Ate­rri­za­je for­zo­so de Qatar

El emi­ra­to de Qatar to­ma de­ci­sio­nes muy con­tro­ver­ti­das en aguas de gran ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Jor­di Joan Ba­ños Es­tam­bul

Al Ya­zi­ra fue crea­da pa­ra ha­blar con to­tal li­ber­tad del mun­do ára­be, me­nos del país pro­pio

“¡Qatar son tres­cien­tos tíos y una te­le!”, ex­cla­mó ha­ce unos años un prín­ci­pe sau­dí. Sin em­bar­go el emi­ra­to es tam­bién una his­to­ria de ful­gu­ran­te éxi­to eco­nó­mi­co e in­fluen­cia in­ter­na­cio­nal. To­do em­pe­zó cuan­do el an­te­rior emir, Ha­mad Al Tha­ni, dio un gol­pe in­cruen­to en 1995 con­tra su pro­pio pa­dre, que lle­va­ba en el po­der prác­ti­ca­men­te des­de la re­ti­ra­da de los bri­tá­ni­cos, en 1971.

H amad Al T ha ni a sen­tó las ba­ses eco­nó­mi­cas del des­pe­gue, al apos­tar por el gas li­cua­do. No con­ten­to con na­dar en la abun­dan­cia, tra­zó una­po­lí­ti­ca ex­te­rior ta­nam­bi­cio­sa co­mo in­de­pen­dien­te. Y pa­ra sos­te­ner­la, en 1996 creó Al Ya­zi­ra, do- tán­do­la de una li­ber­tad edi­to­rial inau­di­ta pa­ra tra­tar de cual­quier país ára­be, ex­cep­to el su­yo.

A di­fe­ren­cia de Ara­bia Sau­dí, con trein­ta mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes ma­yo­ri­ta­ria­men­te na­ti­vos, en Qatar, con al­go más de dos mi­llo­nes, me­nos de una oc­ta­va par­te de sus re­si­den­tes son qa­ta­ríes. Y den­tro de es­tos, una quin­ta par­te pertenece al clan de los Al Tha­ni, mien­tras que hay di­ne­ro de so­bras pa­ra con­ten­tar al res­to. De ahí que Qatar se per­mi­ta ju­gue­tear co­nla de­mo­cra­cia en ca­sa aje­na, sin te­mor a que le es­ta­lle en las ma­nos.

En una de las zo­nas más in­hós­pi­tas del mun­do, de cli­ma ex­tre­ma­da­men­te bo­chor­no­so, abun­dan los es­pe­jis­mos, em­pe­zan­do por su pro­pia ar­qui­tec­tu­ra acris­ta­la­da, fu­tu­ris­ta ein­sos­te­ni­ble. Un­mun­do ru­ti­lan­te y ame­ri­ca­ni­za­do en el que el ai­re que se res­pi­ra y el ai­re acon­di­cio­na­do son una mis­ma co­sa, en cen­tros co­mer­cia­les fa­raó­ni­cos aten­di­dos por em­plea­dos in­dios o fi­li­pi­nos.

Na­da más se­gu­ro pa­ra to­mar el pul­so de la ca­lle ára­be que no te­ner a na­die en la pro­pia ca­lle. El ba­zar de las esen­cias se per­dió y la com­pen­sa­ción sim­bó­li­ca es un in­can­sa­ble em­pe­ño en ar­ti­cu­lar el mun­do mu­sul­mán al­re­de­dor de su iden­ti­dad re­li­gio­sa, enopo­si­ción al pa­na­ra­bis­mo lai­co de no ha­ce tan­to tiem­po.

Ha­mad Al Tha­ni, pa­dre del ac­tual emir, se atre­vió a sa­lir­se de la som­bra de Riad y, co­mo se­gu­ro de vi­da, ofre­ció una ba­se aé­rea a EE.UU. cuan­do a es­te país se le hi­zo muy di­fí­cil man­te­ner­se en Ara­bia Sau­dí tras el 11-S. Des­de la ba­se deA­lU­deid, EE.UU. lan­zó suo­fen­si­va en Iraq y aho­ra di­ri­ge sus ope­ra­cio­nes en Si­ria y Af­ga­nis­tán. Lo cual no es nin­gún im­pe­di­men­to pa­ra que Qatar aco­ja tam­bién una ofi­ci­na de los ta­li­ba­nes.

