El lar­go bra­zo eco­nó­mi­co de Qatar

Doha, in­mer­sa en un in­cier­to con­flic­to con sus ve­ci­nos, tie­ne en su fon­do so­be­rano su me­jor ar­ma eco­nó­mi­ca

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Pier­gior­gio M. San­dri Bar­ce­lo­na

Las in­ver­sio­nes a cor­to pla­zo pa­re­cen se­gu­ras, pe­ro pue­de ha­ber re­com­po­si­ción de car­te­ras

En el mun­di­llo fi­nan­cie­ro le lla­man Qatar po­wer. El fon­do so­be­rano del emi­ra­to es el bra­zo eco­nó­mi­co de la di­nas­tía qa­ta­rí. El país vi­ve es­tos días un con­flic­to di­plo­má­ti­co con sus paí­ses ve­ci­nos, que le acu­san de fi­nan­ciar el te­rro­ris­mo.

Doha cuen­ta con un te­so­ro: las ma­yo­res re­ser­vas mun­dia­les de gas na­tu­ral li­cua­do (GNL). Un ac­ti­vo va­lio­so que ex por­ta en su ca­si to­ta­li­dad fue­ra de Orien­te Me­dio, por lo tan­to in­mu­ne a las in­cer­ti­dum­bres po­lí­ti­cas re­gio­na­les. Es­te re­cur­so su­po­ne el 90% de los in­gre­sos pú­bli­cos y pro­por­cio­na a es­te pe­que­ño es­ta­do la ren­ta per cápita más al­ta del pla­ne­ta, cer­ca de 130.000 eu­ros.

El gas per­mi­te ali­men­tar el Qatar In­vest­ment Aut­ho­rity (QIA), que es­tá hoy en­tre los diez ma­yo­res fon­dos so­be­ra­nos del mun­do, con unos ac­ti­vos valo­ra­dos en 330.000 mi­llo­nes de dó­la­res. De acuer­do con el So ver eig­nWealt­hF un dAn­nu al Re­port 2016 de la Uni­ver­si­dad de Mi­lá­nBoc­co ni, elQIA fue el fon­do so­be­rano más ac­ti­vo en tér­mi­nos de in­ver­sio­nes di­rec­tas (más­de12.000 mi­llo­nes dó­la­res) y cuar­to por nú­me­ro de ope­ra­cio­nes.

Así, Qatar ha ex­ten­di­do la in- fluen­cia al­re­de­dor del mun­do. En­la ac­tua­li­dad tie­ne par­ti­ci­pa­cio­nes en va­rias fir­mas in­ter­na­cio­na­les, des­de Wolks­wa­gen, pa­san­do por la pe­tro­le­ra Ros­neft, el ban­co Bar­clays has­ta El Cor­te In­glés. Só­lo en Es­pa­ña sus in­ver­sio­nes equi­va­len a 10.000 mi­llo­nes de eu­ros, si se con­si­de­ran las fir­mas co­ti­za­das.

“Su es­tra­te­gia siem­pre ha si­do do­ble. Por un la­do, ob­te­ner la má­xi­ma ren­ta­bi­li­dad de la in­ver­sión. Pe­ro, por el otro, ga­ran­ti­zar­se con­tac­tos, ac­ce­so a mer­ca­dos y for­ta­le­cer la ima­gen del país”, ex­pli­ca Ja­vier Ca­pa­pé, in­ves­ti­ga­dor del So­ve­reign Funds Lab de IE Bu­si­ness School.

Las in­ver­sio­nes del fon­do so­be­rano de Qatar tie­nen ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos: una fuer­te pre­sen­cia en el sec­tor ho­te­le­ro, en el lu­jo y en el de­por­te. To­dos, ac­ti­vos que ga­ran­ti­zan tam­bién un re­torno en ima­gen, vi­si­bi­li­dad y pres­ti­gio.

Se­gú­nel es­tu­dio So­ve­reign wealth funds, del Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa y KPMG, en el 2015 el QIA fue el fon­do so­be­rano que má­sin­vir­tió en ho­te­les: se hi­zo con edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos de Lon­dres, Pa­rís y Ro­ma, ad­qui­si­cio­nes que tie­nen, se­gún el in­for­me, un “im­pac­to sus­tan­cial en la repu­tación del país”.

En es­te sen­ti­do, fue sig­ni­fi­ca­ti­va la ope­ra­ción lle­va­da a ca­bo con la fran­ce­sa Ac­cor Ho­tels, de la que los ca­ta­ríes ad­qui­rie­ron en el 2015 el 10% y ob­tu­vie­ron tam­bién dos pla­zas en el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción del gru­po, pa­ra que pue­dan in­fluir en la to­ma de de­ci­sio­nes. “Una op­ción más rá­pi­da y me­nos cos­to­sa que mon­tar un gru­po ho­te­le­ro des­de ce­ro”, co­men­ta Ca­pa­pé.

Otro ejem­plo del en­fo­que in­ver­sor de Qatar es su apues­ta por la al­ta ga­ma. Mien­tras las in­ver­sio­nes de los fon­dos so­be­ra­nos en el lu­jo se han des­plo­ma­do de los 13.000 mi­llo­nes de dó­la­res del 2009 a los 1.400 mi­llo­nes del 2015, “Qatar es el úni­co que ha man­te­ni­do su po­si­ción en es­tos ac­ti­vos a lo lar­go del tiem­po no só­lo pa­ra pro­te­ger­se del au­men­to de la in­fla­ción, sino pa­ra atraer a mar­cas de lu­jo en su país y pos­tu­lar­se co­mo un in­ver­sor de pri­me­ra cla­se ”, con­clu­ye el men­cio­na­do es­tu­dio. Las ita­lia­na s Va­len tino o Pal Zi­le­ri son ico­nos de la mo­da­glo­ba­les que aho­ra es­tán en ma­nos de Qatar. Los ára­bes tam­bién tie­nen par­ti­ci­pa­ción en mar­cas de re­fe­ren­cia co­mo Tif­fany oH ar rod’ s.

