ti­mo­der­ni­dad fes­te­jan la de­ca­pi­ta­ción de oc­ci­den­ta­les en los me­dios pa­ra el mun­do. Amén de que no hay res­pues­tas lo­ca­les pa­ra los pro­ble­mas glo­ba­les.

Es la idea de la so­cie­dad del ries­go que lan­zó Beck en los ochen­ta tras Cher­nó­bil: vi­vi­mos una fa­se de la mo­der­ni­dad en la que lo que an­tes eran las bon­da­des de las so­cie­da­des in­dus­tria­les mo­der­nas –in­gre­sos, tra­ba­jo, se­gu­ri­dad so­cial– se com­pen­san con los ma­les, los efec­tos se­cun­da­rios de ob­te­ner esos bie­nes: las ex­ter­na­li­da­des cau­sa­das por la ener­gía nu­clear, la quí­mi­ca, la ge­né­ti­ca, los com­bus­ti­bles fó­si­les y la ob­se­sión por el cre­ci­mien­to.

Bie­nes y ma­les se en­tre­la­zan en una so­cie­dad del ries­go en la que pro­ble­mas co­mo el cam­bio cli­má­ti­co son un­po­de­ro­so agen­te de la me­ta­mor­fo­sis del mun­do, dan­do lu­gar a nue­vas for­mas de po­der, de­sigual­dad e in­se­gu­ri­dad, pe­ro tam­bién de cer­ti­dum­bre y so­li­da­ri­dad: ¡Co­la­bo­rad o mo­ri­réis! Hay con­cien­cia de la ne­ce­si­dad de una De­cla­ra­ción de In­ter­de­pen­den­cia. El con­cep­to mun­do es in­dis­pen­sa­ble pa­ra des­cri­bir has­ta las co­sas más ba­na­les. La Historia ha vuel­to. Y en es­te mun­do la de­sigual­dad se­rá la cuestión cla­ve. Una de­sigual­dad eco­nó­mi­ca glo­bal que ya no se pue­de pa­sar por al­to una vez atrás la pers­pec­ti­va na­cio­nal: ca­re­ce de le­gi­ti­mi­dad y es un es­cán­da­lo po­lí­ti­co. Su­ma­da la de­sigual­dad en cre­ci­mien­to den­tro de ca­da país, la eli­mi­na­ción de re­cur­sos pa­ra pa­liar­la y la vul­ne­ra­bi­li­dad y po­bre­za que pro­vo­can los ma­les glo­ba­les, la de­sigual­dad se­rá po­lí­ti­ca y so­cial­men­te ex­plo­si­va.

PE­DRO MADUEÑO

Pai­dós. Bar­ce­lo­na, 2017 250 p. | 22 € | e-book, 12,99 € LA ME­TA­MOR­FO­SIS DEL MUN­DO Ul­rich Beck

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.