Las pri­ma­ve­ras ára­bes re­trans­mi­ti­das en di­rec­to por Al Ya­zi­ra pu­sie­ron los pe­los de pun­ta a los go­ber­nan­tes sau­díes, acos­tum­bra­dos a de­ca­pi­tar li­te­ral­men­te a la opo­si­ción. Los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes ca­pi­ta­li­za­ron la agi­ta­ción y su­lí­der enE­gip­to, Moha­me­dMur­si, ga­nó las pri­me­ras elec­cio­nes li­bres. En Riad, en lu­gar de po­ner sus bar­bas a re­mo­jar, se im­pli­ca­ron a fon­do, jun­to a Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU), en promover la con­tra­rre­vo­lu­ción. Pa­ra al­bo­ro­zo de Is­rael, sor­pre­sa de Es­ta­dos Uni­dos y des­ma­yo de Qatar y Tur­quía, Mur­si y su go­bierno fue­ron de­pues­tos y en­car­ce­la­dos en un año.

Tras so­fo­car las pri­ma­ve­ras ára­bes, Riad y Abu Da­bi apre­ta­ron las tuer­cas a Qatar. El emir Ha­mid Al Tha­ni op­tó por ce­der el po­der a su cuar­to hi­jo, Ta­mim Al Tha­ni, que en el 2013 te­nía 33 años. Aun así, es­tos paí­ses y Bah­réin re­ti­ra­ron sus em­ba­ja­do­res de Doha du­ran­te va­rios me­ses pa­ra exi­gir una rec­ti­fi­ca­ción en tér­mi­nos muy parecidos a los que aho­ra se com­ple­men­tan con un blo­queo: que Al Ya­zi­ra de­je de agi­tar la po­lí­ti­ca de sus ve­ci­nos y se de­je de dar apo­yo a los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes y a su ex­ten­sión pa­les­ti­na de Ha­mas, tras la pér­di­da de su re­fu­gio si­rio. Gen­te co­mo el pre­di­ca­dor de Al Ya­zi­ra, Yu­suf Al-Qa­ra­wa­di, que con­de­na el 11-S pe­ro que ab­suel­ve a los te­rro­ris­tas sui­ci­das pa­les­ti­nos. Pa­ra más in­ri, Qatar ha­bría pa­ga­do cien­tos de mi­llo­nes de eu­ros –a tra­vés deI­rán– ami­li­cias chiíes pa­ra res­ca­tar a miem­bros de la fa­mi­lia real qa­ta­rí se­cues­tra­dos du­ran­te una ca­ce­ría en Irak.

Asi­mis­mo, Q atar ha si­do re­ti­cen­te al aplas­ta­mien­to de los re­bel­des chiíes en Ye­men, im­pul­sa­do por Riad.P ero se apun­tó al bombardeo de la Li­bia de Ga­da­fi jun­to a Fran­cia y Gran Bre­ta­ña y si­gue apo­yan­doa­su­fac­ción fa­vo­ri­ta. Ala­lis­ta de agra­vios hay que su­mar que la agen­cia qa­ta­rí ha­bría di­fun­di­do unas de­cla­ra­cio­nes del emir –lue­go atri­bui­das a un hac­ker– en las que ca­li­fi­ca­ba a Ha­mas y Hez­bo­lá de “re­sis­ten­cia”.

Ara­bia, Egip­to y sus in­me­dia­tos ri­va­les, EAU y Bah­réin aprie­tan, pe­ro el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res de Qatar ya ha di­cho que no re­nun­cia­rán“aun apo­lí­ti­ca ex­te­rior in­de­pen­dien­te y pro­gre­sis­ta ”. Eso no quie­re de­cir que Qatar sea una de­mo­cra­cia ni que prac­ti­que lo que pre­di­ca. Aun­que de un tiem­po a es­ta par­te se ha­ya do­ta­do de una asam­blea pu­ra­men­te con­sul­ti­va y ha­ya ce­le­bra­do elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les

El afán de li­de­raz­go de Qatar se jue­ga tam­bién en el cam­po: des­de la com­pra del Pa­ris Saint-Ger­main, has­ta el pa­tro­ci­nio de­la ca­mi­se­ta del Ba­rça –que sus ri­va­les de Emi­ra­tos pa­tro­ci­nen al Ma­drid no es nin­gún azar– pa­san­do por la or­ga­ni­za­ción de­los mun­dia­les de­ba­lon­mano, ciclismo, atle­tis­mo y, en el 2022, de fút­bol. Mien­tras tan­to, el par­la­men­to de Tur­quía aca­ba de apro­bar el en­vío de tro­pas a su pri­me­ra ba­se mi­li­tar en el ex­te­rior, cedida por el je­que Ta­mi­mA­lTha­ni. Hay par­ti­do.

SAMPICS / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.