Sven Beh­rendt, de la con­sul­to­ra Geoe­co­no­mi­ca, coin­ci­de en que de­trás de la ló­gi­ca in­ver­so­ra de Qatar “siem­pre hu­bo la am­bi­ción de ele­var­se co­mo “in­ter­me­dia­dor glo­bal”, de ahí la ne­ce­si­dad de usar su fon­do so­be­rano “co­mo un ins­tru­men­to de apo­yo a su po­lí­ti­ca ex­te­rior”. Es­ta ver­tien­te po­lí­ti­ca del bra­zo eco­nó­mi­co qa­ta­rí no ha im- pe­di­do que su pre­sen­cia en las em­pre­sas oc­ci­den­ta­les se ha­ya con­ver­ti­do en ha­bi­tual. Las ci­fras de­mues­tran que el QIA ha sa­bi­do su­pe­rar los re­ce­los de las com­pa­ñías, en bus­ca de di­ne­ro fres­co . “Aun­que si­gue sien­do un mun­do com­ple­jo y opa­co, la com­po­nen­te de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca de es­tos fon­dos so­be­ra­nos ha­dis­mi­nui­do. Es­más: han sa­bi­do atraer ta­len­to”, ase­gu­ra el pro­fe­sor de Esade En­ri­que Ver­da­guer.

“Al prin­ci­pio, es­tos fon­dos de Orien­te Me­dio te­nían pers­pec­ti­vas de cor­to pla­zo, con el tiem­po se han di­ver­si­fi­ca­do: aho­ra­van­des­dee­lin­mo­bi­lia­rio has­ta la tec­no­lo­gía.

No só­lo son más so­fis­ti­ca­dos, sino que han ad­qui­ri­do una ma­yor pro­fe­sio­na­li­za ción”,señ ala es­te ex­per­to. El ca­pi­ta­lis­mo en sal­sa catarí pre­fie­re in­fluir sin ha­cer­de­ma­sia­do rui­do. Por lo ge­ne­ral, su pa­pel en el ac­cio­na­ria­do es más bien dis­cre­to. “Los ca­ta­ríes no acos­tum­bran a in­ter­ve­nir de­ma­sia­do en la ges­tión. Cuan­do lo hi­cie­ron al 100%, co­mo en el ca­so del Málaga, no les sa­lió bien”, des­ta­ca Ver­da­guer.

Pe­ro la ac­tual cri­sis geo­po­lí­ti­ca en la re­gión abre in­te­rro­gan­tes .¿ Qué pa­sa­rá aho­ra con el país ais­la­do ya ame­na­za de blo­que os co­mer­cia­les? Con la di vi­sa na­cio­nal que se ha des­plo­ma­do al ni­vel más ba­jo des­de 1998,¿ los ca­ta­ríes se re­plan­tea­rán su es­tra­te­gia?

“Si la in­cer­ti­dum­bre se pro­lon­ga unas se­ma­nas no creo que cam­bie mu­cho. Lo úni­co es que de for­ma mo­men­tá­nea Qatar po­dría te­ner ne­ce­si­dad de ac­ce­der a cier­tos ac­ti­vos” opi­na Beh­rendt. En es­te ca­so, se­ña­la es­te con­sul­tor, hoy la par­te más lí­qui­da de su port­fo­lio es la que co­rres­pon­de la ren­ta fi­ja en EE.UU., que su­po­ne has­ta un 40% del to­tal de la car­te­ra del fon­do so­be­rano. “Aún así ten­go du­das de que ven­dan es­tos bo­nos”, in­di­ca.

Otra op­ción, si las ten­sio­nes per­du­ra­ran, es una re­com­po­si­ción geo­grá­fi­ca de los ac­ti­vos, pa­ra re­di­ri­gir las in­ver­sio­nes ha­cia paí­ses con­si­de­ra­dos co­mo alia­dos, des­de Ru­sia has­ta Irán. No hay que ol­vi­dar que ha­ce unos me­ses Qatar en­tró de for­ma in­di­rec­ta, me­dian­te Glen­co­re, en la ru­sa Ros­neft.

Tam­bién hay una po­si­bi­li­dad muy re­mo­ta: la del con­ge­la­mien­to de bie­nes en EE.UU., en el ca­so de que los nor­te­ame­ri­ca­nos aca­ba­ran res­pal­dan­do la te­sis de que el país fi­nan­cia el te­rro­ris­mo.

Mien­tras tan­to, Qatar no da­rá su bra­zo (eco­nó­mi­co) a tor­cer, ne­gan­do to­das las acu­sa­cio­nes. ¿Cuán­to aguan­ta­rá? “Si un hom­bre te di­ce que pa­re­ces un ca­me­llo, no le ha­gas ca­so; si te lo di­cen dos, mí­ra­te en un es­pe­jo” (pro­ver­bio ára­be).

Una pla­za fi­nan­cie­ra del Gol­fo Pér­si­co. Qatar cuen­ta con la ren­ta per cápita más al­ta del mun­do STEP­HA­NIE MCGEHEE

MIKHAEL HOL­TER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.