Cuan­do la di­ver­sión es­tá ase­gu­ra­da

El Maz­da MX-5 RF es un co­che lú­di­co, ca­paz de ofre­cer sen­sa­cio­nes muy es­ti­mu­lan­tes al vo­lan­te

La Vanguardia - Dinero - - MOTOR - Fran­cesc Pla

Los 160 CV del mo­tor de ga­so­li­na 2.0 Sk­yac­tiv-G no su­po­nen un pro­ble­ma pa­ra te­ner to­do ba­jo con­trol

El Maz­da MX-5 es el des­ca­po­ta­ble más ven­di­do del mun­do, y tras años de éxi­to co­mer­cial lle­ga aho­ra a su cuar­ta ge­ne­ra­ción. La ver­sión RF, que quie­re de­cir Re­trac­ta­ble Fast­back, abre una nue­va di­men­sión al pre­mia­do di­se­ño Ko­do de la mar­ca ja­po­ne­sa. De he­cho, el te­cho rí­gi­do eléc­tri­co que mon­ta el MX-5 RF es el más rá­pi­do del mun­do y ape­nas su­po­ne un in­cre­men­to de pe­so: só­lo 45 kg. Se abre o cie­rra en ape­nas 13 se­gun­dos, in­clu­so con el co­che en mar­cha siem­pre que no su­pe­re­mos los 10 km/h.

Es­te te­cho rí­gi­do le da al au­to­mó­vil un ai­re más de­por­ti­vo. Es­tá com­pues­to de tres par­tes y se ac­cio­na có­mo­da­men­te a tra­vés de un botón si­tua­do de­lan­te de la pa­lan­ca del cam­bio. En cual­quier ca­so, el te­cho fun­cio­na de ma­ne­ra muy pre­ci­sa y los ajus­tes son de gran ca­li­dad, ya que una vez ce­rra­do el ais­la­mien­to es tan bueno co­mo en cual­quier otro cu­pé de es­te ta­ma­ño.

Con ajus­tes es­pe­cí­fi­cos en di­rec­ción y cha­sis pa­ra que sea más rí­gi­do, el MX-5 RF des­ta­ca por las sen­sa­cio­nes de­por­ti­vas que trans­mi­te al vo­lan­te. Es evi­den­te que no es un co­che prác­ti­co pa­ra usar a dia­rio, en­tre otras co­sas por­que tie­ne un ma­le­te­ro de 127 li­tros, ade­más de su con­di­ción na­tu­ral de bi­pla­za. Eso sí, es un co­che pen­sa­do pa­ra dis­fru­tar de la con­duc­ción, se­gu­ra­men­te en pa­re­ja y du­ran­te el fin de se­ma­na. Y en la ma­yo­ría de ca­sos se­rá un se­gun­do co­che.

Su te­rreno pre­fe­ri­do son las cur­vas, con el te­cho abier­to, y si lo com­bi­na­mos con un re­co­rri­do cer­ca del mar, por cual­quier tra­mo de cos­ta, la ex­pe­rien­cia es en­ton­ces mag­ní­fi­ca. La ver­sión de la prue­ba es el 2.0 con el pa­que­te Lu­xury Sport, que in­clu­ye unos ex­ce­len­tes asien­tos Re­ca­ro y la efi­caz sus­pen­sión del es­pe­cia­lis­ta Bils­tein.

Des­de una po­si­ción de con­duc­ción ba­ja, es­ti­ra­da, la vi­sión del con­duc­tor es to­tal­men­te di­fe­ren­te a un au­to­mó­vil nor­mal. El tac­to de los man­dos es du­ro y di­rec­to, es­pe­cial­men­te el cam­bio y la di­rec­ción. No se bus­ca co­mo­di­dad sino efi­ca­cia. Gi­ra to­tal­men­te plano, rí­gi­do, y ape­nas se mue­ve. Fre­na muy bien y en­tra en las cur­vas igual que un kart. Y si aña­di­mos que se tra­ta de un vehícu­lo de pro­pul­sión, la di­ver­sión es­tá ase­gu­ra­da.

Trans­mi­te se­gu­ri­dad y aplo­mo en to­do mo­men­to, pe­ro los 160 CV del mo­tor at­mos­fé­ri­co de ga­so­li­na 2.0 Sk­yac­tiv-G no abru­man ni su­po­nen pro­ble­ma al­guno pa­ra te­ner to­do ba­jo con­trol. Sus re­gis­tros, con una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 216 km/h, son co­rrec­tos, pe­ro no pon­drán en di­fi­cul­tad a nin­gún con­duc­tor mí­ni­ma­men­te ave­za­do. Pe­ro si el as­fal­to tie­ne po­ca ad­he­ren­cia o es­tá mo­ja­do, el con­trol de trac­ción y el de es­ta­bi­li­dad fun­cio­nan co­mo un per­fec­to án­gel de la guar­da. Lo im­por­tan­te es que las sen­sa­cio­nes per­ci­bi­das son siem­pre muy au­tén­ti­cas, na­da des­ca­fei­na­das, es­pe­cial­men­te al cir­cu­lar en con­tac­to con el ai­re.

La guin­da la po­ne un com­ple­to equi­pa­mien­to que en es­te ca­so no ol­vi­da na­da: fa­ros Full Lead, na­ve­ga­dor con pan­ta­lla tác­til de 7 pul­ga­das, aler­ta de cam­bio in­vo­lun­ta­rio de ca­rril, sis­te­ma de so­ni­do Bo­se, lla­ve in­te­li­gen­te, con­trol de án­gu­lo muer­to o aler­ta de trá­fi­co tra­se­ro.

FI­CHA TÉC­NI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.